Juaneco y su Combo: Reconstruyendo la raíz

Hablamos con Juan Wong Paredes y junto a él recorrimos los caminos de esta histórica agrupación de cumbia peruana.
11.1.17

En el llano amazónico, a casi 800 kilómetros de Lima, está ubicada la ciudad de Pucallpa, lugar de origen de la agrupación peruana Juaneco y su Combo donde durante los años sesenta y setenta se vivió una explosión musical que fue posible gracias al encuentro de los sonidos ancestrales con el rock. Conversamos con Juan Pezo Wong, heredero de una dinastía que ya abarca tres generaciones y director actual de Juaneco y su Combo, a propósito de su visita a Colombia para el Festival Centro. Junto a él reconstruimos la historia de la banda.

Publicidad

Juaneco y su Combo remonta sus orígenes a principios de los años sesenta. Echando mano de instrumentos rústicos fabricados por él mismo, Juan Wong Paredes empezó a hacer música en casa con su familia y sus amigos, sin dejar de lado su carrera emergente en la industria del ladrillo. Ya hacia el año 66 le puso un nombre a ese grupo de compinches que pasaban el tiempo tocando cumbia: Juaneco y su Conjunto. Paredes se resistía a invertir en la agrupación, por lo cual su hijo, Juan Wong Popolizio, decidió encarar él mismo el proyecto, y tuvo las agallas necesarias para viajar a la capital y grabar un disco de larga duración sin la completa aprobación de su padre. Así fue como se transformaron en Juaneco y su Combo.

Su primer LP fue lanzado en 1969 por el sello Imsa, que durante los años sesenta y setenta también sacó a la luz a grupos peruanos como Los Cisnes, El Órgano Espacial y sus Meteoros, Los Henry y Los Pasteles Verdes. Después de sus primeros dos LP –y algunos sencillos– con Imsa, el productor Alberto Maraví, una de las figuras más importantes detrás de la música peruana, contactó a Juaneco para que grabaran con un sello recién creado por él: Infopesa (Industria Fonográfica Peruana), con el que más adelante publicaría bandas como Los Mirlos, Los Pakines y El Cuarteto Continental. El resultado de Juaneco fue El Gran Cacique (1971), un disco de larga duración que develó joyas musicales como Vacilando con Ayahuasca (himno sensual imprescindible) y Mujer Hilandera, y que cobijó a músicos excepcionales como el guitarrista Noé Fachín, "El Brujo".

En ese mismo año ocurrió la primera tragedia que marcó a la banda: en un accidente aéreo murieron dos de los hijos del original Juaneco. Pese a la tragedia, en los años setenta grabaron casi un disco por año: "En esa época estaban saliendo Los Destellos y Los Diablos Rojos en la capital, mientras que en la Amazonía estaban Los Mirlos, los Wemblers y Juaneco. Juaneco prácticamente fue el pionero del nuevo estilo, fusionado con influencias de otros lados", narra el líder de la banda. Pezo cuenta que las influencias de esta primera generación fue "música de Colombia y Brasil y las músicas psicodélicas de Norteamérica. Aquí contamos con costa, sierra y selva. Cada pueblo tiene su manera particular de hacer la cumbia. La cumbia costeña es diferente a la cumbia de la sierra. Y la cumbia del norte es diferente a la cumbia del sur: cada cual tiene un estilo.

Hablando de raíces, la cumbia peruana nace en la capital con Los Destellos -aunque en la cumbia instrumental Berardo Hernández, conocido como "Manzanita", ya había hecho lo suyo como era primera guitarra del grupo Los Pacharacos-, en la sierra con

Publicidad

Los Shapis y en la selva con Juaneco y Su Combo".

El fenómeno de la cumbia peruana fue atravesado por el rock, lo que tuvo como consecuencia, entre otras, el paso del acordeón colombiano a la guitarra eléctrica proveniente del surf norteamericano, sumado al protagonismo arrollador del órgano eléctrico en el caso de Juaneco.  Por el lado espiritual, la música y la ayahuasca conectaban a los pobladores de la selva con el rock más psicodélico que se estaba produciendo al otro lado del mundo. Algunas de las primeras bandas peruanas que abiertamente recibieron la influencia de los ritmos juveniles foráneos fueron Los Saicos, Los Incas Modernos, Los Sideral's, Los Destellos –en cabeza de Enrique Delgado–, Los Zanys, Manzanita y su conjunto y, por supuesto, Juaneco y su Combo.

El momento artístico más álgido de Juaneco coincidió con la bonanza petrolera y maderera de la selva peruana de los años setenta, que trajo consigo una reivindicación de la identidad selvática en una zona hasta entonces extremadamente marginada. Pero llegó el año terrible de 1977, en el cual cinco integrantes de la banda murieron en un accidente aéreo. Sobrevivieron otros cinco, entre los cuales estaba Willindoro Cacique, vocalista de Juaneco por más de 40 años.

Después de la década del 80 las cosas cambiaron también para la industria: Infopesa, por su lado, sufrió los estragos de un atentado contra una empresa de transporte vecina, y debido a la afectación de los equipos su sede en Lima debió cerrar temporalmente. Junto a ella, y en medio de unos años ochenta empantanados por el narcotráfico y el terrorismo, la industria discográfica peruana vivió un inmenso declive.

Ya en los años 90 Juan Popolizio decidió radicarse en Lima y montar un local que se volvió punto de encuentro musical y gastronómico por esas fechas. Pero como la tragedia no se agotaba, en 1994 Popolizio falleció de un ataque cardíaco fulminante. Para entonces el futuro de Juaneco y su Combo se tornaba incierto, recuerda Juan Pezo quien, después de algunos impases familiares, asumió la dirección del grupo con el ánimo de mantenerlo en pie: "Fue muy doloroso, casi todo el Perú estuvo enlutado por ese hecho. Retomar ha sido un poco difícil porque tuvimos que hacer un casting para recuperar los valores musicales que fallecieron en esa época. Pero seguimos, volvimos a grabar otros temas con nuevos integrantes, y tuvieron bastante personalidad. Tenemos amistades en Colombia que aportaron a esos temas nuevos", cuenta el músico.

Publicidad

En el 2007, el sello

Barbès Records

publicó la recopilación

The Roots of Chicha: Psychedelic Cumbias From Perú

, donde fueron incluidas cuatro canciones de Juaneco. A esta le siguió una segunda parte, publicada en 2010, que también dio paso a

Cumbia Beat (I

y

II

) del sello Vampisoul y

Perú Maravilloso: Vintage Latin, Tropical and Cumbia

, del año 2013 (Tiger's Milk Records). Infopesa no se quedó atrás y el año pasado, 2016, lanzó

Leyenda Amazónica

, con 17 canciones remasterizadas de Juaneco. Sobre esto añade Juan Wong: "En Europa están fusionando nuestros temas. Para nosotros es un logro haber trabajado tanto para que nuestra música se posicione a nivel mundial. Infopesa fue uno de los sellos que le dio mucho valor a nuestra música y gracias a ellos ha sido difundido por toda América y parte de Europa".

En el 2016 Juaneco cumplió 50 años de vida artística. De algunos años para acá, y de la mano de agrupaciones peruanas jóvenes como Bareto, han buscado mantenerse vigentes: "En la juventud hay interés en releer los temas más antiguos y fusionarlos, porque ellos están creando más, poniendo instrumentos modernos: sintetizadores, baterías. Tuve la oportunidad de compartir con muchas agrupaciones rockeras en Lima y en la sierra".

***

La legendaria agrupación se estará presentando en Bogotá el sábado 21 de enero a las 9 de la noche en el día Fiesta del Festival Centro en el auditorio de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Se trata de una oportunidad única para revisitar uno de los sonidos más delirantes del continente americano. Para saber más de la programación del Festival haga click aquí.