En fotos: sangre, sudor y gas lacrimógeno en el violento derbi de Serbia
Fotos de Aleksa Vitorović
Galería de fotos

En fotos: sangre, sudor y gas lacrimógeno en el violento derbi de Serbia

El derbi de Belgrado entre el Estrella Roja y el Partizan es uno de los más antiguos del fútbol europeo... pero últimamente, y por desgracia, el espectáculo está las gradas.
22.4.16

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

El pasado sábado 16 de abril, Belgrado apestaba a sangre, sudor y lágrimas. Unas 25 000 personas salían a las calles de la capital de Serbia para correr el maratón de Belgrado en su vigésimo novena edición, pero ese no fue el principal motivo del intenso olor a humanidad.

Unas horas más tarde, 40 000 aficionados asistieron al derbi eterno entre los dos equipos de fútbol de la ciudad, el Estrella Roja y el Partizan. Al contrario que la carrera popular, donde la victoria de los kenianos era algo fácil de predecir, el resultado del partido —y el comportamiento en las gradas— fue, una vez más, imprevisible.

Más fotos: Fútbol contra la desesperación en Idomeni

Y esto es lo que sucedió: los atletas kenianos —en categoría masculina y femenina— se llevaron la prueba de resistencia, mientras que el encuentro más esperado del año en Serbia terminó con un empate a uno.

Nadie ganó, pero lo que sí es seguro es que perdió la Humanidad una vez más: la violencia tomó el control de las gradas con tal fiereza y brutalidad que los padres tuvieron que sacar a toda prisa a sus hijos del recinto incluso antes del término del partido.

En medio del caos pudimos ver a muchos espectadores heridos, a hooligans desatados luchando con los ultras del equipo rival y contra las fuerzas de seguridad y a decenas de asientos volando graderío abajo.

Unos turistas aventureros visitaron Belgrado para la ocasión para presenciar un derbi centenario y hacerse algunos selfies —¡qué ególatra que es la sociedad de hoy en día!—, pero pronto tuvieron que dar media vuelta y aquí nos dejaron, solos con el partido de fútbol y el (deplorable) espectáculo vandálico de primera…