Publicidad
Skate

En fotos: la joven (y rebelde) cultura skater de Irán

La Revolución Islámica puso Irán en manos de los religiosos más conservadores, pero ello no ha impedido que las nuevas generaciones hayan dado a luz una cultura nueva y rompedora mediante el skate.

por Mathias Zwick
14 Abril 2016, 5:40pm

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Aturdidos por el traqueteo de las ruedas sobre el cemento, los curiosos observan una horda de unos treinta skaters desplazándose a toda velocidad. Ropa deportiva de marcas americanas, cámaras GoPro y tablas con dibujos de calavares; cualquiera diría que esta escena ocurre en California...

...si no fuera porque en realidad pasa en Teherán, la capital de la República Islámica de Irán.

Más skate: De cómo cuatro locos montaron la mejor fiesta de snowboard del Pirineo

Contrariamente a los estadounidenses, en general los ciudadanos europeos lo tienen relativamente fácil para viajar a Irán. Tras pedir un visado, viajé al país asiático con el objetivo de retratar la cultura skater del lugar: para ello, me sumergí en su día a día y visité hasta ocho ciudades iraníes.

Según los aficionados al skate que me encontré en Irán, habría unos 2.000 skaters en la República Islámica, la mayoría de los cuales estudiantes de entre 15 y 20 años. Dada la dificultad de importar productos estadounidenses y la inflación del país, no obstante, el skate no es ni de lejos una actividad que todo el mundo se pueda permitir.

"Es un pasatiempo muy costoso. Ahora mismo, en Irán el skate solo es accesible para las clases más acomodadas", explica Alireza Ansari, responsable de la primera tienda de skate del país.

El estigma de 'deporte occidental' también acompaña al skate, razón por la cual muchas ciudades son reticentes a la idea de construir skateparks. A pesar de los obstáculos, sin embargo, este deporte gana cada día en popularidad en Irán... y además, es de los pocos deportes donde ambos sexos se mezclan libremente. Las chicas llevan velo, pero patinan al lado de los chicos.

Mientras los dirigentes del país se preocupan por supuestos problemas morales y se dedican a pelearse con sus homónimos occidentales, los jóvenes iraníes viven la vida como les parece. Las calles de Teherán les pertenecen.

El primer skateshop de Irán abrió hace seis años. Ubicado en un centro comercial de Teherán, el establecimiento vende las marcas americanas más populares. Dadas las sanciones económicas que sufre el país, no obstante, el jefe de la tienda, Alireza, importa los productos pasando por Dubái.

Aún así, los retratos del guía de la Revolución Islámica adornan las paredes de la tienda para evitar ofender a ciertos clientes.

Un grupo de skaters de Teherán atraviesa Irán a la búsqueda de otros patinadores. Isfahan, a unos 340 kilómetros de la capital, es su primera parada. Frente a la mezquita de la Plaza Real, el skater Erfan se agarra a una carreta para turistas.

Les tapis persans servent traditionnellement à manger, boire du thé ou se reposer. En attendant des amis d'Ispahan, les skateurs de Téhéran improvisent un jeu sur une planche sans roues.

Las alfombras persas tradicionalmente sirven para comer, beber té o descansar. Mientras llegan sus amigos de Isfahan, los skaters de Teherán improvisan un juego sobre una tabla sin ruedas.

Habituellement, le Grand Bazar de Téhéran grouille de monde, mais le vendredi est le jour de repos en Iran. Sur fond de décor fantôme, les skateurs se perdent dans les allées étroites du marché.

Normalmente, el Gran Bazar de Teherán está a petar de gente, pero el viernes es día de reposo en Irán. Sobre un decorado fantasma, los skaters se pierden por las callejuelas del mercado.

Au sud de Téhéran, Ashkan effectue un flip devant un portrait mural de l'ayatollah Khomeini, guide de la Révolution islamique de 1979.

Al sur de Teherán, Ashkan hace un flip frente a un gran mural del ayatolá Khomeini, guía de la Revolución Islámica de 1979.

À Kerman, au sud-est du pays, les filles aussi pratiquent le skateboard. Ces trois filles s'entraînent régulièrement, tout en portant le voile et des manches longues, de mise en Iran.

En Kerman, al sureste del país, las chicas también patinan: es el caso de estas tres skaters locales, que combinan la tradición religiosa del velo con las marcas occidentales.

Le groupe de Téhéran continue son périple à travers le pays. Prêt de Yazd, ils font un petit détour pour skater dans les montagnes iraniennes.

El grupo de Teherán continúa su periplo por el país. Cerca de Yazd, los skaters dan una pequeña vuela para patinar por las montañas iraníes.

Erfan apprend le skateboard à de jeunes débutants. Tout au long du voyage, des enfants ont voulu se confronter à cet objet inconnu. La plupart d'entre-eux voyaient une planche de skateboard pour la première fois.

Erfan enseña cómo patinar a algunos jóvenes debutantes. Todos los niños que se han encontrado los skaters a lo largo del viaje se han interesado por las tablas, que para ellos son objetos desconocidos: la mayoría jamás habían visto un skate antes.

Ces dernières années, des groupes de skateurs ont émergé dans toutes les grandes villes d'Iran. Les villes iraniennes, où s'entremêlent architecture traditionnelle et moderne, sont leur terrain de jeu. Contrairement à Téhéran, il n'y a pas de skatepark à Ispahan. Les jeunes skateurs doivent se contenter de la rue.

En los últimos años han ido apareciendo grupos de skaters en todas las grandes ciudades de Irán: sus calles, donde se mezcla la arquitectura tradicional con la moderna, se han convertido en su coto particular. A diferencia de Teherán, no hay skatepark en Isfahan: los jóvenes skaters no tienen más remedio que practicar en la calle.

Âbo atash (eau et feu) est le plus grand skatepark du Moyen-Orient. Construit à Téhéran par une entreprise allemande il y a trois ans, beaucoup de jeunes viennent y faire du skate, du roller ou du vélo. De l'éléctro retentit à travers les enceintes. Des spectateurs admirent les figures des skateurs depuis les gradins, tout en buvant de la bière sans alcool.

El Âbo atash ("agua y fuego") es el skatepark más grande de la región. Construido en Teherán por una empresa alemana hace tres años, multitud de jóvenes van allí a practicar con el skate, con los patines o con la bicicleta al ritmo de música electrónica. Los espectadores admiran las filigranas de los skaters mientras beben cerveza... sin alcohol, eso sí.

Téhéran, la ville la plus progressiste d'Iran, abrite la plus grande communauté de skateurs du pays. En se filmant avec des caméras GoPro, l'équipe de skateurs ci-dessus roule à travers le pays, devant les yeux écarquillés des passants. Les images seront postées sur Instagram. Contrairement à Facebook, Instagram n'est pas bloqué par le gouvernement iranien.

Teherán, la ciudad más progresista de Irán, acoge la mayor comunidad de skaters del país. Los patinadores, sin embargo, no tienen más remedio que colgar sus imágenes y vídeos en Instagram: el gobierno iraní ha bloqueado Facebook en todo el país.

Puedes encontrar más fotos de skaters en el Instagram de Mathias: @mathiaszwick