FYI.

This story is over 5 years old.

El Gobierno mayoritariamente hindú de la India está descargando su islamofobia en los rastros vacunos

Se está preparando una batalla en la India y, como era de esperarse, se centra en una práctica muy polémica: el sacrificio de vacas.
5.3.15

Se está preparando una batalla en la India y, como era de esperarse, se centra en una práctica muy polémica: el sacrificio de vacas. Los comerciantes dicen que en febrero de 2015 los allanamientos a sus carnicerías en Mumbai aumentaron, igual que la detención de sus vehículos, el asalto a los conductores y el robo del ganado. Todo el conflicto se reduce a la religión.

En la India, donde la población es mayoritariamente hindú, la matanza de vacas es ilegal en todos, menos en dos de los 29 estados del país. Es completamente legal en Maharashtra, el estado occidental que es hogar de Deonar, uno de los más grandes mataderos de Asia. Ahí, todas las vacas de la india son elegidas y procesadas por musulmanes, quienes conforman el 13 por ciento de la población total de la India y quienes no tiene restricciones en el consumo de la carne de res. A pesar de ello, los empleados del rastro dicen que los miembros de los grupos hindúes nacionalistas atacan regularmente su planta, causando agrandes problemas.

A pesar de la tensa relación del país con las vacas, India es el segundo mayor exportador de carne de res.

"Estamos haciendo todo legalmente, pero estas personas nos acosan e interrumpen nuestro trabajo sin razón", dijo Mohammad Shahid Sheikh, Presidente del Grupo de Transportistas de Vacuno en Deonar. Los involucrados en la industria de la carne de res aseguran que aunque estos ataques han ocurrido desde hace tiempo, su frecuencia ha aumentado desde mayo pasado, cuando el partido derechista de la India, Bharatiya Janata Party (BJP), ganó la mayoría en el Parlamento del país y su líder, Narendra Modi, prestó juramento como Primer Ministro.

Los productores de carne de res temen que el Gobierno mayoritariamente hindú, incluyendo a su líder, Modi, condonen estos ataques a la industria. Algunos comentarios dichos por Modi pueden indicar que así será. El año pasado, antes de ser elegido, Modi criticó al Gobierno —entonces dominado por la izquierda central de la Alianza Progresista Unida (UPA por sus siglas en inglés)— por promocionar una "revolución rosa para sacrificar al ganado, procesarlo y exportar su carne".

Según Kavitha Rajagopalan, autor del libro Musulmanes en le Metrópolis (2008), el ascenso de BJP demuestra que "muchos hindúes aún consideran a los musulmanes como intrusos, como 'un enemigo interno'. Cada nuevo integrante en las filas hinduístas significa el crecimiento de esta visión social tan estrecha y destructiva".

"En el pasado", el problema se había limitado al periodo previo a Eid-ul-Adha", dijo para The Indian Express el Presidente de la Asociación de Distribuidores Vacunos Urbanos de Mumbai, Mohammed Qureshi, refiriéndose a la festividad musulmana, celebrada en parte con el sacrificio de un animal. En el pasado, asegura Qureshi, la confiscación de vacas y la violencia perpetrada contra los trabajadores de la industria vacuna era típicamente confinada a esta época del año.

"Sin embargo", dijo, "desde que el nuevo Gobierno ha tomado el poder, hemos enfrentado tremendos conflictos con el funcionamiento del negocio. Estamos siendo acosados, nuestros animales están siendo confiscados y nuestros hombres, atacados. Ahora hemos decidido ir a una huelga indefinida para hacer que la gente y el Gobierno entiendan nuestro problema".

Quereshi anunció la huelga a principios de febrero de 2015, y la carne de res ya ha sido retirada de aproximadamente 75 tiendas y mercados en Maharashtra. Esto será problemático para comedores y restaurantes en Mumbai, la capital del estado, donde se consumen cerca de 90 mil kilos de carne de res al día. Pero si la huelga continúa —como aparentemente lo hará— podría haber implicaciones mucho más extensas en la industria de la carne en India. A pesar de la tensa relación del país con las vacas, India es el segundo mayor exportador de carne de res. En 2012, envió 1.65 millones de toneladas de carne principalmente al sudeste de Asia y al Medio Oriente. Con los rastros paralizados en Deonar —durante la producción normal, la planta procesa cerca de 450 vacas al día— las exportaciones internacionales podrían ser relegadas.

"Si los suministros se interrumpen por un periodo de tiempo más largo, entonces sin duda se afectará nuestra productividad", dijo un alto funcionario en una exportadora de carne líder en India.

A raíz de las acusaciones de islamofobia por parte de la industria de carne de res, el Secretario General Nacional, Ram Madhav, declinó solicitudes de Reuters para declarar, al igual que el Jefe de Prensa del Primer Ministro Modi. Pero el jefe de la unidad de Maharashtra Vishwa Hindu Parishad —un grupo hindú derechista que ha sido relacionado a conversaciones forzadas con indios cristianos— declaró la oposición del grupo a los trabajadores de la industria vacuna en términos muy claros.

"No nos importa si los carniceros cierran tiendas o anuncian una huelga", dijo Laxmi Narayan Chandak. "El Gobierno anterior apoyó a los carniceros para asegurar los votos de su comunidad minoritaria, pero ellos no tienen ningún apoyo del nuevo Gobierno".