Los Simpson, T4E12: Marge contra el monorriel
Foto: Los Simpson, T4E1
Actualidad

La historia oral de 'Marge contra el monorriel', el episodio que cambió a 'Los Simpson'

"Si me apuntaran con un arma en la cabeza y me dijeran: 'Dime cuál es el mejor episodio de televisión de todos los tiempos', es este".
LC
traducido por Laura Castro
18.11.20

Transformar la naturaleza de la comedia y la animación para crear quizás el programa de televisión más exitoso de todos los tiempos no es algo tan glamuroso o emocionante como podrías imaginar. Los guionistas de Los Simpson pasaban largos días encerrados en la misma habitación, trabajando arduamente para crear chistes y tramas. Los animadores trabajaban horas extras para dar vida a episodios cada vez más grandes y ambiciosos. Lograr tener gracia a veces era una tarea bastante ardua, pero los involucrados tenían la sensación de que estaban trabajando en algo especial.

Publicidad

Para la cuarta temporada, Los Simpson habían entrado en lo que muchos consideran ahora su edad de oro (aunque, en ese momento, ya había insinuaciones de que estaban perdiendo el rumbo). "Marge contra el monorriel" (S4, E12), con su gran escala, digresiones tontas y abundancia de humor absurdo, representó una desviación radical de la fórmula ya establecida del programa. Si bien al inicio hubo reacciones mezcladas, ahora es considerado como uno de los mejores episodios de Los Simpson.

Con un guión de Conan O'Brien —entonces un enérgico joven escritor de comedia— y la meticulosa pero alegre dirección de Rich Moore —quien posteriormente ganó un Oscar a la Mejor Película de Animación con Zootopia—, el resultado es una aventura desenfrenada en la que el encantador estafador Lyle Lanley convence, con tan solo una canción, a Springfield de gastar 3 millones de dólares en un monorriel. Entonces, sobreviene un desastre, pero Homero salva el día con la ayuda de las donas Lard Lad.

Con parodias de Los Picapiedra, el musical The Music Man y varias películas de desastres, así como una familia de zarigüeyas y algunas frases memorables de la estrella invitada Leonard Nimoy, "Marge contra el monorriel" ayudó a trazar un nuevo rumbo para Los Simpson. También logró poner a Brockway, Ogdenville y North Haverbrook en el mapa. Veintisiete años después de haber sido emitido por primera vez, cinco figuras claves para la realización del episodio comparten con nosotros sus recuerdos sobre la creación de ese clásico.

LOS ORÍGENES

The Simpsons S4E12

Mike Reiss, showrunner o autor-productor: Todos los años, todos los escritores asistíamos a un retiro, y era un día en el que teníamos toda la atención de Matt Groening y James L. Brooks. Todos preparábamos algunas breves propuestas. Conan era nuevo en el trabajo y llegó con tres ideas. Primero se las planteó a Al Jean [showrunner] y a mí.

Cuando escuchamos sobre del episodio del monorriel, dijimos: "No creemos que a Jim Brooks le vaya a gustar. Nos parece que es demasiado extraño, así que guárdatelo y no lo propongas a menos que ya hayas presentado tus otras dos ideas". Esto demuestra que en realidad no teníamos idea de nada, porque a Brooks le encantó la propuesta. Conan vendió sus tres ideas de guion en esa reunión, su primera reunión, y no creo que nunca antes alguien haya logrado eso, ni antes ni después.

Publicidad

Jeff Martin, productor: [Conan] empezó con el pie derecho. Tenía su oficina junto a la mía. Por lo general, estábamos en la sala de escritores, pero cuando te abrumas y estas escribiendo tu primer borrador, te vas a tu pequeño búngalo. Lo recuerdo escribiendo la canción del monorriel, él sabía que tenía algo bueno. Estaba muy emocionado por todo lo que se le ocurría. Se aparecía en mi oficina con alguna estrofa, como cuando Wiggum dice: “The ring came off my pudding can/Take my pen knife, my good man.” [Se rompió el anillo de mi lata/Pues aquí tiene mi navaja]. Me narró la letra mientras la escribía.

Mike Reiss: La sala de escritores siempre era un lugar muy divertido, creativo y lleno de energía, pero el trabajo era muy duro. Pasamos muchas horas ahí. Al Jean y yo dirigíamos el programa y trabajábamos 100 horas a la semana. Aunque todos amaban el trabajo y les encantaba el programa, se iban tan pronto como podían. Nadie podía mantener el ritmo que llevábamos.

Josh Weinstein, editor de guion: Trabajar con Conan era como ver un episodio de diez horas de su programa, todos los días, en la sala de escritores. Todos los demás escritores son muy divertidos, pero en su mayoría son callados y reflexivos, mientras que Conan es completamente abierto. Aunque está loco, es un escritor sumamente meticuloso. Algunos primeros borradores requieren de mucha reescritura, pero su primer borrador fue excelente.

Publicidad

Jeff Martin: Mi recuerdo personal de Los Simpson transcurre el 98 por ciento del tiempo sentado en una habitación, en un solo lugar en un sofá, durante un promedio de 11 horas al día. Recuerdo comer mi almuerzo y mi cena en esa habitación, y ver a un grupo de hombres relativamente jóvenes envejecer rápidamente y ganar peso.

CÓMO "LOS SIMPSON" YA ESTABAN CAMBIANDO

The Simpsons S4E12

Josh Weinstein: Las temporadas tres y cuatro de alguna manera son las temporadas definitorias. Fue entonces cuando lograron la fórmula correcta. Las primeras temporadas son brillantes, pero son un poco lentas y no hay tantas bromas. Creo que en la tercera temporada encontraron el equilibrio perfecto entre la historia, los personajes y las bromas. Para la cuarta temporada, la serie ya funcionaba como una máquina perfecta.

Mike Reiss: Para la cuarta temporada, los tres productores ejecutivos nos dieron completa libertad. Apenas vimos a Matt Groening, Sam Simon y James L. Brooks. Ya habían creado a Los Simpson y marcado la pauta del programa, así que se pusieron a desarrollar cosas nuevas. No podríamos haber hecho la serie sin ellos, pero fue bueno no tener a ese grupo adicional de personas supervisando el proyecto. Al y yo, junto con el personal, simplemente hicimos el programa que queríamos hacer.

David Silverman, director supervisor: Ciertamente estábamos mejorando en nuestro oficio, pero aún fueron años de exploración, y parecía que en cada episodio probábamos algo distinto. Solo agregábamos cosas a toda la estructura de Springfield: a su mundo y su elenco de personajes.

Rich Moore, director: Para mí, como director, "Marge contra el monorriel" fue un verdadero punto de inflexión, porque fue el comienzo de un tipo de episodios más espectaculares. Antes, de vez en cuando teníamos algún número musical, pero las historias habían sido mucho más íntimas. Todo era muy doméstico, en torno a la casa. Y entonces llegó este episodio, cuyo final cubre a la perfección los requisitos indispensables de los finales de las películas de desastres.

Mike Reiss: Lentamente, el programa se estaba volviendo surrealista. Al final de ese episodio, cuando Leonard Nimoy sale de allí como lo hace en Star Trek, recuerdo que Jeff Martin dijo que estaba pensando: "Está bien, creo que esto es lo que hacemos ahora. Los Simpson han decidido que pueden romper las leyes de la física". No fue una visión que ya tuviéramos definida para el programa ni nada por el estilo, Al y yo solo estábamos tratando de hacer reír a la gente. El programa tuvo que volverse cada vez más espectacular y extraño para conseguirlo.

Publicidad

Jeff Martin: Desde un inicio se estableció una convicción, principalmente la establecieron Matt Groening y Jim Brooks, y era que el programa tendría como base y núcleo a la realidad. Debían ser una familia y se respetarían las leyes esenciales de la física y la gravedad. Recuerdo que Matt Groening dijo: "No hacemos nada que dé el mensaje de que el programa no es real". Bien, pero ese es justo el tipo de principios que es muy difícil mantener durante docenas o centenares de episodios. Para seguir creando historias, es necesario llevar las cosas un poco más lejos.

EL TEMA DE APERTURA DE 'LOS PICAPIEDRA'

Rich Moore: Cuando era niño, Los Picapiedra eran muy cercanos a mi corazón, así que en cuanto al hecho de que este episodio comenzara con su clásico tema de apertura, pensé, 'Está bien, vamos a hacer esto bien. Vamos a analizar el tema de apertura y a hacer que la cámara se mueva y el tiempo se reduzca". Esto fue antes de YouTube e Internet. Supongo que vimos la apertura en un VCR viejo y que la analizamos y tomamos muchas notas. Nos volvía locos la idea de hacerlo bien, o al menos a mí.

Eso te dice más o menos dónde estaba la animación en ese momento. No usábamos computadoras. Seguíamos haciendo las animaciones con papel y lápiz. No había tantas herramientas como ahora para analizar un fragmento de video. Ese fue el resultado de un arduo trabajo por parte de mucha gente.

Publicidad

David Silverman: el tema de Los Picapiedra era en realidad una canción más larga [originalmente]. Al Jean y Mike Reiss acudieron a Sam Simon y le dijeron: "Tenemos problemas con este tema de apertura". Sam Simon terminó cantando: “Simpson, Homer Simpson, he’s the greatest guy in history / From the town of Springfield, he’s about to hit a chestnut tree.” [Simpson, yo soy Simpson, el tipo más simpático de la ciudad / Yo vivo en Springfield y soy experto en conducir]. Se le ocurrió en un instante y se convirtió en la apertura. A veces es bueno cuando estás reescribiendo algo, y de repente piensas, "A ver, ¿cómo resolvemos esto?".

LYLE LANLEY

Lyle Lanley The Simpsons S4E12

David Silverman: Lo único por lo que puedo reclamar algo de crédito es por ayudar a diseñar a Lyle Lanley. Creo que pensamos que su atuendo se debía parecer un poco al del profesor Harold Hill —Robert Preston en The Music Man—. También su cara debía parecerse un poco, pero con una amplia sonrisa. Quería hacer algo que fuera gráficamente interesante, como hacerle rizos en el cabello.

Rich Moore: A menos que se tratara de un actor interpretando su propia voz, nunca intentamos caricaturizar abiertamente a las personas. Siempre nos esforzamos por evocarlos. El personaje estuvo muy influido por el personaje de Robert Preston en The Music Man y mucho de ello también fue trabajo de Phil Hartman [Actor de voz]. Él me encantaba. Incluso tenía ese tipo de personalidad que es desbordante. Una buena parte de esto surgió de observar a Phil y su comportamiento. Me encantó trabajar con todos sus sombríos personajes.

Publicidad

Mike Reiss: Tratar con Phil fue como tratar con Lyle Lanley. Él era simplemente ese tipo. Siempre fingía ser un amable y sagaz vendedor. Ni siquiera sé cómo era él realmente como persona. Llegaba y su personalidad atraía a todo el mundo, era enormemente amigable. Trabajar con él era un placer. Entraba para grabar su parte y todo le salía bien al instante. Lo hizo perfecto en cada línea a la primera toma.

Jeff Martin: Conan había estado dos temporadas en Saturday Night Live y había descrito a Hartman como absolutamente el mismo en todo momento. Creo que, de una manera halagadora, lo comparó con una cafetera. ¡Llénalo de agua, ponle un filtro y presiona el botón! Siempre estaba de buen humor, siempre conocía sus líneas y nunca había problemas con él. Si bien él era muy amable, debo decir que era muy bueno interpretando a personas astutas y vacías. Creo que le dio mucha alegría al personaje.

Josh Weinstein: Este fue uno de los primeros episodios realmente importantes de Springfield, en el cual es un deleite que todos en la ciudad sean tan estúpidos que los embauque este estafador. La actuación de Phil Hartman está tan llena de entusiasmo que realmente lo amas a pesar de que sea un sinvergüenza.

Jeff Martin: Me emociona infinitamente, antes y ahora, que un personaje pueda simplemente presentarse cantando una canción y conquistar a toda la ciudad. Incluso a los personajes más inteligentes y escépticos como Lisa, pues todo lo que Lyle Lanley tiene que hacer es hacerle un cumplido y ella también cae rendida ante él.

LA CANCIÓN DEL MONORRIEL

Jeff Martin: El pensamiento grupal insensato es un tema recurrente en Los Simpson, y creo que el episodio del monorriel es el mejor ejemplo, y ciertamente mi favorito, de la mentalidad de la masa en Springfield. Al ver el episodio, decidí cronometrarlo. Desde que Lanley aparece silbando en la parte de atrás del auditorio hasta que toda la ciudad marcha por los escalones del ayuntamiento cantando "¡Monorriel!" pasan un poco menos de dos minutos. Creo que a Harold Hill le tomó al menos cuatro minutos embaucar a River City.

Rich Moore: Ese número musical fue casi tan difícil de lograr como todo el clímax del tercer acto. Ya antes había hecho "Un tranvía llamado Marge". Fue un gran espectáculo musical, por lo que pensé, 'Está bien, vamos a tener que lograr lo que hicimos en ese episodio'. Eso es difícil de conseguir cuando no trabajas bajo el mismo techo que los animadores. Enviamos un plano muy completo, con todas las posiciones clave y el tiempo de animación a Corea [donde un estudio llamado AKOM realizó la mayor parte de la animación], y cruzamos los dedos mientras esperábamos, ya que no los teníamos cerca para dirigirlos. Todo lo comunicamos a través de instrucciones en hojas de exposición que se traducían del inglés al coreano.

Jeff Martin: Cada palabra de la canción del monorriel se mantuvo sin cambios desde el primer borrador de Conan, lo cual es impresionante. Mi especialidad en el programa en esos días era escribir las melodías de las canciones. Escribí muchas melodías, así que me asignaron ponerle música a la canción del monorriel. Es algo así como, "Bum, bum, bum, bum. ¡Creo que he terminado!" Apenas es una canción. Es más bien una especie de ritmo y "¡Monorriel! ¡Monorriel! ¡Monorriel!". La idea de que Conan y yo hayamos co-escrito esa canción es irrisoria. Le he dicho a Conan a lo largo de los años que participó en la creación de esa canción. Elton John, que sería yo, necesita a Bernie Taupin, que sería él.

Josh Weinstein: Me encantan los números musicales y Lyle Lanley. Sé que todo se basa en The Music Man, pero el personaje es muy bueno. La rutina musical es realmente brillante y divertida, y es uno de los mejores números musicales de Los Simpson. Creo que eso hizo que la gente dijera: "Realmente podemos hacer números musicales divertidos".

Publicidad

Rich Moore: Creo que sobrepasamos nuestros tiempos y nuestro presupuesto. Discutí estos argumentos teóricos con el jefe de producción, quien dijo: "Tenemos que enviar esto a Corea para que lo hagan, porque tenemos que cumplir con nuestro calendario". Yo respondí: "¿A quién le importa si cumplimos con el calendario si el episodio es malo?". Si teníamos un pequeño margen de maniobra, lo necesitaba. El hecho de que estemos teniendo esta conversación y de que el episodio sea considerado tan importante me hace sentir que gané esa discusión. Hice lo correcto. Valió la pena todo el trabajo duro que hicimos para llegar a ese punto.

UN EPISODIO MUY AMBICIOSO

The Simpsons S4E12

David Silverman: Recuerdo que escuché la idea por primera vez cuando llegó el guión. Pensé, "Wow, este es otro gran capítulo". Creo que Rich sintió lo mismo. Estaba feliz de dirigirlo, pero al mismo tiempo, ¡ay!, era mucho trabajo. Tenía una rutina de canciones y bailes. Tenía un monorriel. Tenía a North Haverbrook. Había mucho que diseñar. Era mucho trabajo extra, pero parecía que valía la pena. Sentí una combinación entre ansiedad y el pensamiento de que podría ser muy divertido.

Rich Moore: David Silverman dijo: "No sé cómo vamos a lograr hacer esto". Ahora tienen los medios para hacer episodios grandes y espectaculares, pero en ese momento el personal era poco. En la animación para televisión, siempre estás retrasado. El día que empiezas, ya tienes tres días de retraso. Era un episodio muy demandante. El desafío para intentar producir y dirigir este tipo de episodios con el poco tiempo que teníamos era enorme.

Josh Weinstein: En mi opinión, este episodio es el que nos llevó a nuevos territorios. Aunque todavía involucra a la familia, la ciudad y todo eso, es una idea más loca y más grande que funcionó. Creo que, hasta entonces, había habido historias más pequeñas, y esto de repente nos hizo pensar, 'Podemos hacer que el monorriel venga a la ciudad, e incluso que sea un episodio musical, y funcionará'. Creo que, de alguna manera, se puede decir que probablemente es el primer episodio moderno de Los Simpson.

Rich Moore: Debido a que teníamos recursos de diseño limitados en ese momento, no podía simplemente decirles a los diseñadores de fondo: "Oye, necesito otro edificio. Necesito esto. Necesito aquello. Necesito el diseño del Instituto Lanley. Tiene que verse bien, pero solo aparecerá en una toma". No podía pedirles a esos muchachos que dedicaran tanto tiempo a cosas que simplemente eran desechables, o que diseñaran todas las ubicaciones de una nueva ciudad. Yo vivía en Pasadena, así que llevaba una cámara siempre conmigo. El Instituto Lanley se inspiró en un edificio del casco antiguo de Pasadena.

Publicidad

Simplemente me salté al equipo de diseño y le di las fotos a la artista de diseño de fondo, que era amiga mía, Nancy Kruse. Las diferentes ubicaciones en North Haverbrook se inspiraron todas en fotos tomadas en North Hollywood. Creo que en un punto llegué a usar una vieja polaroid para tomar fotografías rápidas, pues no había tiempo para revelar el rollo. Nunca antes nos habían pedido que hiciéramos ubicaciones tan grandes y ambiciosas, y eso supuso una gran presión para el equipo de diseño. Así que eso fue lo que se me ocurrió a manera de solución.

LA APARICIÓN ESPECIAL DE LEONARD NIMOY 

Leonard Nimoy en The Simpsons S4E12

Mike Reiss: Le ofrecimos [inicialmente] el papel a George Takei. Ya había estado antes en el programa y fue un gran invitado, un tipo muy divertido, pero estaba en el comité de un proyecto de transporte público en Los Ángeles y no quería burlarse de los monorrieles. Entonces, como ya estábamos pensando en Star Trek, decidimos ofrecerle el papel a Leonard Nimoy. No pensamos que lo aceptaría, pero lo hizo. Acepto participar y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa. Estaba dispuesto a burlarse de sí mismo.

David Silverman: Estábamos muy emocionados de tener a Leonard Nimoy como estrella invitada. ¡Es Spock! Todos adoramos Star Trek y a Spock. No es ningún secreto que habían buscado la participación de George Takei, pero él había solicitado muchos cambios porque estaba en la junta de transporte del sur de California y eso le preocupaba.

Publicidad

Rich Moore: Tuvimos un gran diseñador de personajes llamado Dale Hendrickson. Él realmente capturaba a las celebridades al estilo de Los Simpson como nadie más. Me encanta esa caricatura de Leonard Nimoy porque soy un gran fan de Star Trek. Dale era el mejor. Podía caricaturizar a cualquier celebridad al estilo de Los Simpson y capturar la esencia de la persona.

Jeff Martin: [Nimoy] era muy amable y era fácil trabajar con él; además fue muy comprensivo cuando fuimos a grabar su voz. Recuerdo la línea, “The solar eclipse, the cosmic ballet goes on.” [Un eclipse solar, el ballet cósmico ha empezado]. Cuando llegó a esa línea, dijo: "Bien, sé cómo decir esto", es decir, "Puedo ser pomposo y tempestuoso, como tú quieres".

Josh Weinstein: Me gusta mucho lo que hizo Leonard Nimoy. Donde Barney le dice, "Usted no hizo nada", y él responde, "Ah, no?" y se desvanece con una sonrisa. Esa es una de mis partes favoritas. Nunca antes alguien se había desvanecido en Springfield. Hubo muchos chistes que traspasaron los límites y solo funcionaron porque eran muy divertidos. Creo que el episodio también le abrió las puertas a una nueva forma de contar chistes. Simplemente eran bromas tan divertidas que tuvimos que hacerlas, pero eso abrió las puertas a más bromas absurdas.

Rich Moore: Es una de esas cosas en las que mientras trabajas, piensas: "Esto es extraño, divertido y obtuso. Me encanta, y espero que a todos les guste tanto como a mí”. Es muy valioso cuando estás trabajando en estas cosas dentro de una burbuja y te hace reír, y esperas que la gente lo perciba de la misma manera que tú. Me encantan ese tipo de cosas, y saber que se ha vuelto un episodio tan conocido, con tantos memes y referencias al respecto, es realmente satisfactorio como artista y director.

UN CLÍMAX INSPIRADO EN LAS PELÍCULAS DE DESASTRES

The Simpsons S4E12

Mike Reiss: Fui orador en un festival de animación en Eslovaquia y me dijeron: "Trae un episodio que podamos mostrar en la pantalla grande". Llevé el episodio del monorriel. Era la primera vez que lo veía en 20 años y dije: "¡Maldita sea, esto es bueno!". En la pantalla grande ni siquiera se ve como un episodio de Los Simpson, se ve como una película. Mucho de ese mérito es de Rich Moore, quien lo dirigió como si fuera una película. El clímax, con el monorriel atravesando la ciudad, por loco y tonto que sea, es muy emocionante y dinámico.

Rich Moore: Todo se hizo con reservas. Eran escenas fuera de orden. Fue un trabajo muy intuitivo. "Voy a necesitar este tipo de toma. Voy a necesitar que se aleje de la cámara, voy a necesitar que se acerque a la cámara, arrastrando esta 'M' gigante como un ancla, y rebotando". Como no había mucho tiempo, antes de que se hiciera la animación, uno decía, 'Está bien, voy a tener que dejar que el proceso siga su curso y confiar en que, al final, si creo este conjunto de tomas, podremos construir algo que valga la pena.

David Silverman: La toma del monorriel, donde la cámara pasa muy rápido, es realmente genial. Hay muchas de las que llamamos tomas de planos multiples del perfil de carrera del monorriel, con cosas que se mueven más lentamente en el primer plano y al fondo, lo que da una sensación real de dimensión. Eso hizo que quedará realmente muy bien.

Rich Moore: Tienes que recordar que había un gran equipo de personas en el estudio de animación trabajando en este programa. Una cosa es que a ti te guste un proyecto, pero mi trabajo era hacer que todos los demás se sumaran a él. Esto era enorme y ambicioso, y le íbamos a dedicar mucho tiempo extra. Fue realmente genial que todos participaran e hicieran todo lo posible para que sucediera. El equipo realmente estuvo a la altura de las circunstancias, porque de verdad les encantaba el programa. Nadie trabajaba solo para ganar un sueldo. Las personas involucradas en el programa, desde el puesto más alto hasta el más bajo, realmente tenían una gran pasión por él.

Publicidad

David Silverman: Lo que realmente me encanta del trabajo de Rich es que todo lo que hace está muy bien diseñado. Tiene un fuerte sentido de la sincronización cómica dentro de la acción animada: preparar una broma, ajustarla y realizarla adecuadamente. Él es muy consciente de eso. Además es muy dedicado. Trabaja incansablemente y quiere que las cosas sean perfectas. Es muy exigente. Él sabe lo que quiere ver y uso todas esas habilidades para conseguirlo.

LA RECEPCIÓN POR PARTE DE LA CRÍTICA

The Simpsons S4E12

Mike Reiss: Se siente increíble que a la gente todavía le encanten estas cosas y que todavía se mantengan vigentes 27 años después, pero de lo que me di cuenta recientemente es que la gratificación se retraso mucho, en particular con este episodio. Fue una producción muy difícil. Hay una grabación donde Yeardley Smith [la voz de Lisa Simpson] dice que al elenco no le gustó hacer este episodio y que a los fanáticos tampoco les gustó porque, en ese momento, de la historia de Los Simpson, resultaba muy extraño. Estaba muy alejado de lo que habíamos estado haciendo en el programa. Es agradable sentirse gratificado, pero ha pasado muchísimo tiempo desde aquella época en que hicimos todo ese arduo trabajo.

Rich Moore: En cuanto a producción, el programa no habría sabido cómo lograr estos episodios más grandes y espectaculares. Los escritores los amaban y los productores también. Todos los amábamos. Pero había personas en el estudio de animación que decían: “Tenemos que decirles que acorten todo. Es demasiado complejo". Una parte de mí pensaba: 'Estamos pidiendo demasiado', pero el artista, o incluso el niño, en mí decía: 'No, esto es jodidamente increíble, solo tenemos que descubrir cómo hacerlo'. Siempre me incliné más por esa opción, porque me gustaba la ambición de los episodios y la dirección en que llevábamos el programa. De ser solo una comedia familiar pasó a estas grandes y abrumadoras piezas animadas. Eran como pequeñas películas.

Jeff Martin: Algo curioso que sucedió desde ese episodio es que he escuchado a la gente decir sobre los estafadores: "Lo siguiente que hará es tratar de venderles un monorriel", lo que demuestra el alcance cultural de Los Simpson. Siempre pienso: "Bueno, eso no es justo. No se nos ocurrió a nosotros”. Fue una afectuosa parodia directa y un homenaje a The Music Man, pero supongo que "un vendedor de monorrieles" es más cómico que "un entrenador de bandas de marcha". Creo que es curioso que en varias de las ocasiones que parodiamos algo, la parodia haya terminado suplantando a la idea original.

Mike Reiss: En el momento en que estábamos haciendo la cuarta temporada, salió la revista Entertainment Weekly con un titular que decía: “Los Simpson están perdiendo su frescura. No es lo que solían ser". Fue muy deprimente, porque estuve trabajando muy duro todo el año y Entertainment Weekly consideraba que el programa iba cuesta abajo. Fue en una edición de fin de año y me arruinó la Navidad. Cuando me fui de vacaciones, lo que leí fue que yo había arruinado a Los Simpson. Veinte años después, Entertainment Weekly publicó una edición en la que decía: “La cuarta temporada es la mejor temporada en su historia. Es la mejor temporada del mejor programa de la historia". Y pienso, "Bueno, ¡me alegra que te guste ahora!".

EL LEGADO

The Simpsons S4E12

Mike Reiss: Una vez que la gente superó la conmoción de que el episodio significara un cambió en el tono ya establecido del programa, pudieron verlo como en realidad es. Se trata de un episodio realmente divertido en el que todo confluyó. Lo basamos en algo bueno. Tuvimos un gran guion. Tuvimos un gran director. Trajimos a Phil Hartman. Tuvimos una gran estrella invitada. Casi siempre, cuando una película o un programa de televisión se convierte en un clásico, es porque todos los elementos correctos se unieron.

Jeff Martin: Sobrepasamos los límites y funcionó. Tuvo uno de los mejores números musicales. Es una buena canción y es divertida, y realmente pone en marcha la trama. Toda la tercera parte del programa es una parodia realmente divertida de las películas de desastres. Probablemente tenga una mayor cantidad de bromas absurdas y realmente extravagantes.

Rich Moore: Recuerdo que pensé: "¿Esto será algo nuevo, donde haya uno o dos grandes episodios de acción por temporada?", sin pensar jamás que casi todos los episodios llegarían a ser tan grandes y espectaculares como el del monorriel. Se volvieron enormes en un par de temporadas.

David Silverman: No sé si inicialmente fue un descubrimiento o si fue simplemente una sensación orgánica que cuanto más nos expandíamos y más invertíamos en personajes más allá de los cinco integrantes de la familia Simpson, mejor sería para el programa. Creo que ese es uno de los pilares de nuestro éxito, de nuestra longevidad. No solo dijimos, "Nos vamos a enfocar en estos personajes", como tienes que hacer en una comedia de situación, solo por razones financieras. Somos una animación. Podemos enfocarnos en Willie el jardinero. Podemos enfocarnos en el Capitán McCallister. Podemos enfocarnos en el dependiente de la tienda de cómics.

Josh Weinstein: Si me apuntaran con un arma en la cabeza y me dijeran: 'Dime cuál es el mejor episodio de televisión de todos los tiempos', es este. Es "Marge contra el monorriel". En ese momento, en cierto modo sorprendió a la gente, porque no había habido nada así antes, con los diferentes niveles de comedia y todo lo que sucedía en un episodio. Creo que fue revelador para la gente, incluso para el personal, en términos de lo que se podía hacer en un programa. Todos los escritores originales, Sam, Matt y Jim, crearon esta novedad, y este episodio es un gran paso en su evolución.

@seanccole