Crisis

Qué va a pasar a partir de ahora con los vuelos baratos

El futuro de nuestras vacaciones puede estar más dentro de España que en Budapest.
15 Mayo 2020, 3:40am
vuelos baratos
Imagen vía Piqsels/CC 0

Es posible que, si todo va más o menos bien, un día les cuentes a tus nietos que cuando eras joven podías volar de Madrid a Londres por 15 euros ida y vuelta, tus nietos pensarán que estás chocheando y probablemente tengan razón, pero quizá no en eso en concreto.

La crisis del COVID-19 ha afectado especialmente a uno de los sectores más estratégicos de las economías desarrolladas, el transporte aéreo. De la noche a la mañana, viajar en avión se ha convertido en algo poco menos que de ultra emergencia y el horizonte no está nada claro. ¿Cuánto se reducirá el número de pasajeros por avión? ¿Cuánto costarán los billetes? ¿Se acabaron los vuelos low-cost? ¿Sobrevivirán las compañías a todos estos cambios? ¿Qué haremos con los 52 aeropuertos que tenemos en España?

Tenemos muchas preguntas y, siendo sinceros, nos preocupa sobre todo el futuro de nuestras vacaciones, así que decidimos hablar con Pere Suau, experto en estrategia del transporte aéreo y profesor de Estudios de Economía y Empresa de la UOC, para que nos aclarara un poco algunas de estas dudas.

VICE: Hola Pere, parece ser que espacio en cabinas de los aviones se va a reducir entre un 50 y un 70% para que se mantenga la seguridad sanitaria, con lo que los vuelos serán mucho menos rentables a nivel económico. ¿Cómo crees que reaccionarán las compañías?
Pere Suau: No está claro si realmente el distanciamiento social se aplicará en cabina. Seguro que se hace en los aeropuertos, en las colas, etc., pero en cabina hay un problema importante. Las compañías tienen que llenar los aviones con al menos un 80% del pasaje (dependiendo de la compañía) para cubrir costes. Si esto no es posible, la operación es inviable y de esto son conscientes tanto los miembros del sector como los reguladores.

Por otro lado, si se tiene que respetar la distancia social en cabina, las ocupaciones son mucho menores al 50%, más bien tendrían que ser del 20%. Lo que también aboca a la inviabilidad de muchas compañías.

Aparte de esto, hay muchas cuestiones no resueltas como cuál será el papel de la tripulación durante el trayecto (¿pueden ofrecer los servicios habituales o no?), qué movimientos podrá realizar el pasajero dentro del avión, etc. Con lo que, como conclusión, más que ante un problema de precios, estamos ante un problema de viabilidad global del sector.

¿Qué otras medidas crees que se podrían tomar?
Por lo que parece, vamos más hacia establecer filtros de entrada y filtros de salida a los aviones, pero tampoco se ha definido aún qué tipo de filtros. Si será tomar la temperatura, realizar tests o qué.

Luego está el problema de la aparente poca fiabilidad de los tests. Lo que algunos países están empezando a aplicar son cuarentenas. Al llegar, los pasajeros estarían 14 días de cuarentena. Es el caso de Austria. Cuando llegas allí te dan 3 opciones: hacer 14 días de cuarentena, llevar un certificado con una PCR emitida en el país de origen en los 4 días anteriores al viaje o que pagues una PCR privada en el aeropuerto de destino.

¿Pero es viable hacer esa cuarentena? ¿Dónde pasas esos días?
Claro, no tengo la respuesta. El caso es que todo esto añade dudas respecto al futuro del sector. La gente que está obligada a viajar, lo tendrá que hacer y sufrir todos esos controles, pero todos los viajes de placer y negocios se verán muy perjudicados. Al menos a corto plazo.

Entonces, ¿crees que los precios subirán?
El problema con la subida de precios es que daría como resultado una industria muy poco viable. Porque además la demanda estará muy debilitada. Por un lado, hay un factor de miedo a contagiarse durante un vuelo y por otro, un menor poder adquisitivo de la población debido a la propia crisis.

Históricamente, lo que las compañías aéreas han hecho frente a una crisis es bajar precios para estimular la demanda. Creo que a corto plazo veremos una bajada ligera de precios y a medio-largo plazo unos precios similares a los de antes de la pandemia. Eso no quiere decir que en determinados mercados, tengas precios un poco más bajos o más altos.

Una opción es que los gobiernos sostengan a estas compañías. Hay quien dice que si en la anterior crisis se sostuvo a los bancos, en esta puede que se sostenga a las aerolíneas. Hace unos días, el presidente de Ryanair advirtió al gobierno irlandés de que le exigirá pagar por los asientos que no se puedan llenar debido al coronavirus. ¿Hasta qué punto ves probable que los gobiernos tengan que sostener a las aerolíneas?
Aquí hay dos grandes enfoques. El británico, de no soporte, y luego el de Francia, Alemania u Holanda, que son los que más han apostado por las ayudas. Las compañías de estos países ya han recibido avales públicos para préstamos. También Iberia y Vueling en España los han recibido, aunque de menor cuantía. Esto quiere decir que las compañías pueden pedir préstamos a bancos y que el Estado respondería si finalmente no lo pudieran pagar.

El elemento clave con estas ayudas es que las compañías van a recibirlas de forma diferentes según el país, debido a que no hay un acuerdo europeo sobre cómo tienen que ser estas ayudas. Esto provocará que en países donde el sector se considere muy estratégico, se darán muchas ayudas y con diferentes condiciones, lo que provocará que tras la recuperación, las compañías compitan en condiciones diversas, lo que rompe la igualdad de competencia y distorsiona el mercado.

Hablemos de las empresas de aviación españolas, ¿qué es lo que tienen pensado hacer? ¿Están en riesgo?
Estas empresas, ahora mismo están en ERTE y es posible que en el futuro realicen algún tipo de ajuste de plantilla menor. Pero las dos más importantes, Iberia y Vueling, son dos empresas que, debido a procesos que ya hicieron en el pasado, están en buenas condiciones para aguantar bien el golpe.

Igualmente tardarán un tiempo en recuperar tráfico y en recuperar su actividad. En el sector se está hablando de periodos de recuperación de entre 2 y 5 años. En función de cómo vaya evolucionando todo.

Lo que sí que ocurrirá es que las redes en las que operarán serán más pequeñas, las compañías se replegarán en sus bases para ganar eficiencia y volarán más a los destinos con mayor volumen (aunque con menos frecuencias) y más margen.

¿Afectará más a los vuelos internos dentro de España?
Lo que parece es que los vuelos domésticos serán los primeros en recuperarse, seguidos de los europeos y finalmente los intercontinentales. Esto se debe a que es más fácil controlar a los viajeros domésticos que a los internacionales. El tráfico internacional dependerá de las condiciones sanitarias de cada país, con lo que llevará tiempo y las condiciones pueden ir cambiando con el tiempo.

¿Cómo crees que va a afectar todo esto a otros medios de transporte? Tren, automóvil, etc.
El coche es el gran ganador de todo esto a nivel peninsular debido a que se trata de un medio en el que en muy fácil tener un ambiente controlado, vas con tu familia, amigos, etc.

Para trayectos más largos, el tren de alta velocidad, que ya había entrado en un proceso de sustituir a los vuelos entre destinos más próximos, puede incrementar su importancia. El tren es un medio que puede tolerar niveles de ocupación más bajos que den más confianza al viajero.

*La entrevista ha sido editada por motivos de comprensión.

@juanjovillalba