Un nuevo festival le abre las puertas a la música electroacústica en Bogotá

El SPECTRA busca ofrecer un intercambio sonoro y cultural a las distintas vertientes de la electroacústica: música acusmática, mixta y electrónica en vivo, live coding y arte sonoro.
27.10.16

El término electroacústico proviene de la ingeniería eléctrica y se refiere al estudio de dispositivos que convierten energía eléctrica en energía acústica o viceversa: micrófonos y altavoces. Como corriente artística, también habla de una infinidad de técnicas y géneros musicales creados en el siglo XX, entre finales de los años 40 y principios de los 50, gracias al surgimiento de dos grupos estéticamente distantes: el grupo de la música concreta, liderado por Pierre Schaeffer en París y el grupo de música electrónica alemana, comandado por Herbert Eimert y el científico Werner Meyer-Eppler. Los primeros transformaban y superponían sonidos naturales grabados, mientras que los alemanes solo usaban sonidos generados electrónicamente, partiendo de las ondas sinusoidales. Ambas tendencias compartían que la música era grabada e interpretada mediante altavoces sin intérpretes humanos.​

En Colombia, una precursora de la electroacústica fue Jacqueline Nova, la primera mujer compositora graduada del Conservatorio de la Universidad Nacional. Nova impulsó la creación musical interdisciplinaria con teatro, literatura, cine y artes plásticas, sentó las bases de las corrientes vanguardistas en Colombia y abrió un camino para los compositores de música contemporánea. Otro pionero en el campo fue Fabio González Zuleta, compositor de la pieza legendaria Ensayo electrónico en 1965.​

Aunque alejada de las corrientes más populares, la música electroacústica en Bogotá ha tenido un lugar importante en los últimos años. Desde 1989 existía el Festival de Música Contemporánea de Bogotá. Hacia los 2000 apareció el ciclo Colón Eletrónico, en el que el teatro más legendario de la capital recibía la vanguardia contemporánea más de 35 veces al año. El Festival En Tiempo Real, existente desde 2009, ha puesto a dialogar el arte sonoro, el performance y la tecnología. Desde el 2010, el Círculo Colombiano de Música Contemporánea también gestiona y difunde la obra de compositores nacionales. El Festival Distritofónico, aunque interesado en sonoridades muy diversas que van desde el folclor nacional hasta el jazz, ha estado interesado en propuestas que parten de la música electroacústica. Desde hace un par de años también existe el Festival de Improvisación Libre El marrano no se vende, que le apuesta a la música experimental hecha en diferentes latitudes.

Por otro lado está BLAST (Teatro de Sonido de Bogotá – Universidad de los Andes), un sistema de difusión multicanal, sonoro, no convencional y a gran escala. Otra iniciativa interesante es microcircuitos, plataforma independiente de experimentación sonora generada en América Latina que recopila trabajos de música experimental del continente, cuya coordinación general está en manos de Colombia y Ecuador.​​

En este contexto surge SPECTRA – Festival de música electroacústica, que en su primera versión -y en manos de la plataforma BLAST- busca ofrecer un intercambio sonoro y cultural de distintas vertientes de la electroacústica: música acusmática, mixta y electrónica en vivo, live coding y arte sonoro. Uno de sus platos fuertes será un concierto dedicado al repertorio actual de obras electroacústicas colombianas que busca contextualizar a los espectadores sobre el horizonte musical de nuestro país, con obras de Ana María Romano G., Michelle Abondano, Santiago Lozano, Catalina Peralta, Daniel Prieto, Fernando Rincón, Sofía Chavarro y Jorge Gregorio García.

La cuota internacional del festival estará a cargo de la acordeonista alemana Eva Zöllner​ y el compositor inglés Jonty Harrison​. Las actividades tendrán lugar del 31 de octubre al 4 de noviembre en el auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, el auditorio de la Biblioteca Virgilio Barco, el Hemiciclo 001 y el auditorio Mario Laserna de la Universidad de los Andes. Además de conciertos, habrá lugar para conferencias y conversatorios. Todas las actividades son con entrada libre, excepto el concierto del lunes 31 de octubre que tienen un costo de 10.000 / 5.000 estudiantes.

***      Encuentre la programación completa acá