FYI.

This story is over 5 years old.

Nostalgia Noisey: Cuando a Kurt Cobain le dieron puño y pata en pleno concierto.

Recordar la violencia de Nirvana siempre nos hará fantasear. ¿Qué hubiera sido del mundo si Kurt siguiera lanzándose al público en sus conciertos?

Nada más punk que prenderse a golpes en medio de un concierto, y más aún, si eres el artista que está tocando. Lo que sucede aquí es pura violencia de antaño, de la rica, de la juvenil, de la que nos hace hervir la sangre con enternecedoras dosis de adrenalina.

Nirvana, la banda que inspiró a toda una generación con sus estridencias, angustias y existencialismos, está tocando en un antro de mala muerte. La tarima es pequeña como la de cualquier bar paila de Chapi. Suena “Love Buzz”, puntualmente un solo de esos que solían hacer y que básicamente consistían en sacrificar los instrumentos en vivo, mutilarlos hasta hacerlos gritar como a niños recién nacidos.

Publicidad

En esto Kurt decide lanzarse al público, pasando muy cerca de uno de los manes de seguridad que protegen a los artistas de los fanáticos enardecidos. El solo continúa y comienza un forcejeo entre Cobain, el bouncer y la muchedumbre. Inesperadamente al camaján le da por agarrarse de la dorada cabellera del cantante y le mete una mechoneada que ni la mamá le había metido, y Cobain que casi no era abeja, se emputa y le sienta un guitarrazo pleno en la cien, reventándole la mula.

Kurt vuelve a entrar al escenario y sucede lo más inesperado. El malandrín, que además doblega en talla al pobre Kurt, parece decirle algo en actitud alzada, luego se da un beso en el puño como pidiendo perdón por anticipado por lo que va a hacer y le acomoda un totazo en la jeta que lo sienta de inmediato. No siendo suficiente con eso le pone una patada en las canillas mientras estaba en el suelo.

“LE DIERON EN LA JETA A KURT” parece gritar todo el mundo en el recinto.

El resto de la banda se aletea y salta de una a controlar al malandro, que era tan intimidante que ni Krist ni Dave fueron capaces de devolverle las atenciones.

Esta es sin duda una de las experiencias en el ámbito musical que quedará en la historia, y hoy martes de nostalgia Noisey, cae de perlas para recordar esa banda tan hijueputa y a ese man tan raro, alzado y enigmático que era Kurt Cobain.

Te extrañamos marica.

***