FYI.

This story is over 5 years old.

deportes

Los 15 minutos de fama de 10 jugadores mundialistas

En la cancha salen a estallar balones de la mejor manera que saben hacerlo. Pero, ¿cuánto tiempo les queda en realidad para brillar?
16.6.14

El tiempo no espera a nadie, y eso aplica extra para los atletas de talla mundial— especialmente aquellos cuyo legado depende de un torneo que se celebra cada cuatro años. Para no irnos más lejos podemos ver el caso de Ronaldinho. En el 2005 él no era un hombre, sino una mancha; cortando, bailando, girando, sonriendo, goleando. El tipo era más una representación física de la celebración que un humano. Se ganó el premio del balón de oro, seguido, en el 2004 y el 2005; se volvió el número 1 de Nike; y salió cinco veces en la portada de las cajas de ‘FIFA Soccer’, el juego extremadamente popular de EA Sports. Los niños alrededor del mundo se rehusaban a dejarse los brackets para poder emular su sonrisa de caballo.

Publicidad

Las expectativas del mundial del 2006 se amontonaron todas sobre sus hombros ya que era el mejor jugador de Brasil, el mejor equipo. Jugando con Kaká, Ronaldo (pre-gordura) y Adriano, era el capitán de lo que se iba a conocer como “El cuarteto mágico”, y todos esperaban que con su llama encendiera el mundo, como era de costumbre.

Desafortunadamente, Brasil cojeó hasta el decepcionante quinto lugar mientras Ronaldinho salió sin anotaciones y con una sola asistencia. Además, el Brasil que una vez lo adoró, destruyó una estatua de 7 metros que había alzado en el 2004 en su honor, para conmemorar su premio de Mejor Jugador del Año. El país continuó con si indignación gracias al hecho de que Ronaldinho y su amiguito Adriano pasaran ese mismo día de anfitriones en una fiesta desmadejada en su mansión en Barcelona, que siguió derecho hasta buenas horas del día siguiente en una discoteca local.

Las lesiones empezaron a comerse sus habilidades, y en vez de esforzarse para volver al estado físico que lo había vuelto el jugador más temido del mundo, pasó su tiempo de recesión engordándose y rumbeando. Rumores viciosos de su exceso de sexo y PlayStation empezaron a rondar el mundo y mientras él se engordaba y fornicaba, un compañero de equipo en Barcelona, con movimientos encima de más movimientos vertiginosos, llamado Lionel Messi, empezó a robarle la chispa y el foco.

Después de su despido y renuncia del Barca, firmó con el AC Milán en un intento de rejuvenecer su carrera. Lo dejaron por fuera de la nómina de Brasil para el mundial del 2010 y, pues, ¿cuándo fue la última vez que oyeron hablar de la estrella que es Ronaldinho?

Publicidad

En un punto, el tiempo estuvo a favor de Ronaldinho. Muchos dirían que se lo cagó. Ahora en el horizonte se aparece el Mundial del 2014, lleno de jugadores que pueden hacer o romper sus propios legados. Aquí están 10 con lo máximo en juego.

WAYNE ROONEY, INGLATERRA

Del Manchester United, Wayne ‘Wazz’ Rooney y su cabeza llena de pelo trasplantado ha sido el orgullo y la alegría de Inglaterra desde que salió al escenario nacional en el 2003 a la tierna edad de 17. Esta estrella de 170cm y 78kg ha liderado desde entonces al Manchester United a cinco campeonatos de la Premiere League. Pero eso no significa nada si sigue con su costumbre de no meter goles durante el mundial, nunca.

En el 2006, a los 21 años, Rooney sufrió una lesión en el pie que perjudicó sus posibilidades de jugar por su país en el mundial de Alemania. Jugó, y definitivamente fue la peor decisión. Rooney luchó de arriba a abajo de la cancha de juego, frustrado y bravo con su inhabilidad de jugar al nivel al que estaba acostumbrado. Ese problema no duró mucho después de que dejó que su rabia hirviera en una pelea con Ricardo Carvalho de Portugal, que implicó un pisotón en las pelotas por parte de Rooney y que traería como consecuencia una tarjeta roja— probablemente tampoco la mejor decisión.

Inglaterra perdió no solo en tiros penaltis en ese mundial, sino que le fue igual de mal en el 2010— aunque sí estuvo libre de pisotones en las pelotas.

Publicidad

Actualmente, Rooney tiene 28 años. Será la última vez que juegue para Inglaterra en un mundial durante la mejor parte de su carrera. Si se deja caer una vez más, también cae su legado. Pelé cree en él. José Mourinho cree que podría arrasar con el mundial, pero también cree que es el último año de Rooney para brillar. Todo se resume a esto: ¿será Rooney recordado como una de las estrellas más adoradas de Inglaterra, y se hablará de él a las generaciones futuras como un jugador venerado y amado? O ¿solo será una decepción decadente; un ídolo falso que dejó que la rumba y su falta de estado físico arruinaran las posibilidades de que Inglaterra llegara a la gloria futbolística? Nos enteraremos pronto.

MARIO BALOTELLI, ITALIA

Si hubiera un premio para El Ardido Del Año solo habría un candidato: Balotelli. Este es un tipo con talento semejante al de los Tontolinos de Space Jam: El Juego del Siglo, que le robó el perrenque a Charles Barkley. El único problema es que él es la definición de “loco de mierda”. En realidad deberían inventarse un nuevo término para sus salidas de control. Temperamental (peleó contra el equivalente Italiano a Ryan Seacrest en Enero) e inconsistente, son características que van mano a mano, y Mario sí que las tiene. A nadie parece caerle bien y además tiene complejo de víctima. Hay una razón por la cual era probable que Ciro Immobile empezara el sábado pasado en el primer partido de Italia en vez de Balotelli, en contra de Inglaterra, y no es porque sea mejor, sino porque tiene autocontrol.

Publicidad

Mario se mete en muchos problemas por fuera del campo de juego. En la cancha es un dolor de cabeza igual de pesado, si no más. Puede que sea el jugador de fútbol más talentoso, pero rara vez logra contenerse. Es posible monitorear cómo se desaparece en los partidos importantes. Pero sus problemas se exacerban si está jugando mal, y se pone de mal humor por semanas y ataca a sus managers de prensa si lo sacan antes.

Está claro que se le tiene que hacer un ajuste de actitud. Aunque sea un súper prodigio de 23 años que ni siquiera está cerca de su más alto potencial, con la habilidad de convertir los balones de fútbol en láseres con la fuerza de un hechicero, y el cuerpo por el que mucha gente le vendería su alma al diablo, se rumoraba que empezaría el mundial con el culo en la banca. Aunque eso pueda ser una noticia impactante dado su talento, no es como que sea un caso mental y que no lo pueda dejar por fuera de la cancha.

CLINT DEMPSEY, ESTADOS UNIDOS

A menos de que hayas estado viviendo debajo de una piedra sin wi-fi, sabes que Landon Danovah fue dejado por fuera de la nómina de la selección estadounidense del 2014, algo que no pasaba desde 1998. Esto pone la mayor parte de la atención en la segunda cara más reconocible de Estados Unidos, el capitán, Clint Dempsey. Con 31 años, este es probablemente su último mundial mientras que el movimiento de juventud de Jürgen Klinsmann apenas empieza. Lo que es una lástima, porque si a Estados Unidos le importara su selección de fútbol como le pasa a los demás países, Bruce Springsteen estaría escribiendo álbumes enteros sobre Clint.

Publicidad

El tipo es duro como las uñas. En el 2004 jugó dos juegos con la mandíbula fracturada. Le encanta hacer goles de las formas más miedosas posibles, como clavarse de cabeza  en una jugada concurrida buscando la posibilidad de que logre meter el balón de cabezazo— esa es una buena forma de romperte el cuello. El instinto humano es de bajarle y protegerse a uno mismo en una situación en donde uno se podría lastimar. Pocos poseen la habilidad de conquistar ese instinto natural e ir como toro enloquecido hacia el dolor y tormento seguro, pero Dempsey es uno de esos tipos. La verdadera pregunta sobre Clint este año en el mundial es si descansará o se romperá.

DIDIER DROGBA, COSTA DE MARFIL

Esta es la última posibilidad de Drogba. Costa de Marfil está loca por sus “elefantes”, y los equipos talentosos que han ensamblado en los últimos años han dado poca o ninguna recompensa. No han logrado pasar la etapa de los ‘knockouts’ en cada torneo y en su país los ven como obturadores. Esta es la última oportunidad de Drogba de cambiar esto.

Drogba es su mejor jugador y delantero estrella, aunque tenga 36 años. Ha estado ahí por su país desde su primera aparición en el mundial de Alemania en el 2006. Metidos en el “grupo de la muerte” de ese año, Costa de Marfil ganó una vez y perdió dos, volviendo rápidamente a casa. En el 2010 tuvo la mala fortuna de que se rompió el brazo en un amistoso contra Japón y usó yeso mientras jugaba en Sudáfrica. Obstaculizado por su lesión, fallaron nuevamente en pasar a la siguiente ronda.

Publicidad

Drogba es probablemente el Mejor de Côte d'Ivoire, pero solo llegar a la segunda ronda sería suficiente. Ha sido nombrado dos veces el Jugador Africano del Año y sus logros por su país trascienden más allá de la cancha. ¡El tipo acabó con una guerra civil! Todas estas son cosas tremendas, pero no es la gloria del Mundial.

¿Seguirá jugando con el alto nivel que lo ha hecho a lo largo de su carrera, o será que el padre tiempo le limpiará sus habilidades cuando más las necesita? Es su último tiro, su última posibilidad, y su nación estará esperando con aliento hostigador.

NEYMAR, BRASIL

Para un equipo que siempre excede expectativas, esas expectativas solo se intensifican cuando ellos también son el país anfitrión. Eso complica las cosas para el mejor jugador del equipo, y este año el honor le pertenece a Neymar.

¿Cuánto significa él para las posibilidades de Brasil? Bueno, apenas esta semana Neymar estuvo tronchándose el tobillo durante una sesión de entrenamiento y causó pánico nacional donde los Brasileños gemían por el hecho de que sus posibilidades en el mundial se habían destrozado antes de que el torneo hubiera empezado.

Por suerte para Brasil, fue una falsa alarma y pudo superarlo caminando y continuar con la batalla después de tratarlo un poco.

¿Qué tan bueno es Neymar? Por qué no dejamos que nos explique Pelé: “Ahora todo el mundo habla de Messi; es una estrella. Pero para ser el mejor que ha habido primero tiene que ser mejor que Neymar. En el momento Messi simplemente tiene más experiencia.” Eso es un buen alago por parte de, pues, ya saben, el mejor que ha habido.

Publicidad

Este será el primer Mundial de Neymar y le toca jugar en su tierra natal. Si le va bien va a ser tratado como un Dios siempre que vuelva a casa. Si le va mal, bueno, pues, por el bien de él esperemos que no le vaya mal.

LUIS SUÁREZ, URUGUAY

Sí, muerde a alguien. Sí, muerde a alguien más. Y Sí, no se la lleva con Patrice Evra y sus preocupaciones. ¡Pero los goles! Tantos goles. Si estabas buscando este artículo de destacados, lo vas a encontrar al lado de algunas cosas con títulos como “Luis Suárez, 5 momentos más locos”,  “Los 5 futbolistas más odiados”, “Los 10 futbolistas más sucios”, “10 momentos más impactantes en la historia del fútbol”, y, pues, ya le cogiste el tiro. Esos videos ya son un poco viejos. Con 27 años, Suárez parece haber dejado atrás sus pequeñas desmadradas y ataques de histeria. Muchos de nosotros pasamos por esa etapa de hombre/mujer bravo/a; la de él simplemente duró más tiempo.

Volvamos a los goles. Goles explosivos, goles ingeniosos, goles que te confunden, goles tan buenos que se te olvida lo que escribió en su camiseta interior (era un mensaje a su recién nacido, por cierto). Cuando su pie se conecta con un tiro, es más un relámpago que un proyectil redondo. Estoy seguro de que algunas bolas dejan una estela. Uno termina sintiéndose mal por el portero que termina viéndose medio bobo.

Suárez está en su mejor momento para un equipo uruguayo muy poderoso que lo va a necesitar en un 100% si quieren volver a casa con algún tipo de logro. Puede que solo obtengan un 90% mientras que lucha por recuperarse de una lesión en la rodilla izquierda que requirió de una “cirugía de mínima invasión” que debe ser una mezcla Europea sobre la cual Tracy McGrady debió haber investigado. Suárez ha practicado tres veces más de lo normal para asegurar que está listo para jugar, aunque ha estado haciendo ejercicio por sí solo, alejado del equipo. Pronto veremos si su palabra de que está listo es válida o no.

Publicidad

ROBIN van PERSIE, HOLANDA

La mayoría de niños hijos de dos artistas no se convierten en goleadores de talla mundial, y Robin van Persie no fue la mayoría de niños. Ha convertido su cuerpo en una obra de arte, un devastador tornado de brazos y piernas agitados capaz de manipular el balón de tal manera que no le deja nada a los defensas, una y otra y otra vez. Cuando el balón está en su pie, se queda en su pie. El tipo puede bailar como Travolta y patear como un destructor de mundos. Pero es tan propenso a las lesiones, que hace que Grant Hill parezca Cal Ripken.

Ya ha tenido problemas desde que llegó a Brasil y un kite-surfer se estrelló con él. Algunas personas se lesionan mucho, por cualquier cantidad de razones: pobres condiciones físicas, mala suerte, torpeza general, falta de atención, rodillas frágiles, demasiado esfuerzo (LeBron), muy poco esfuerzo, ser Greg Oden, muy gordo, muy flaco, muy alto, malos fundamentos. Robin van Persie tiene un par de esas, pero cuáles son desconocidas. Después de que lo hubieran sacado de la cancha en la mitad de una exhibición por un tirón en la ingle, más tarde confesó que no ha jugado sin sentir algún dolor o molestia en algún lugar en los últimos seis años.

Cuando está saludable, es de otro mundo. En solo 28 apariciones en todas las competencias del Man-U en la temporada pasada, igual metió 18 goles. Pero dice que su ingle está bien, que la lesión de la rodilla que limitó su tiempo de juego en la Premiere League está bien, que el dolor que siente constantemente no es para preocuparse, que él está en un 100%. Con 30 años este probablemente es el último viaje que hace como un jugador holandés. Si se mantiene como está hará algún daño. Si su cuerpo le falla, Holanda podría ser sacado en la etapa de grupos.

Publicidad

EDEN HAZARD, BÉLGICA

Si te gusta ver bichos acuáticos saltando por ahí en una corriente pandita, vas a disfrutar ver al mediocampista Eden Hazard saltando por ahí alrededor de los defensas con grandes velocidades de ataques, comienzos y piques a lo que marca. Hay una razón por la que en los videos de sus jugadas destacadas siempre se ve a los contrincantes desesperados recurriendo a intentar tumbarlo, como lo haría Ray Lewis. Si no puedes pararlo, túmbalo y espera que no se levante. Hay pocos jugadores que te hacen preguntarte si en realidad hay magnetismo en la cancha que les permita a los jugadores jugar Dance Dance Revolution en la cancha, controlar la pelota, al defensa, y el lugar hacia donde el balón va dirigido (es el propósito de Bélgica, por si acaso). ¿Será que Hazard es Magneto? Nunca les han sacado una foto juntos, entonces.

Con solo 23 años, un buen Mundial podría elevar su estatus a niveles de idolatría y reverencia como el de Messi y (Cristiano) Ronaldo, aunque las leyendas belgas no aprecien cómo juega a veces, pero las preocupaciones pesan (cuando José Mourinho dice que la cagaste en la semifinal de la Champions League, la cagaste en la semifinal de la Champions League), y si Eden quiere jugar en el 2018 y en el 2022, es mejor que se componga.

Hay otros 12 jugadores de la Premiere League en el equipo belga de este año y estarán buscando desatar un par de estragos en Brasil, pero probablemente solo llegarán tan lejos como Hazard los lleve. Todo lo demás falla, el hermano de Eden, Thorgan estará listo para el 2018.

Publicidad

LIONEL MESSI, ARGENTINA

No me quiero poner a decir muchas palabras aquí, pero no creo en lo sobrenatural, creo en Lionel Messi. ¿Cómo puede un hombre tan chiquito hacer todo lo que hace? Los oponentes se convierten en conos de seguridad de los cuales hay poco de qué preocuparse mientras que los pasa volando, preguntándose cuál de sus millones de movimientos será el que su cuerpo producirá para pasar finalmente al último cono de seguridad. Y de repente WOOMF, una pierna diminuta se ha soltado a sí misma y lo que alguna vez fue un balón se convierte en un objeto volador no identificado que, igual de rápido, se ha transformado otra vez en balón y se inclina alrededor del poste del arco frenéticamente intentando soltarse de la energía cinética que Messi le ha infringido a la esfera indefensa.

Pero es Allen Iverson— el nivel más alto de rudeza —negándose completamente a bajar el golpe. Los contrincantes aruñan, halan, empujan, y pegan, y a Messi parece simplemente no importarle. Lionel Messi nunca baja el golpe.

Pero no hay que confundirlo, Messi es un mortal— su kriptonita es vomitar. Entonces, con el título de “mejor jugador del mundo” también viene la vieja presión llamada expectativas extremas que pueden convertir al hombre más poderoso (en este caso, Messi) en un tipo agitado y seco en agonía mientras que se envuelve en los nervios, la ansiedad y un mensaje repentino desde sus entrañas de que va a necesitar un inodoro, y pronto.

En sus dos últimas apariciones en el Mundial, Argentina falló en avanzar más allá los cuartos de final, y solo logró reunir un gol. El punto es que hasta que Messi lleve a casa la Copa, Argentina siempre lo verá como un hijo menor, sin importar cuan trascendente juegue. Hora de cambiar la conversación, Lionel.

CRISTIANO RONALDO, PORTUGAL

Es extremadamente injusto que el jugador más talentoso en el mundo también es el más lindo, pero eso es lo que pasa cuando ganas la lotería genética. Y con gran talento y fortuna crece el ego— salve Siddhartha. Ronaldo definitivamente se considera el rey de la galaxia. Y es tan bueno que el argumento es fácil de aceptar. Su ego puede afectar a algunos (déjese la camiseta puesta, viejo), pero cuando puedes correr como una gacela con la invencibilidad en modo activado, patear pases de 40 yardas que rodean los guayos de los defensas y después descansa tranquilo en los pies de un compañero sorprendido que se acaba de dar cuenta que metió un gol, y después trotar calmadamente como si nada hubiera pasado, puedes tener un poco de ego. Hay una razón por la cual su precio para salir del Real Madrid es de un billón de dólares. No es un error de digitación.

Si Lionel Messi es Allen Iverson, Cristinao Ronaldo es el tipo del And1 Mixtape Tour. Sus pies pueden hacer cosas con un balón que pueden hacer que un espectador se ría de lo absurdo de toda la jugada. Hace que un lindo juego sea hermoso mientras que mantiene su estatus del jugador más odiado del mundo, y eso puede incluso extenderse a sus equipos. Cuando anota, y probablemente anote, nótese cómo, más veces que las que no, celebra solo.

Ronaldo hasta ahora tiene su gran porción de momentos del Mundial, aunque Portugal no ha avanzado más allá de semifinales con él en el equipo. En el 2006, provocó a un árbitro para que le sacara una tarjeta roja a Wayne Rooney y le picó el ojo a su propia banca. El Mundial del 2010 fue una experiencia frustrante para Ronaldo, mientras los hinchas cantaban el nombre de Messi, su rival, cada vez que tocaba el balón. Parece que dejó que los gritos lo afectaran, y así mismo afectó su juego.

Después del juego dijo esto:

“¿Saben lo que hacía Messi en este momento el año pasado? Estaba saliendo de la Copa América en su país natal. Eso es lo peor ¿no? Y la gente dice que es el mejor jugador del mundo. Este tipo de cosas son normales para los buenos jugadores.”