FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Cosas que aprendes cuando terminas una relación de años a tus veintitantos

Terminar con tu pareja de toda la vida es como volver a nacer. Es ruidoso, duele y cuando todo acaba es imposible no terminar cubierto de mocos y gritándole a un mundo que no comprendes.
9.7.15

Este artículo fue publicado originalmente en diciembre de 2014.

Terminar con tu pareja de toda la vida es como volver a nacer. Es ruidoso, duele y cuando todo acaba es imposible no terminar cubierto de mocos y gritándole a un mundo que no comprendes.

En internet hay mucha información sobre cómo superar a tu ex, el problema es que el 95 por ciento es basura condescendiente y el resto es publicidad porno disfrazada (lo sé porque lo he visto). Aunque las dos cosas pueden llegar a ser útiles, hasta ahora no he encontrado nada que hable sobre lo horrible que se siente que te hayan arrebatado la mitad de tu personalidad.

Publicidad

En este caso, un consejo útil para superar el rompimiento sería un tesoro. Desafortunadamente, no existe tal cosa. Siendo honesto, no creo que nadie sepa cómo hacerlo. En realidad, todo el proceso se resume a estar de mal humor por un tiempo hasta que te aburras de masturbarte y decidas salir a buscar a tu próxima o próximo ex.

Dicho esto, terminar una relación duradera justo cuando acabas de entrar a la adultez y sigues parado en las cenizas de lo que fue tu juventud te sirve para aprender algunas cosas. A continuación explico algunas lecciones arbitrarias que aprendí al quedarme soltero a mis veintitantos. Por favor, comparte mi dolor.

A nadie le importa el desastre en el que te has convertido
¿Siguen vivos? ¿Tienen planeado cambiar eso pronto? Si no, la verdad, a nadie le importa. Seguro tus amigos te enviaran miles de caritas tristes y tus padres van a llamarte con más frecuencia pero, en general, escuchar sobre tu desastrosa vida romántica es tan interesante para cualquier persona feliz promedio como lo sería abrir el recibo del gas cuando éste pertenece a alguien más.

Esto se debe a que a los veintitantos, a todo el mundo —supermodelos, perros, eunucos— le han roto el corazón al menos una vez. Nadie va a querer pasar una noche entre semana escuchando tus balbuceos ebrios sobre lo diferente que era tu relación en comparación con todas las otras relaciones documentadas en poemas o canciones. Y si alguien está dispuesto a hacerlo, es probable que esté planeando cogerse a tu ex.

Publicidad

No ha habido una sola foto donde salgas bien en casi media década
Un domingo crudo en la mañana cuando estés configurando tu cuenta de Tinder te vas a dar cuenta de que ninguna cámara que ha apuntado a tu rostro te ha hecho ver bien en muchos años. De hecho empiezas a pensar que la cámara no tiene la culpa. Es probable que tu apariencia sea muy diferente de lo que crees. Es más, ni siquiera tienes idea de cómo te ves. ¿Cómo carajos te ves?

Esta negligencia fotográfica tiene una razón de ser. En mi caso, durante mi relación prácticamente pasé de ser un Mercucio urbano amante de la diversión, a ser un sujeto blanco de mediana edad que habla sobre jardinería. Mi guardarropa se compone de pantuflas y suéteres de cuello de tortuga. A veces juzgo a la gente en el metro dependiendo del periódico que lee. Utilizo la palabra "problemático" en conversaciones casuales. Soy muy aburrido y estoy muy, muy solo.

La mayoría de la gente no quiere tener sexo contigo
Los reptilianos hollywoodenses crearon un mito que dice que los hombres dormirían con una mujer diferente cada noche si no fuera por su inoportuna media naranja. Los solteros en las películas siempre son mucho más cool, están más a la moda y tienen mucho más sexo que los hombres encadenados.

Pero adivina qué: ese es el paraíso de los terroristas. Si después de estar cinco años con una mujer, aún crees que las mujeres no son más que orificios de placer andantes, entonces eres un completo imbécil que no merece ser feliz.

Publicidad

De todas formas no quieres tener sexo
No es que nadie quiera tener sexo contigo cuando acabas de terminar con tu pareja con la que duraste mucho años. Es decir, sí te ves y actúas como si acabaras de regresar de estar al frente de la batalla en una guerra sanguinaria pero de todos modos es probable que ni siquiera quieras tener sexo. En tus momentos de ocio (y créeme que son muchos), terminas comparándote a un perro travieso al cual han pateado en la entrepierna tantas veces que sólo quiere olvidarse de que tiene órganos reproductivos.

Y así seguirás hasta el día en que te des cuenta que los únicos que te envían mensajes son tu dealer y el bot de UNONOTICIAS, y que ninguno se preocupa por ti. Es ese día cuando decides levantarte y rehacer tu vida. No puedes quedarte sentado por siempre masturbándote para olvidar tus penas.

Los rituales de cortejo ya cambiaron
El día en que conocí a mi ex, vomité en su cabeza desde el piso de arriba durante una fiesta en un dormitorio estudiantil (¡como en una película adolescente!) Entonces, si creían que no era la mejor chica del mundo, por favor, reconsidérenlo. Cuando uno es joven, esta clase de comportamiento es muy normal. Vomitarse el uno al otro se puso de moda a partir del año 2000. Era una forma de cortejo para principiantes. Pero esa época ya se acabó. Ahora ya no estás a la moda. Si vomito sobre alguien hoy en día, dudo mucho que terminemos yendo a almorzar al día siguiente. Seguro me arrestarían.

Publicidad

¿Qué chingados es eso de "ligar"?
En serio. ¿Qué es? Según yo es como platicar pero un poco más… sexy, ¿no? Dios mío, estoy jodido, ¿cierto?

Terminas diciendo que vas a "bailar" en lugar de decir que vas a un club
¿Ya les dije cuántos suéteres de cuello de tortuga tengo?

Vas a salir a "bailar" pero no tienes nadie con quien bailar
Sí salgo. En serio sí "salgo". Pero cuando estoy fuera no hablo con nadie. En lugar de eso, me quedo parado en una esquina del club con un coctel en la mano, viendo las luces y mi celular, con la esperanza de que alguien crea que soy guapo.

Los chicos de la fiesta parecen marcianos
Había una vez, hace mucho tiempo, cuando chicos y chicas de veinte años que tomaban en un bar gracias a una identificación falsa me habrían parecido alguien cool que me gustaría conocer. Ahora los veo y pienso: "Oh por Dios, son unos BEBÉS. Unos bebés ebrios y sexys que creen que los vloggers de Youtube son celebridades y se comunican principalmente vía Snapchat y emojis. Estas personas no entran en mi universo y jamás podría tener sexo con ellos".

Los amigos son para siempre, en serio
Tengo un par de amigos que siguen siendo mejores amigos a pesar de que una vez uno de ellos le vomitó bilis a otro en la boca cuando estaban bailando. De verdad. Consíganse amigos. Son geniales. Te sacarán de ese abismo en el que estás. Incluso aunque sea dejando sonidos de pedos en tu buzón de voz.

Debes aceptar que eres más gordo, hueles más feo y no eres tan guapo como antes
Tienes veintitantos. Estás soltero. Ahora las duchas son opcionales. Tu cita ideal es estar solo en el sillón jugando Super Smash Bros. Tus suéteres te aprietan. Tus jeans te quedan flojos. La gente dice que envejecer es horrible pero no es nada nuevo y tampoco es tan malo.

Estar en una relación agradable es el ambiente ideal para desarrollar estas características cómodas y extrañas —básicamente es el ambiente perfecto para envejecer— y cuando esa relación termina, no te queda más que extrañarla. Ahora estás en un mundo al que le importas cada vez menos. Si eres un tarado aburrido de 21 años, la única esperanza que tienes es dejar de serlo algún día. Si eres un tarado aburrido de 26 años, la gente asume que ya es tu estado natural y que jamás vas a cambiar.

Las relaciones son hermosas pero destruyen las partes de ti que son necesarias para funcionar en el mundo de los solteros. El mejor consejo que te puedo dar es: reconstruye estas partes si quieres tener esperanza de reafirmar tu estatus como una persona no tan imbécil en este mundo.

Sigue a David Whelan en Twitter.