Entrevistamos a RuPaul, la drag queen más famosa del mundo
Cultura

Entrevistamos a RuPaul, la drag queen más famosa del mundo

Básicamente es la versión drag de Oprah Winfrey, pero con chistes más oscuros, referencias más amaneradas, y una larga lista de pelucas sedosas.
17.10.16

¿Cómo le describiría RuPaul's Drag Race a una persona que ha tenido la mala suerte de nunca haber visto el programa? Es como si America's Next Top Model fuera reelaborado por John Waters bajo un presupuesto ajustado, pero más surrealista que eso, y con un desfile sin fin de drag queens que lloran, cantan y bailan. Se trata de la cultura de los clubs queer, pulida y arreglada para los reality shows, y su estrella es RuPaul, posiblemente la drag queen más famosa de este planeta. Durante los últimos siete años, Drag Race se ha transformado: de ser un clásico de culto poco convencional pasó a ser el tipo de programa en el que Debbie Harry, Marc Jacobs, Khloe Kardashian, Rose McGowan y Beth Ditto quieren ser jueces invitados, mientras que ha logrado mantener su extrañeza. Y a principios de este año, RuPaul finalmente ganó un premio Emmy por ser un "excelente presentador para una competición de un reality show".

Pero RuPaul es mucho más que el programa que bautizó con su nombre. Ha estado en la escena durante décadas, primero en la ciudad de Nueva York para perseguir el sueño der ser parte de la cultura de las discotecas en la década de 1980, cuando lanzó su primer hit "Supermodel (You Better Work)", y después convirtiéndose en una de las primeras supermodelos drag queen cuando modeló para MAC Cosmetics. A finales de los noventa había lanzado su propio talk show, The RuPaul Show, donde entrevistó a gente de la talla de Duran Duran, Nirvana y Diana Ross. Básicamente es la versión drag de Oprah Winfrey, pero con chistes más oscuros, referencias más amaneradas, y una larga lista de pelucas sedosas.

Debido a todo lo anterior, pensamos que debíamos llamarlo y hacerle preguntas para la entrevista VICE; afortunadamente, estaba feliz de hacerlo.


Relacionados: Hablamos con Patti Smith sobre estar enamorados y llorar por todo


Crédito: Mathu Andersen.

VICE: ¿Qué recuerdo de la escuela guardas con más fuerza que cualquier otro?
RuPaul: No era bueno en ese entonces, era un estudiante terrible. Pero fue cuando mi maestro del décimo grado me dijo, "RuPaul, no te tomes la vida tan en serio". Fue la lección más importante que aprendí en la escuela. Ese mismo maestro es mi amigo actualmente: sólo es 10 años mayor que yo. Pero sus palabras fueron una lección invaluable. En ese momento no lo entendía del todo, pero ahora lo entiendo con claridad.

¿Qué es lo más cerca que has estado de tener un acosador?
Bueno, por desgracia muy cerca. Hubo alguien que acabó en la cárcel por un largo tiempo por acosarme. Y luego hubo otra mujer que en realidad era bastante agradable —ya no está más con nosotros— y ella se lanzaba a cada evento al que yo asistía, y a veces estaba afuera de mi casa, que en un principio me daba miedo hasta que me di cuenta de que ella era completamente inofensiva. Tenía un tatuaje con mi nombre en una pierna y tenía el nombre de Cher en la otra, así que yo estaba en buena compañía.

Hay algunas personas que tienen tatuajes sobre mí, y siento una cierta amistad hacia ellos. De hecho me topé a alguien la semana pasada que tenía uno de estos tatuajes y me acerqué, le di un abrazo, y le dije: "Bueno, chico, somos tú y yo para siempre".

¿Qué película o programa de televisión te hace llorar siempre?
Muchos lo hacen, pero el primero que se me viene a la mente es Algo para recordar (An Affair to Remember)__. Oh dios mío, es tan buena película, sobre todo porque la química entre Deborah Kerr y Carry Grant es tan perfecta y deseas con todas tus fuerzas que estén juntos. Es por eso que siempre me hace llorar. Sin embargo, no voy a revelar ningún detalle de la trama. Oh, te encantaría.


Relacionados: Entrevistamos a Mark Hoppus de Blink 182


¿En qué imagen tuya que haya sido tomada este año sales mejor?
Me tomé una foto el otro fin de semana con Michelle Visage en los premios Emmy. Me pareció que era muy hermosa y realmente se sentí feliz porque tenía a mi amiga a mi lado. Se sintió como un gran momento, porque los dos hemos pasado por muchas cosas juntos, y tener el éxito de ganar un Emmy después de un camino tan largo… Es una imagen dulce y realmente encapsula esa sensación.

¿A dónde fuiste en tus primeras vacaciones con amigos y qué hicieron?
No tuve nada de dinero hasta mis 30 años, así que no recuerdo irme de vacaciones, [cuando viajaba] siempre era por alguna cuestión de trabajo. ¡Las vacaciones son para las personas que realmente tienen empleos! Nunca tuve uno de esos.

¿Qué es lo que más te enorgullece de tu carrera?
En Drag Race hemos tenido más de 100 reinas y tienen carreras internacionales gracias a la serie, así que estoy orgulloso del programa por ser una plataforma para el lanzamiento de sus carreras. Tenían carreras antes, pero las carreras que tienen ahora son internacionales y viajan por el mundo, por lo que estoy orgulloso de ello.

Fuente: Logo TV.

¿Qué es lo más tarde que has aguantado despierto?
No tengo ningún problema con desvelarme; no necesito mucho sueño. Durante los primeros 40 años de mi vida, me quedé despierto hasta las cinco o seis de la mañana cada noche. Sin embargo, hace unos 12 años, cuando dejé el cigarro, empecé a despertar a las cuatro de la mañana e irme a la cama a las nueve en punto. Me encanta, especialmente al vivir en Los Ángeles, porque es una ciudad diurna. En Nueva York me quedo despierto hasta mucho más tarde. La mayor parte de mi vida la he pasado en los clubes nocturnos, desde que tenía 15, probablemente hasta los 40, pero ya no lo hago en estos días. Justo el fin de semana pasado Michelle y yo fuimos a varias fiestas y nos quedamos hasta que llegó la medianoche, eso fue todo. Fuimos a una fiesta y estaban tocando buena música, pero sólo ponían 45 segundos de cada canción y pensé "¡esto es ridículo!" Yo quería bailar, pero no pude.

Si tuvieras que renunciar al sexo o a los besos, ¿qué escogerías?
Renunciaría al sexo; ¡nunca podría renunciar a los besos!