Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

La experimentación en animales sucede más cerca de lo que crees

Siempre tendemos a pensar que aquí no pasan cosas horribles. Los niños se mueren de hambre muy lejos y los tiroteos son en Estados Unidos. Pero por desgracia esto no es así y una de las cosas más horribles es la experimentación en animales.

por Juanjo Villalba
13 Marzo 2014, 10:01am

Siempre tendemos a pensar que las cosas horribles, las que son realmente muy terroríficas, no pasan aquí. Los niños se mueren de hambre muy lejos, los tiroteos son en Estados Unidos, las terneras van felices al matadero tras una vida plena en el campo y los vegetales que compramos en el súper los fumigan con cosas bonitas en lugar de con veneno. Pero por desgracia esto no es así y una de las cosas más horribles es la experimentación en animales.

Hace solo unos días, la Unión Británica para la Abolición de la Vivisección (BUAV), publicó los detalles de una investigación que han realizado de forma encubierta en un centro de experimentación con animales absolutamente legal y que cumple todos los permisos. El centro es propiedad de la compañía farmacéutica Merck y está ubicado en la localidad británica de Cambridge.

Un integrante de la BUAV se infiltró como personal del centro durante 8 meses, durante los que tuvo la ocasión de obtener una serie de fotografías y vídeos espeluznantes de las cosas que se hacen allí con los animales, fundamentalmente cachorros de gato y de beagle. En los vídeos puede verse cómo cachorros de tan solo cuatro semanas eran separados de sus madres y matados como parte de los experimentos. Las madres, que estaban completamente sanas, también eran liquidadas sin que hubiera ningún intento por parte del centro de encontrarles un hogar. Mientras estaba allí, documentó cómo murieron 92 cachorros de beagle, 10 madres beagle, al menos 15 gatos y un número desconocido de conejos, terneros y pollos. Si eres amante de las emociones fuertes, puedes ver el terrible vídeo que muestra las cosas que pasan cada día en ese laboratorio.

Por desgracia, estas cosas también pasan en España, donde se estima (los datos son difíciles de conseguir), que en 2009 se utilizaron en experimentos 794 perros, la mayoría de ellos beagles, ya que es una raza tremendamente dócil y de un tamaño medio. Se estima que a nivel mundial 115 millones de vertebrados (más de 12 millones de ellos en la UE) son usados anualmente en experimentación. Los 10 países que más usan animales en experimentos son Estados Unidos, Japón, China, Australia, Francia, Canadá, Reino Unido, Alemania, Taiwán y Brasil. En España el número es en proporción pequeño, pero no debido a que se experimente de forma diferente, sino a que el dinero que se invierte en experimentación es muy poco.

Donde sí que estamos más a la cabeza es en la cría de animales dedicados a la experimentación. Isoquimen, una de las mayores multinacionales criadoras de perros para experimentos del mundo tiene una de sus sedes en la localidad catalana de Sant Feliu de Codines. Los animales que se crían allí (no solo perros sino también gatos, hurones, ratones, cobayas y conejos), son enviados a laboratorios de todo el mundo. Un perro se suele vender por entre 700 y 1000 euros. En 2011 simpatizantes de Igualdad Animal realizaron un rescate simbólico de 36 perros de este criadero.

En los laboratorios se les proporcionan sustancias que les hacen desarrollar tumores y adicciones, se introducen virus en su organismo, se les contagian enfermedades, se les cortan huesos para vigilar su proceso de regeneración o se les extraen órganos.

Es posible que os planteéis que quizá este tipo de pruebas son necesarias para el avance de la ciencia moderna. Quizá en un momento dado lo fueron, pero en estos momentos, los ensayos con animales ya no son tan importantes como los ensayos en humanos. Además, si los resultados de los medicamentos en humanos varían entre personas, ¿qué puede esperarse de un tratamiento que funcione en un perro o un ratón? Asociaciones como la BUAV o la española Igualdad Animal explican que es posible el uso de enfoques alternativos de investigación, por ejemplo haciendo más uso del análisis a nivel celular en lugar de utilizar a los animales vivos.

Con la difusión de la información existente y este tipo de investigaciones con infiltrados, las asociaciones de defensa de los animales quieren llamar la atención y fomentar el debate sobre un tema que al menos tenemos derecho a conocer. “La experimentación con animales es uno de los ámbitos más opacos y herméticos para la ciudadanía. Es necesario que la sociedad conozca lo que ocurre tras los muros de los laboratorios para que se genere debate sobre la experimentación con animales”, ha declarado Javier Moreno, portavoz de Igualdad Animal España.

Tagged:
perritos
Vice Blog
beagles
experimentación animal