Viaje en familia para probar la ayahuasca

Fabiola Simonetti embarcó a un amigo y a su madre en un proyecto audiovisual en la selva de Perú para encontrar el secreto de la planta mágica, que también hace que algunos turistas se jueguen la vida.

|
ago. 28 2014, 9:03am

Esta es la historia de un viaje físico y también espiritual, el de los realizadores Fabiola Simonetti y Coto Cañas hasta Perú para descubrir en el Amazonas el secreto de la ayahuasca: “una hermosa experiencia y mucho material registrado, con el que luego hicimos el documental”. Fabiola, también encargada del guion y de la post-producción, comenzó con la idea y luego Coto se unió al proyecto. Ambos acompañados por Marcela, la madre de Fabiola.

“La ayahuasca definitivamente es una planta medicinal utilizada por un curandero donde se realiza un ritual que apela a un mundo mágico o a las energías sutiles que ordinariamente no percibimos”, explica Coto. “Yo mismo viví en carne propia como la planta desintoxicó mi cuerpo y alivió mis pensamientos”.

Ayahuasca se podrá ver el 11 de septiembre en la Cineteca del Matadero de Madrid. “Por ahora estamos haciendo una campaña de crowdfunding para poder enviarlo a festivales y muestras de cine, ya que nos hemos quedado sin financiación para esto, lo cual nos dejó un poco detenidos con la difusión”. El día 8 de octubre tienen previsto estrenarlo online desde su web, para que se pueda ver y descargar gratis, con la opción de realizar donaciones. Antes lo hemos visto y les hemos preguntado por este interesante family-trip.  

VICE: Hay muchos mitos en torno a la ayahausca, muchas leyendas, ¿a vosotros que os atrae de esta planta?

Coto Cañas: La búsqueda de la ayahuasca nace muy espontáneamente cuando llega Fabiola a Chile y me dice que vayamos con su madre a Iquitos en busca de la mítica liana amazónica. La idea fue simple, no había un guión detrás de lo que sería el documental Ayahuasca, sino simplemente emprender el viaje con dos cámaras y nuestro deseo interno de llegar a la Abuela Sabia como le llaman algunos.

Fabiola Simonetti: Desde hace mucho tiempo he tenido interés hacia las plantas psicotrópicas. El uso de estas plantas me llevó a descubrir nuevos estados de percepción de la realidad, como también me han ayudado mucho a sanar y comprender mi propio ser. La ayahuasca siempre me llamó la atención, y sabiendo que es una planta que se usa desde tiempos milenarios de forma sagrada y ceremonial, quise investigar más en profundidad sobre su uso y propiedades. Para mí, todo esto tiene que ver con una búsqueda espiritual y de auto-sanación que nace como una pulsación misteriosa desde nuestro interior, y que nos lleva a la curiosidad de profundizar más en nosotros mismos y querer saber que hay más allá.

Hay gente que la plantea como una alternativa fiable a la medicina occidental, sobre todo en lo relativo a curar estados de ánimo y a conocerse a uno mismo...

F: Lo de fiable es relativo, hoy en día se está estudiando más en profundidad y científicamente el uso de la ayahuasca, pero aún no podemos recetarla en un hospital, ni tampoco sé si llegará ese día. El trabajo con estas medicinas, implica muchas cosas a tener en cuenta y aún no está avalado médicamente su uso. De todos modos creo que siempre será un aporte positivo el usarla, pero hay que investigar bien antes, y tener en cuenta que si la persona tiene tendencia genética a enfermedades psiquiátricas, como la bipolaridad o esquizofrenia, es contraproducente usar estas medicinas, ya que los componentes activos de la ayahuasca pueden interferir en tu química cerebral si no es estable.

Y también se está probando en procesos de desintoxicación de drogadictos, ¿qué sabéis de esos proyectos?

F: Sé que hay clínicas que trabajan con la ayahuasca para sanar adicciones, como Takiwasi en Tarapoto, Perú. He escuchado que dan muy buenos resultados, tanto para el alcoholismo como adicciones a otras drogas. La ayahuasca tiene componentes que limpian tu cuerpo y te desintoxican, aunque esto debe acompañarse de una dieta especial y a un tratamiento psicológico.

En el documental también se habla de algunos curanderos que hacen negocio, ¿es algo habitual?

F: Cada vez más, la ayahuasca es legal allí, y van muchos turistas con la intención de vivir la aventura en la selva y tomar ayahuasca, y luego te venden el "pack" selva, chamán y ayahuasca, pero lo hacen de una forma muy superficial solo con la intención de lucrar del turismo. También puede ser peligroso, porque hay 'pseudo-chamanes' en todos lados, y si vas sin saber, y luego te vas con el primer chamán que encuentras en la calle, no sólo puede aprovecharse de ti por tu dinero, sino también para robarte e incluso he escuchado historias allí de violaciones, tráfico de órganos y otras cosas aún peores. También muchos pseudo-chamanes mezclan la ayahuasca con plantas aún más fuertes para que al turista le dé un 'trip' más intenso y con alucinaciones, pero que luego puede ser muy peligroso para la salud, incluso mortal. Creo que es importante informarse antes, y también confiar mucho en tu intuición antes de elegir con quién vas a tomar la ayahuasca.

C: Si vas a un lugar como Iquitos y te paseas por la plaza principal encontrarás que muchas personas te ofrecen la planta pero como el pack turístico. Además el tema del dinero creo que es bien complejo porque dependerá mucho desde dónde lo observes. Al final nativos del Amazonas están desarticulados socialmente, han perdido sus tradiciones ancestrales y el sistema neoliberal no los incluye como tales, entonces no son ni de acá ni de allá. Pero como en todas las cosas encuentras a alguien que sabe hacerlo, y bueno, en ese sentido creo que lo encontramos.

También parece que tras probarla os ha cambiado a vosotros...

F: En lo personal, el viaje en sí mismo me cambió mucho, convivir con mi madre y mi amigo esos días, prepararnos para la ceremonia, estar en ese lugar... todo fue muy mágico. Luego la experiencia de la ayahuasca, me hizo conectarme con el mundo de los espíritus, veía a los espíritus de la selva y a los ancestros, no los veía físicamente pero sentía sus presencias y veía sus formas. También visualicé un viaje a mi infancia, me mostró cosas familiares y de vidas pasadas que me llevaron a comprender más profundamente heridas que estaban dentro mío. Con los días, cada sueño que tenía me revelaba algo de mi interior, como también me mostró mis debilidades para hacerme consciente de ellas.

C: No existen palabras en nuestro mundo simbólico occidental para expresar lo que es experimentar con la ayahuasca. Las conclusiones no son tan inmediatas, te puedes acercar a algo pero no llegar a una comprensión parcial de la experiencia. Para mí no sólo es la planta la que me ha cambiado, sino un camino que ha durado muchos años y que entiendo que aún sigue trabajando en mí: en la forma en que ves el mundo, en la forma que te acerca a ser feliz con lo simple.

De fondo también hay un conflicto entre el mundo occidental y los indígenas.

F: Fue bastante fuerte para nosotros, incluso siendo chilenos, nos veían como 'occidentales' para ellos. Es un conflicto muy profundo, de una raíz lejana, quizás desde la conquista a América, y la consecuente pérdida de sus tradiciones y de su cultura. Ellos viven en un estado de extrema pobreza y al mismo tiempo desconectados de la naturaleza, lo cual es muy triste, ya que si vivieran en la selva, en su entorno natural, de la forma que antes siempre vivieron, no tendrían este choque, pero se ha tratado de 'civilizar' al indígena, y ahora ellos aspiran a un mundo materialista que difícilmente pueden alcanzar. Son pocos los que aún viven en la selva en su estado puro, y cuesta relacionarse con ellos. La mayoría tiene la visión turista=dinero, y es por necesidad, la mayoría lucha para sobrevivir a la pobreza tratando de encajar en el modelo de vida occidental que les han impuesto, y han perdido la consciencia sobre sus propios recursos naturales. También hoy en día es muy grave la alta tasa de suicidios de jóvenes que hay en la selva, por tener que enfrentarse a este mismo problema.

C: El problema del conflicto occidental versus la visión de los antiguos está desarticulada socialmente como les contaba anteriormente. No es muy fácil encontrar un punto de vista tajante frente a este enfrentamiento porque son muchos los aspectos a considerar, el mundo occidental vino a imponer un sistema que se opone fuertemente a cómo vivían los Antiguos, pero ellos también fueron encandilados por los brillos que traían los de occidente.

Nos ha llamado la atención Tote Escobedo, el curandero español que dice que no todo el mundo está preparado. ¿Cuál es su historia?

F: Tote nos fue contactado desde Chile, por una persona que trabajaba junto a Jodorowsky, quién trabajaba con el mismo chamán que preparó a Tote, que es Don Solón Tello. Tote es un curandero español, que estuvo muchos años viviendo en la selva peruana, y trabajando junto a Don Solón Tello, una vez que muere Don Solón, Tote nos contacta con Daniel (su hijo) y con Marcelino, que era el nuevo chamán que había conocido y estaba trabajando con él en ese momento.

Más VICE
Canales de VICE