Noticias

Colas de pensionistas en Atenas retirando su dinero de los bancos

El gobierno ordenó a los bancos que reabrieran para permitir a los pensionistas que no dispusieran de tarjeta bancaria retirar un máximo de 120€

por Panagiotis Maidis, Texto: Pavlos Toubekis
01 Julio 2015, 12:38pm

"Lo siento por nosotros. Eso nos pasa por idiotas, por no habernos llevado el dinero al extranjero. La culpa es nuestra, por querer hacernos la nación orgullosa. Y ahora, míranos", dice una anciana frente a la puerta de una sucursal del Banco Nacional de Grecia en Kalithea, Atenas.

El miércoles por la mañana, el gobierno de Grecia ordenó a los bancos que reabrieran sus puertas para permitir a los pensionistas que no dispusieran de tarjeta bancaria retirar un máximo de 120 euros de sus fondos de pensiones.

"Llevo desde las cuatro de la madrugada haciendo cola y me acaban de decir que hoy no me van a pagar", continúa la señora.

"Haz las maletas y vete del país, tú que aún eres joven", me instó Spiros, pensionista del estado. "Por si no fuera suficiente con no tener dinero, estamos quedando en ridículo ante todo el mundo", prosigue, señalando la multitud de periodistas extranjeros a nuestro alrededor.

Las colas a las puertas de los bancos se extienden varios metros. Aquellos cuyo apellido empiece con las letras comprendidas entre la A y la K cobrarán hoy. El jueves lo harán los de apellido entre la K y la M, y el viernes, el resto.

"Nos merecemos el trato que estamos recibiendo", dice otro señor al final de la cola. "Hemos dejado que Merkel nos diga lo que tenemos que hacer".

Justo en ese momento, aparece un policía repartiendo tickets para la cola. Probablemente el banco se haya quedado sin empleados para hacer ese trabajo. Se produce un breve momento de pánico en el que los pensionistas le saltan encima literalmente. Los que consiguen un ticket se marchan con una sonrisa de satisfacción en la cara.

En el momento de redactar este artículo, las colas parecen no tener fin.

Puedes seguir viendo imágenes más abajo.

Traducción por Mario Abad.