opinión y análisis

Tus preferencias en el porno online no son ningún secreto

Gracias al seguimiento online y a la información rastreable que deja tu navegador, no existe privacidad online, y eso también incluye los hábitos pornográficos. Por eso, tus preferencias porno ya no son ningún secreto.
29.3.16
Ilustración por Stephen Maurice Graham
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en Motherboard.

No existen estadísticas precisas sobre cuánta gente consume pornografía online, pero se sabe que los números son muy elevados.

El sitio web Pornhub, que publica estadísticas anuales, reportó a comienzos de este años que en 2015 había tenido 22 mil millones de visitas. Esto es mucho más de lo que confesamos, incluso en encuestas anónimas: el año 2013 sólo un 12 por ciento de estadounidenses consultados reconoció ver pornografía online.

Publicidad

Sin embargo, gracias al seguimiento online y a los rastros que registran los navegadores, no es posible mantener en secreto los hábitos pornográficos. Las personas que ven porno están siendo monitoreadas y, si el ingeniero en Software Brett Thomas está en lo cierto, sería muy fácil sacar su identidad a la luz junto a una extensa lista de cada uno de los vídeo que han visto.

Thomas afirma que la industria del porno recolecta y vende información personal de los usuarios que visitan los sitios eróticos.

"Si ves porno debes ser consciente que en algún momento tu historial se hará público y será ligado a tu nombre, incluso aunque navegues en modo incógnito", escribió Thomas en un post de su blog, titulado "El porno online puede ser el próximo gran escándalo de privacidad".

Un abogado nos explica por qué tu jefe puede fisgonear tus mensajes privados en el trabajo. Leer más aqui.

Thomas explica que cada navegador [Chrome, Safari, el que sea] tiene una configuración única y transmite todo tipo de información que puede ser utilizada para identificar cualquier click. Básicamente, todos los usuarios de internet van dejando "huellas", tal como las llama Thomas [otros prefieren "huellas dactilares", o "huellas digitales"] en todas las páginas web que visitan. Un experto podría detectar las huellas dejadas en Facebook o Youtube, así como en Pornhub y XVideos.

Thomas argumenta que "casi todos los sitios web tradicionales que visitas guardan suficientes datos para enlazar tu cuenta de usuario con la huella de tu navegador, ya sea directamente o a través de terceros".

Publicidad

Efectivamente casi todos los sitios web que visitas — no sólo los pornográficos — han instalado elementos de monitoreo que envían tus datos a otras corporaciones, probablemente sin que lo sepas. Muchos, por ejemplo, utilizan Google Analytics, el software que usan muchas compañías para monitorear el tráfico de un sitio web. Otras páginas tienen botones de redes sociales para compartir el contenido y también avisos publicitarios de otras empresas.

Entonces, por ejemplo, cuándo haces click en "Fetiche del cuero #3" en YouPorn, no sólo estas enviando una solicitud al sitio porno, llamada solicitud en primera instancia, sino que estás enviando peticiones a terceros como Google, la compañía de rastreo en la web AddThis y también a una compañía llamada Pornvertising, incluso si estás navegando en modo privado. También estás dirigiendo otros datos que pueden ser usados para identificar el dispositivo desde el cual navegas, como la dirección IP.

Todo esto emparejado con el continuo aumento del hacking significa que un catalogo completo de tus hábitos pornográficos personales está constantemente a punto de ser filtrado al publico, advierte Thomas. También asegura que no sólo es posible, sino también probable, que un hacker acceda a una base de datos y comparta en Internet todas las páginas porno que has visto.

Y esto tiene un número de implicaciones riesgosas que van más allá de la potencial humillación para quienes ven porno. En muchos países donde los individuos son perseguidos por su orientación sexual, la mera revelación que alguien vio una serie de vídeos gay podría ponerlo en serios aprietos, por ejemplo. Y de nada sirve borrar el historial del navegador, evidentemente.

Publicidad

Por qué Wall Street ama — y debería temer — a la nueva supercomputadora de Google. Leer más aquí.

Pornhub fue el único sitio web que respondió a la petición de comentarios. Mediante un comunicado, afirmaron que las conclusiones de Thomas "no sólo son completamente falsas, sino también peligrosamente engañosas". En su larga rectificación, Pornhub señaló que se necesitaría una gran cantidad de espacio en el servidor para almacenar el historial de visitas de sus usuarios. Ellos reciben 300 millones de peticiones al día y estiman que almacenar todo eso requeriría 3.600 terabytes de espacio. Esto sin mencionar que el filtrado de esa información podría ser casi imposible y tomaría un tiempo de locos.

"Los servidores de Pornhub sólo contienen la dirección IP y el agente de usuario por un tiempo muy limitado, nunca una huella del navegador", expresó un portavoz de Pornhub por mail.

Sin embargo, diversos investigadores sobre seguridad y expertos de Internet consultados para este reportaje coincidieron en que los hábitos pornográficos de los usuarios no son tan privados se suele creer, aunque pocos coinciden con los anuncios pornoapocalípticos de Thomas.

"Creo que es una preocupación legitima" dice Justin Brookman, experto en privacidad en el Centro para la democracia y la tecnología. "Los modos de navegación privados no dejan fuera a los mecanismos de rastreo". En otras palabras, cambiar a modo incógnito cuando navegas o borrar tu historial no disminuirá la capacidad de que tus clicks sean rastreados.

Publicidad

Facebook tendrá que pagar 250.000€ al día si quiere seguir rastreando a los internautas belgas. Leer más aquí.

Ghostery es una aplicación de privacidad que identifica y bloquea los elementos de rastreo instalados en los sitios web. Al utilizar esta herramienta para saber qué es lo que monitorean exactamente los sitios porno más visitados, Ghostery reveló que cada sitio tiene instalado elementos de rastreo y que están transmitiendo datos a varias corporaciones de terceros, incluyendo Google, Tumblr y servicios específicos de publicidad pertenecientes a la industria llamados Pornvertising y DoublePimp.

Los sitios testeados fueron XVideos. XHamster, Pornhub, XXNX y Redtube. Merece la pena señalar cuán grandes son estas empresas: según el servicio de análisis Alexa, XVideos ocupa el número 53 entre las paginas web más visitadas del mundo.

Además muchos de los sitios porno hacen explícita la naturaleza del material que estás viendo directamente en la URL. XVideos, XHamster y XXNX utilizan cadenas URL del tipo "http://www.pornsite.com/view/forma-vergonzosa-de…". Otras, como Porhnub o Redtube, enmascaran la naturaleza del video con cadenas de números como "www.sitioporno.com/watch_viewkey=19212".

El 88 por ciento del top 500 de sitios web porno tienen instalados elementos de monitoreo.

"La URL es una de las piezas más básicas de información en todas las peticiones HTTP", explica el investigador privado Tim Libert. "Cualquiera que ponga su código en la página [Google, Tumblr] recibe la información por defecto. Las cadenas numéricas del tipo '?id=123' escoden cuáles son las preferencias sexuales particulares, pero continúan delatando que se está visitando un sitio porno. En contraste, las URL con mucha descripción te pueden decir exactamente lo que le gusta a alguien".

Otro punto importante, destaca Libert, es que el modo incógnito "no hace virtualmente nada para detener este monitoreo, lo único que hace es que tu barra del navegador no se complete automáticamente con algo vergonzoso frente a alguien no deseado, pero el universo de la publicidad y los comerciantes de información seguirán recibiendo los datos".

Publicidad

El Gran Hermano te vigila en Marruecos. Leer más aquí.

Todo lo que sucede en Internet es monitoreado, pero no necesariamente para propósitos malévolos. Los desarrolladores web, incluyendo a los de sitios porno, se han vuelto dependientes de estas herramientas de terceros, muchas de las cuales son "gratis", para aumentar la funcionalidad y la posibilidad de compartir contenido de sus sitios.

Investigaciones revelaron que el 91 por ciento de los sitios web dedicados a la salud — supuestamente deberían ser los más privados de todos — envían los datos de tu búsqueda médica a corporaciones de terceros. Por supuesto que los sitios porno hacen lo mismo: Libert hizo un análisis y descubrió que el 88 por ciento del top 500 de sitios porno tienen instalados elementos de monitoreo de terceros.

Pero puede que los sitios porno no estén interesados en guardar o recolectar tu información después de todo. Las políticas de privacidad de XVideos dicen que "XVideos no graba las direcciones IP o la actividad de los usuarios que no están registrados" y Libert afirma que esto puede ser 100 por ciento cierto, pero de todas formas están enviando a terceros los datos, como esas URL escandalosas.

No podemos estar seguros sobre qué están haciendo Google, Addthis o Pornvertising con esos datos.

Al ser consultada, Addthis respondió que "no recolectamos o identificamos personas con información sobre los sitios web que utilizan las herramientas de la compañía" y que sus términos de servicio "prohiben el uso de sus herramientas en sitios con contenido para adultos". Sin embargo Ghostery reveló que AddThis estaba instalado en algunos de los más grandes sitios pornográficos.

Publicidad

El acceso a Internet podría dejar de ser igual para todos en la UE. Leer más aquí.

"Desde una perspectiva técnica es increíblemente difícil asegurar que no habrá ningún tipo de rastreo" dice Brookman. "Después de todo, siempre estamos atados a una dirección IP, la que tiene el potencial de identificarnos a través de los registros de los proveedores de servicios de Internet".

"Es así como los gobiernos identifican a personas que ven y distribuyen pornografía infantil hoy en día", añade Brookman. Pero también es probablemente el método utilizado por la NSA para espiar los hábitos pornográficos de hombres musulmanes. Si bien la agencia de inteligencia considera que es un plan descabellado el deslegitimar potenciales "terroristas" debido a su predilección por la pornografía, esta puede servir para arruinar su credibilidad como fieles adherentes al Islam.

Cooper Quinter, tecnólogo de la Electronic Frontier Foundation, opina que Thomas está combinando "la amenaza de los comerciantes de información que están rastreando tus hábitos de navegación y la amenaza de los hackers filtrando información sobre la membresía de personas en sitios web porno. Una de estas dos cosas es ciertamente posible". Quinter cree que la idea que alguien pueda fácilmente poner todos tus datos relativos a la pornografía en la esfera publica, es "alarmista".

"El escenario más probable es que una compañía dedicada al porno pueda ser hackeada y que los datos de tarjetas de crédito sean robados. Si este fuera el caso, creo que el atacante probablemente vendería los datos en vez de liberarlos online", afirma Quentin. "Creo que el gran problema es que los comerciantes de información usen tu dirección IP para correlacionar datos referidos a qué sitios web visitas mediante el rastreo de perfiles que ya poseen, incluso navegando en 'modo incógnito'".

Publicidad

"Ya que los comerciantes de información están todo el tiempo reuniendo datos sobre tu hábitos de navegación, también es posible que puedan saber qué tipo de pornografía te gusta ver; y no hay leyes que rigen qué pueden o no pueden hacer con esta información. Podrían usarla para mejorar la publicidad que aparece en los sitios de adultos. ¿Te gusta el cuero? Quizás estés buscando comprar un nuevo corpiño", explica el tecnólogo.

Hacking Team: el negocio del espionaje y sus conexiones gubernamentales al descubierto. Leer más aquí.

Son los comerciantes de información y los rastreadores de la web [AddThis, etc] quienes podrían construir un gran perfil con la pornografía que ves, no son los sitios como PornHub o XVideos porque ellos tienen un interés en mantener privada tu información, ya que si no puedes confiar en ellos, no volverás. Pero como el resto de los servicios de internet, los desarrolladores de sitios porno están usando software gratuitos y convenientes herramientas de monitoreo, las que exponen los datos de sus usuarios en el proceso.

"Creo que deberíamos tener requerimientos de seguridad más explícitos en la ley, para así limitar el filtrado de información que puede permitir que terceras personas correlacionar datos que no eran identificables anteriormente" dice Brookman.

Thomas no está preocupado, pese a que puede que esté en lo cierto, incluso aunque un hacker quiera vengarse de él. Ve el fin de la anonimato en Internet como una realidad de la vida moderna online, incluso en los que respecta a pornografía.

"Desafortunadamente el anonimato es fundamentalmente incompatible con Javascript y una web abierta", sentencia.

_Sigue a Brian Merchant en Twitter: @bcmerchant_

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs