medioambiente

Los otros desposeídos: 26 millones de pobres anuales por desastres naturales

Además de condenar a personas a vivir en lo más hondo de la pobreza, los desastres naturales tienen un costo global de 520 millones de dólares anuales y afectan principalmente a las naciones en vías de desarrollo, reveló un estudio del Banco Mundial
19.11.16
Imagen por Francis R. Malasig/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Las consecuencias de los desastres naturales graves empujan a aproximadamente 26 millones de personas a la pobreza y ocasionan una pérdida de 520 millones de dólares en el consumo mundial cada año, reveló un informe del Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR).

El análisis titulado "Indestructibles: Construyendo la resiliencia de los más pobres frente a desastres naturales" asegura que en dentro de los 117 países que formaron parte del estudio, la pobreza y la falta de capacidad para enfrentar estos fenómenos de la naturaleza magnifican las pérdidas de bienestar.

Publicidad

"Las tormentas, las inundaciones y las sequías tienen graves consecuencias humanas y económicas, y a menudo son los pobres quienes pagan el precio más alto. Generar resiliencia frente a los desastres no es sólo un objetivo razonable desde el punto de vista económico, es también un imperativo moral", dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, durante la presentación del informe en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CP22) de este año.

La población que vive en pobreza sufre más ante los desastres naturales por sobreexposición, es decir, en países como Panamá y Zimbabue hay un 50 por ciento más de probabilidad de que ocurra una inundación.

Los desastres metereológicos son cada vez más frecuentes y lo estamos pagando caro. Leer más aquí.

Otra razón es que la pérdida de riqueza para los más vulnerables es hasta tres veces superior a la de las personas que no son pobres; y la tercera razón es que tienen menor capacidad de resistencia y recuperación ya que, en gran parte, dependen de la ayuda que reciban de otras naciones y estas comunidades suelen tener menor apoyo que personas con mayor poder adquisitivo, asegura el estudio.

"Los pobres necesitan protección social y financiera frente a los desastres que no pueden evitarse. Con la adopción de políticas sobre riesgos de eficacia comprobada, tenemos la oportunidad de impedir que millones de personas caigan en la pobreza", argumentó Stephane Hallegatte, economista principal de GFDRR, encargada de dirigir el informe.

El estudio concluye que con mejores iniciativas para generar resiliencia, como lo son: sistemas de alerta temprana, mejora en el acceso a servicios bancarios personales, pólizas de seguros y sistemas de protección social, las comunidades podrían ahorrar hasta 100 millones de dólares y reducir en un 20 por ciento el impacto total de desastres.

Sigue a Martín Andrade en Twitter: @godomarto

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs