Actualidad

Este vídeo de un chaval meando en un ascensor es la mejor peli de horror

Una avería importante.
Mack Lamoureux
Toronto, CA
28.2.18
Photo via screenshots

A estas alturas podríamos decir que existe un género de vídeos que, no sin razón, se ha popularizado en internet: los del karma instantáneo.

¿A quién no le gusta ver cómo alguien que ha hecho algo malo recibe su merecido de forma casi instantánea? Presenciarlo estimula una zona primaria del cerebro vinculada al Schadenfreude. Como hemos podido ver en tiempo real que esa persona es una desgraciada, no tenemos por qué sentirnos mal por su sufrimiento.

Publicidad

Todo esto viene a colación del vídeo de un niño que se queda atrapado en un ascensor en la ciudad china de Chongqing tras orinarse en los botones. No cabe duda de que es el mejor thriller de venganza en ascensor de la era moderna (sí, mejor incluso que La trampa del mal). El vídeo está por todas partes, pero analicemos más detalladamente uno titulado “Chinese boy breaks elevator with his pee pee”.

¡Siri, dale al vídeo!

Gracias, Siri.

El corto empieza con las imágenes de una cámara de vigilancia que muestra a un niño con gafas y chaqueta verde en un ascensor. El chaval mira rápidamente a su alrededor para asegurarse de que está solo, luego posa la mirada en los botones del ascensor y ¡pam!, surge la ocurrencia. Casi se puede oír al chico pensar: Estos botones no están lo suficientemente mojados.

De lo que no cabe duda es de que el chaval tenía la vejiga llena cuando se metió en el ascensor y, bueno, sintió la llamada de la naturaleza, así que sin pensarlo dos veces, se bajó la bragueta y se puso a orinar. Para hacerlo más divertido, decidió remojar un poco los botones del ascensor (con tanta precisión, por cierto, que uno se pregunta si no lo habrá hecho ya antes).

Pero en cuanto deja de regar los botones, se produce el desastre. Con los pantalones aún desabrochados, el chaval llega a su destino pero ¡anda!, las puertas no se abren del todo. Pulsa uno de los botones (ahora lleno de su propia meada) y de repente todo el panel parece cobrar vida propia y las luces de los botones empiezan a encenderse y apagarse en una escena que parece sacada de El exorcista.

De repente, las luces del techo parpadean ominosamente. Si fuera una peli de miedo de verdad, este sería el momento en que la música se haría más tensa. El niño empieza a saltar de un lado a otro. Sabe que está pasando algo malo y que su meada tiene algo que ver con ello. La entidad del ascensor se está vengando de él.

Entonces ocurre: después de jugar un poco más con el niño, que no deja de pulsar todos los botones en un ataque de pánico, el ascensor lo deja en la completa oscuridad.

La única luz es la de los botones del panel, que a esas alturas se han puesto en modo Poltergeist. Y aquí termina nuestra película. Si solo dispusiéramos de este vídeo, no podríamos saber qué le paso luego al niño. Lo más probable es que, cuando las luces volvieran, el niño ya no estuviera en el ascensor. El diablo que habita el ascensor, cabreado por la meada, lo habría devorado.

Pero esto es la vida real y, según la traducción de varias noticias de diversos medios chinos, un equipo de rescate sacó al chaval del ascensor poco después del incidente. Cuando vieron las imágenes de la cámara, el equipo de rescate decidió compartirlas con el mundo, como tenía que ser.

Sigue a Mack Lamoreux en Twitter.

Este artículo apareció originalmente en VICE CA.