Drogas

Una pareja compró unas canecas plásticas por Amazon y recibió 30kg de marihuana

Como disculpa, la empresa mandó una tarjeta de regalo de 150 dólares.
Foto vía Flickr usuarios Global Panorama

 y 

Retinafunk

Una pareja en Florida obtuvo mucho más de lo que pidió cuando vieron que los recipientes plásticos que compraron por Amazon no estaban vacíos cuando llegó el envío. Según WFTV, estaban llenos de yerba.

La pareja afirmó que se dieron cuenta de que algo estaba raro tan pronto como recibieron el pedido. Los recipientes fueron mucho más difíciles de cargar de lo que serían un par de canecas plásticas. La Policía luego encontró que el paquete pesaba un total de 42,5 kilos.

Publicidad

"Eran extremadamente pesados, mucho más pesados de lo que serían cuatro contenedores", le dijo a WFTV el comprador de Amazon. Pidieron mantenerse anónimos, ya que hay muchas películas que empiezan así y luego terminan bastante mal.

Cuando la compradora abrió el paquete, encontró que cada uno de los recipientes contenía marihuana en papel de burbujas. Al pesarlo todo, la marihuana pesaba unos 30 kilogramos. Ella y su prometido quedaron completamente consternados y llamaron a la Policía.

"Cuando llegó el primer oficial, ella todavía no podía creerlo", dijo el cliente.

"Teníamos miedo de que alguien se entrara a nuestra casa [después de que la Policía se fue]", dijo. "No dormimos por días".

La Policía se llevó la yerba y empezó a investigar cómo diablos terminó un montón de marihuana en un cargamento de Amazon desde una bodega en Massachusetts. Así mismo, la pareja hizo su propia investigación. Presuntamente contactaron a Amazon para respuestas pero, después de dar vueltas y vueltas por correo, la compañía nunca dio una razón.

En vez de eso, servicio al cliente entregó una gift card de 150 dólares en Amazon y dijo que la compañía "era incapaz de hacer cualquier otra cosa por el momento". Según una declaración de Amazon enviada a WFTV, la compañía está trabajando con la Policía para resolver el caso.

La tarjeta de regalo puede ser suficiente para comprar otro set de recipientes plásticos, pero no compensa a la pareja por el miedo que crea pensar que algún narcotraficante los pueda estar asechando en busca de su yerba. Dicen que siguen a la espera de una disculpa.

"No hubo preocupación alguna por la seguridad del cliente", dijo el comprador anónimo. "Es que… esto pudo haber sido una catástrofe".