Bogotá

El slogan quedará "Bogotá mejor para todos y todas"... ¿De verdad?

Un juez decidió esto que, para muchos, es una pendejada. Aquí algunas preguntas que nos quedan.
Fotomontaje | VICE Colombia

Hoy, miércoles 13 de diciembre, amanecimos con un notición casi sacado de los archivos de Actualidad Panamericana: en un término máximo de 20 días, la Alcaldía Mayor de Bogotá tendrá que cambiar su lema “Bogotá mejor para todos” por “Bogotá mejor para todos y todas”.

La decisión fue tomada por Luis Octavio Mora, el juez 22 administrativo del circuito judicial de Bogotá, fallando una acción de cumplimiento interpuesta por Alirio Uribe, representante a la Cámara por el Polo Democrático, quien consideró que el slogan de la administración Peñalosa incumplía el acuerdo de uso de lenguaje incluyente en Bogotá. Como informó Semana: “el fallo, expedido el pasado 4 de diciembre, también le ordena al Concejo de Bogotá para que en adelante use las expresiones concejales y concejalas en todos los documentos oficiales y eventos públicos de esa corporación”.

Publicidad

Aunque parezca extraña, la decisión responde al Acuerdo número 381 del Concejo de Bogotá, concertado en 2009, en el que se reglamentó la promoción del uso del lenguaje incluyente. Allí se obligaba a las entidades del Distrito “al uso de expresiones lingüísticas que incluyeran tanto al género femenino como al masculino” en todos los documentos públicos . Señoras y señores, concejales y concejalas, bogotanos y bogotanas… Ahora, todos y todas.

La decisión del juez y la tutela del concejal Uribe han revivido el viejo debate sobre las prácticas machistas en el lenguaje cotidiano —uno que todavía sigue transitando un terreno arenoso y polémico—. Porque las preguntas que hay detrás no tienen una respuesta fácil: ¿en una lengua con géneros que privilegia a los hombres, cómo reivindicar el lugar de las mujeres? ¿sí vale la pena concentrar los esfuerzos de “igualdad” en temas como el lema de la Alcaldía y no en procesos más estructurales de violencias machistas concretas, de esas que abundan en la ciudad?

Para abrir el debate, aquí dejamos algunas de las preguntas que quedan después de ese fallo.

¿Qué dicen los que impulsaron la decisión de obligar a decir “todos y todas” en el lema de la Alcaldía?

En la sentencia, el juez Mora afirmó que la Alcaldía “desatendió las peticiones ciudadanas que le pidieron usar el lenguaje incluyente”. También, según él y como cita Semana, “se desacató la jurisprudencia constitucional y las recomendaciones de la Defensoría del Pueblo que expresamente ha considerado que no se puede asumir que el lema “Bogotá mejor para todos” es incluyente y democrático”.

No sería democrático porque, según Susana Rodríguez Caro, Defensora delegada para derechos de las mujeres y asuntos de género, aceptar eso es “aceptar y reforzar lo masculino como equivalente de lo universal, lo cual implica un retroceso en materia del reconocimiento y respeto de los derechos de las mujeres, por el que tanto han trabajado a lo largo de la historia numerosas mujeres y organizaciones defensoras de los derechos humanos”.

Publicidad

El concejal Uribe citó en Blu Radio todos los tratados internacionales que promueven prácticas incluyentes para las mujeres en el mundo; entre ellas, el uso del lenguaje. Recordó que la Secretaría de la Mujer habla de una “Bogotá mejor para todas” como motor de ese uso. “Esto tiene una lucha histórica por los derechos de las mujeres”, dijo Uribe.

¿Usar un masculino, para hablar de un conjunto de hombres y mujeres como el “todos” del lema, es machista? ¿Qué piensan otras feministas?

La cosa no ha sido pensada así por todas. Por ejemplo, feministas como la escritora Carolina Sanín han rechazado el uso de ese supuesto “lenguaje incluyente” a pesar de que reconocen que la apreciación de la que parte la lucha es justa. Como dice en una columna sobre el tema: “Que en el español —una lengua cuyos artículos, adjetivos y sustantivos tienen género— se asuma que el masculino comprende el femenino se debe obviamente al dictado de la cultura patriarcal, que entiende el masculino como el género por defecto, y el femenino, como el género defectuoso”. Aun así no lo usa. Entre otras, porque prefiere “honrar el sobreentendido y evitar repeticiones que no enriquecen ni aclaran el significado” y porque nota “que la directriz ha servido únicamente a los políticos, por lo general tan desinteresados en la igualdad como en la lingüística”.

Para ello, Sanín ha arrojado una propuesta: “Yo propongo que ambos géneros gramaticales se incluyan mutuamente. Es un arreglo que no vulnera la economía y que se atiene a la realidad”.

¿Cómo va a ser la vuelta: se quitan todas las chaquetas, banners, folletos y demás que digan solo “Bogotá mejor para todos”?

“Esto no tiene ninguna repercusión económica”, dijo el concejal Uribe. “En la demanda yo dije toda la publicidad que se tenga (…) afiches, chaquetas, hay que seguirlos utilizando hasta que se acaben. Pero en las nuevas contrataciones, los logos ya deben decir “Bogotá mejor para todos y todas”. Un pequeño

Pero… ¿Bogotá sí va a ser mejor para todos y todas ahora que su lema diga “todos y todas”? Hmm…