Publicidad
universidad

Personas sobrecualificadas explican los curros de mierda en los que trabajan

"Mucho estudio para dedicarme a poner piña en la pizza".

por Alba Carreres
22 Noviembre 2018, 5:00am

Doble licenciados sirviendo cafés a primera hora de la mañana para poderse pagar el alquiler, doctorandos en el Fnac y graduados con un master de reponedores en el Decathlon. No hay ningún trabajo despreciable, claro está, pero cuando has estudiado tanto y has dedicado todos tus esfuerzos (y ahorros) a conseguir sacarte un título porque tus padres te decían "tienes que estudiar", puede ser frustrante arremangarse y acabar fregando platos, suelos o baños.

Lo peor de todo es que no hemos tenido que buscar demasiado para conseguir estos testimonios. Es algo que se ha vuelto demasiado habitual. Según este estudio, el 66% de los jóvenes estudia más de lo necesario y se sienten sobrecualificados par el puesto que ocupan. Quizás leyendo las historias de toda esta gente te das cuenta de que no son tan distintas a la tuya.

1542815056541-IMG_6768

"Tengo 23 años, cuando tenía 22 empecé a trabajar en un agujero de precariedad laboral, una conocida cadena de pizzas a domicilio. Soy de Galicia y tengo dos títulos de técnica superior, un tercero en Caminos, un ciclo superior de Agencias de Viajes y Gestión de Eventos, también tengo un ciclo superior de Guía, Información y Asistencias Turísticas. Actualmente, estudio un ciclo superior en Gestión de Alojamientos Turísticos. Mucho nombre para dedicarme a poner piña en la pizza.

Mi contrato era de 40 horas, que realmente eran 60 y apenas sobrepasaba los 200 euros al mes. Al final de la noche, si habíamos sacado alguna pizza mal, se repartía entre los que cerrábamos. Un punto a favor de la empresa.

"Mucho estudio para dedicarme a poner piña en la pizza"

Tuve la suerte y privilegio, oh, dichosa de mí, de ser ascendida a encargada. Bueno, ascendida habría que leerlo entre muchas comillas. Me subieron el número de horas complementarias y me las pagaban mejor, pero contrato y el sueldo base no cambió.

Por suerte me apareció otro trabajo algo más acorde con mis estudios (camarera de pisos, por decirlo de algún modo) y para allí que me fui. Ahora estoy en el paro de nuevo, en búsqueda activa y me ha tocado volver al nido, con mis padres".

Ana, 23 años

1542813169410-IMG_6770

"Estoy terminando de graduarme en Bellas Artes, tengo varios cursos de especialización en diferentes materias artísticas y una formación en arte feminista bastante extensa a la par que estoy cualificada para comisariar exposiciones. Mientras acabo de estudiar tengo varios trabajos que compagino como puedo. Todo esto obviamente con un sueldo precario y con condiciones bastante irregulares.

"Actualmente tengo cuatro trabajos, ninguno con contrato firme"

Actualmente tengo cuatro, ninguno con contrato firme. Un día a la semana limpio dos casas, 5 horas en cada una. Los jueves trabajo en una sala desde las 12 de la noche a las 7 de la mañana. En ambos trabajos no estoy dada de alta en la seguridad social porque mis jefes se niegan. Viernes y sábado trabajo en otra sala, también desde las 12 de la noche hasta las 7 y media de la mañana. Los sábados además trabajo desde las 12:30 o las 14:00 (depende del día) a 21:00 o 22:30 en eventos de música, conciertos, etc. En estos dos últimos sí estoy dada de alta. En las salas y en los conciertos trabajo de camarera.

Para que os hagáis una idea, en las casas se cobra menos de 5€ la hora y en los eventos y salas de 6€ a 8€ la hora. Actualmente vivo con mis padres porque me es imposible independizarme así".

Marta, 23 años

1542813404861-IMG_6772

"Estoy graduado en Geogafía y Ordenación del Territorio. Además tengo un máster en Formación de Profesorado de Historia y Geografía.

Antes trabajaba en Correos los fines de semana y los festivos. No era como el típico cartero que te llama siempre a la hora de comer o antes de levantarte, trabajaba en una nave donde mi función era clasificar las cartas y los paquetes dependiendo de la provincia a donde fuera.

Ganaba bastante bien pero acababa desquiciado con el trabajo, de tan monótono resultaba absurdo. Me sentaba en una silla, recibía un saco entero de paquetes o cartas y en un casillero marginado las clasificaba por provincias. A mis amigos les decía que al menos me dedicaba a algo que, cogido con pinzas, podía ser considerado como relacionado con mi carrera, aunque fuera meter el paquete de Antonio en el casillero de Valencia. Lo dejé porque me iba a morir del aburrimiento, a parte de que era un contrato temporal.

"Está la gente que, como yo, necesitamos el dinero y nos conformamos con cualquier mierda para subsistir."

Ahora vivo en casa de mis padres y doy clases en un centro en el centro de Madrid por el cual no cobro ni un duro. Pero la verdad es que este trabajo me llena más que cualquier otro porque son chavales que dejaron de estudiar y ahora quieren reengancharse. A parte de las clases he montado una asociación cannábica con unos amigos, también en el centro de Madrid.

Hay gente que no hace nada esperando tener ya de primeras el puesto de sus sueños. Luego también está la gente que, como yo, necesitamos el dinero y nos conformamos con cualquier mierda para subsistir. Aunque yo admito que lo tengo relativamente fácil porque vivo con mis padres".

Luis Miguel, 28 años

1542815072050-7799ea51-2a05-4b81-bfb4-872965d13999

"Soy licenciada en Comunicación Audiovisual y tengo un posgrado en Locución en Radio y Televisión. Todo para acabar haciendo mi propio morning show detrás de la barra de un bar durante gran parte de mi trayectoria profesional. Mientras servía cafés además estudié el máster Formación de Profesorado. Realmente no sé por qué me lo saqué, si no soporto a los niños.

No es que me sintiera sobrecualificada, es que sentía que no era mi trabajo. Me gustaba más estar en la barra que en la sala, porque el trabajo en equipo en aquel bar era complicado. Cada mañana tenía los mismos clientes, que me explicaban su vida mientras les preparaba el café. Cuando empecé a estudiar, lo hice pensando que algún día sería locutora de radio y allí estaba, haciendo mi propio espectáculo. Antes de meterme en aquel bar había trabajado mucho tiempo gratis en la radio y en la tele, y vi que vivir de aquello era más que complicado.


MIRA:


Después de trabajar, en el bar me cogieron en un bufete de abogados de chica para todo (el trabajo me lo ofreció un cliente del bar) y ahora curro para una consultoría. Para sentirme autorealizada como profesional, empecé un proyecto propio como fotógrafa de bodas. Ahora tengo los fines de semana ocupados y entre semana también. No tengo tiempo ni para ver a mis amigas, pero este ya es otro tema".

Ana, 33 años

1542875720029-e0685bb6-6e55-4454-8f18-b614ac2ae9cf

"He estudiado Ingeniería Química y tengo una mención en Procesos Químicos. Hace dos años acabé la carrera y solo he tenido un trabajo. Soy operario de línea de una conocida marca de refrescos. Mi trabajo consiste en mantener la máquina que rellena las botellas en marcha y en pasar los controles de calidad (que tengan el azúcar que haga falta o el gas correspondiente, vamos).

Es un trabajo que puede hacer todo el mundo, pero yo en cambio he estudiado muchos años para acabar mirando una máquina mientras funciona. Cuando hay un atasco de botellas simplemente las recojo y las tiro si es que no se pueden salvar. Trabajo por turnos. Sí, también hago turnos de noche.

"No me puedo quejar, porque con un trabajo tan poco cualificado como el mío cobro más que compañeros míos que ejercen de ingenieros"

No dejaré el trabajo hasta que no encuentre algo que me motive y que sea de lo mío. Vivo con mis padres, por lo que no hay presión. De todas formas, creo que cada año se gradúan muchos estudiantes y no hay capacidad para todos ellos en el mercado laboral. Eso genera un problema para mucha gente, tardamos más en tener independencia económica y al haber tanta demanda de trabajo los sueldos bajan. A pesar de ello no me puedo quejar, porque con un trabajo tan poco cualificado como el mío cobro más que compañeros míos que ejercen de ingenieros".

David, 26 años

Sigue a Alba en @AlbaCarreres.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
dinero
estudiantes
Estudios
Educación
trabajo
Trabajos de mierda
estudiar
curros
curros de mierda
ir a la universidad
sobrecualificados