Publicidad
Porno

Todos hablan de Torbe, pero nadie critica el contenido asqueroso de sus vídeos

Los expertos denuncian que casos como el que implican a dos futbolistas en la red de explotación sexual ponen de manifiesto la existencia de una industria que prostituye a las mujeres y fomenta modelos desigualitarios

por Patricia Rafael
16 Junio 2016, 9:40am

Captura de pantalla vía YouTube

"El bukkake es hoy uno de los géneros porno más demandados y placenteros. ¿Acaso no te excita ver a una mujer sometida hasta que es regada enterita en tetas, coño, cara (y donde haga falta) por la corrida de cada tío con el que disfruta? Es difícil resistirse a la tentación de cruzar la delgada línea que separa el sexo en pareja del grupal, pero este último multiplicará tu morbo. Te quedarás con ganas de participar y de darle tobas con tu polla antes de penetrar toda su boca hasta la campanilla. No hay mamada sin arcada".

La descripción hace referencia a uno de los múltiples vídeos que se pueden encontrar en una de las páginas del productor de pornografía José Ignacio Allende Fernández, más conocido como Torbe, y en prisión preventiva desde abril por trata de seres humanos con fines de explotación sexual, agresión sexual, pornografía infantil y abuso de menores, entre otros delitos. En esas imágenes, realizadas fundamentalmente para el consumo masculino, se puede ver cómo una mujer muy joven, de rodillas va realizando felaciones a más de una docena de hombres, quienes eyaculan en su cuerpo, a veces en su boca. La cara de ella pocas veces es de placer.

Torbe, cuyas vídeos están al alcance de cualquiera en internet, es conocido como el rey del porno español. Ahora se sabe, tras la las informaciones publicadas por Eldiario.es sobre el sumario judicial, que el empresario presuntamente abusaba de las chicas —alguna de ellas menores de edad— que participaban en sus vídeos, que las chantajeaba para obligarlas a mantener relaciones sexuales con varios hombres para luego grabarlas. Además, en uno de estos casos de abusos, participó el futbolista Iker Muniain, en un encuentro que la policía asegura que pagó el ahora portero de la selección española de fútbol David de Gea.

El machismo ha impuesto la visión de que los hombres necesitan desahogarse cuando en realidad es una manera de seguir ejerciendo el poder

El caso ha puesto sobre la mesa una realidad que la opinión pública asume como inevitable y que pocas veces entra en el debate sobre los casos de redes de explotación sexual: la prostitución no existiría si los hombres no la consumieran. "Nos alarmamos ante determinados casos cuando en realidad si esto está pasando es porque hay una red de consumo de mujeres a disposición del mercado que existe desde los más altos niveles hasta el bar de carretera más apartado", afirma Miguel Lorente, forense y profesor de Medicina Legal en la Universidad de Granada y uno de los mayores expertos en violencia de género. "Y existe", continúa, "porque el machismo ha impuesto la visión de que los hombres necesitan desahogarse cuando en realidad es una manera de seguir ejerciendo el poder".

Para Ana de Miguel, profesora titular de Filosofía Moral y Política de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, "la prostitución es una auténtica escuela para aprender a interiorizar las relaciones de desigualdad". Para la autora de Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección, "el modelo es que los chicos ven a las chicas para su placer, son cuerpos que están a su servicio y lo que están aprendiendo con la prostitución y la pornografía es que todos los hombres tienen derecho a satisfacer su deseo sexual".

"Guapas, feas, tetonas, culonas pero todas son puro vicio. ¿Que no te lo crees? Pues conoce los mejores bukkakes y corridas de Torbe con las chicas más cerdas y calientes del porno nacional. Ellas no se cansan de pedir más rabo. Solo quieren que un hatajo de hombres se las corran en la boca porque así son ellas, cochinas y cachondas hasta decir basta" es otra de las descripciones que se realizan en la página de vídeos producidos por Torbe. En el sumario judicial desvelado por Eldiario.es aparece incorporado un informe de la Brigada Contra la Trata de los Seres Humanos de la Policía que acredita que una las testigos protegidas fue obligada a realizar escenas porno con más de 30 hombres.

Cuando salió a luz la implicación de De Gea y Muniain en el caso Torbe, el seleccionador español, Vicente del Bosque, señaló que "De Gea ha dado las explicaciones que debía y ha dejado claro que nada tiene que ver con este asunto". El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, rechazó hacer declaraciones sobre la investigación por estar en fase de instrucción judicial y se limitó a comentar: "Deseo que esto en ningún caso afecte a la selección española".

"No queremos darnos cuenta pero la pornografía es hoy omnipresente en la vida cotidiana a través de internet y el mensaje que reciben los hombres es que las mujeres son objetos sexuales a su alcance", subraya De Miguel, quien sostiene que "el problema real es el de la imposición de la pornografía como sexualidad normativa y hegemónica y se está relacionando con un tipo de comportamiento que cada vez es más popular en las redes".

Beatriz Gimeno, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid, y autora del libro La Prostitución, explica que en sus investigaciones está constatando cómo ejemplos como el de Torbe se están convirtiendo en un modelo a seguir. "La sexualidad que muestra es que es un tío cualquiera, como ellos, y que si hay consentimiento todo vale y los jóvenes están aprendiendo que el sexo es así", sostiene Gimeno. "Es lo único que están conociendo porque no existe una educación sexual que contrarreste estos mensajes y que les diga que eso no tiene por qué gustarle a las chicas; la sexualidad masculina que estamos construyendo es una sexualidad patriarcal".

Para De Miguel, existe hoy una concepción "neoliberal de la sexualidad en que todo vale si hay consentimiento y dinero de por medio". "El hecho de que los varones busquen y encuentren placer sexual de personas que obviamente no les desean en absoluto [en referencia a la prostitución] es una importante materia de reflexión". Lorente describe esa elección, que se niega a describir como normal, como una forma que tienen los hombres de seguir ejerciendo el poder sexual sobre las mujeres. "Ellos tienen dos vías para llevar a cabo ese poder: la prostitución y la violación, en un caso emplean la violencia y en otro, el dinero".