FYI.

This story is over 5 years old.

Estados Unidos está enviando cientos de tropas más a Irak para arrebatar Mosul a ISIS

El envío de más soldados se produce tres meses después de que Washington anunciara que destacará a 200 soldados para que se sumen a la avanzada de las tropas iraquíes rumbo a la reconquista de la segunda ciudad más grande de Irak.
El secretario de defensa estadounidense Ash Carter habla a las tropas multinacionales en el aeropuerto internacional de Erbil, en Irak, el pasado 24 de julio de 2015. (Imagen por Carolyn Kaster/Reuters)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Estados Unidos está apuntalando su campaña militar contra Estado Islámico con el envío de cientos de tropas para colaborar con la tropas iraquíes. La idea es asestar la estocada final a los combatientes yihadistas que siguen defendiendo el último gran bastión del terrorismo, hacia finales de este año.

Así lo anunció el lunes el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, durante una visita a Bagdad en la que se reunió con el primer ministro iraquí Haider al-Abadi, su ministro de Defensa, Khaled al-Obeidi y con la cúpula militar estadounidense.

Publicidad

El nuevo destacamento aumentará las tropas estadounidenses en Irak hasta los 4.700 efectivos, tal y como informa el rotativo londinense The Guardian. Se trata de 560 soldados que estarán trabajando mayormente en la base aérea militar de Qayar. Qayar estuvo hasta hace poco en manos de los yihadistas, hasta que las fuerzas iraquíes lograron hacerse con su control. El flamante plan no es otro que planear la ofensiva para reconquistar Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, desde allí.

Las fuerzas del gobierno iraquí declararon el sábado que habían recuperado la base aérea, situada a 40 kilómetros de Mosul con la ayuda de la coalición liderada por Estados Unidos

"Con la ayuda de las tropas adicionales de Estados Unidos conseguiremos incorporar un plus de fuerza a la misión y suministrar un apoyo decisivo a las fuerzas de seguridad iraquíes en el momento clave de la batalla", comentó Carter a las tropas estadounidenses concentradas en Bagdad.

El último refuerzo de la delegación estadounidense en Irak se produjo hace menos de tres meses. Entonces Washington anunció que desplazaría alrededor de 200 soldados más para acompañar a las tropas iraquíes que avanzaban rumbo a Mosul.

La coalición liderada por EEUU ataca la Universidad de Mosul, uno de los cuarteles de ISIS. Leer más aquí.

Carter comentó a los periodistas antes de su regreso a Estados Unidos que sus fuerzas trabajarán incansablemente para convertir Qayara en el nuevo centro de operaciones logística en la zona.

Publicidad

La base aérea es "uno de los centros de operaciones desde los que… la fuerzas de seguridad iraquíes nos ha acompañado y asesorado siempre que ha sido necesario, y se convertirá en el destacamento más completo situado al sur de Mosul", aseguró.

La reconquista de Mosul, que se ha convertido en la capital de facto de los guerrilleros yihadistas de Estado Islámico puede suponer un golpe definitivo contra la resistencia yihadista. El plan orquestado por Abadi y Estados Unidos planea debilitar la estructura de Estado Islámico y su capacidad de seguir perpetrando atentados en Occidente, una tendencia que parece estarse propagando entre formaciones no estrictamente yihadistas.

Han transcurrido ya 2 años desde que Estado Islámico se apropiara de un amplia franja de territorio en el norte de Siria y de Irak y proclamara la inauguración de su Califato, tras una ofensiva despiadada. La carnicería orquestada, la guerra civil siria y las distintas etnias que se mueven en los territorios fronterizos, han provocado que a día de hoy las fuerzas itinerantes alineadas contra el yihadismo se hayan atomizado. Actualmente Estado Islámico está perdiendo territorio a marchas forzadas, noqueado por el avance de un ejército enemigo que le ataca por todos los flancos y que ha encogido sus dominios proverbiales.

Los yihadistas han decidido combatir la ofensiva en su contra con una serie de atentados desplegados lejos del campo de batalla, como la brutal masacre provocada hace 10 días por un camión frigorífico. El vehículo explosionó en un distrito comercial de Bagdad en el último sábado del Ramadán y mató a casi 300 personas —en lo que supuso el bombardeo más letal padecido por la ciudad desde la estrepitosa invasión liderada por George W.Bush contra Saddam Hussein.

Publicidad

La cúpula militar estadounidense considera que tales ataques son una reacción desesperada ante los reveses que los yihadistas están padeciendo en el campo de batalla. Claro que también hay quien cuestiona esa tesis y considera que el aumento de los atentados suicidas perpetrados a escala global sugieren exactamente lo contrario.

El ejército de Estados Unidos se prepara para reconquistar la segunda ciudad más grande de Irak. Leer más aquí.

"En realidad lo que demuestran los últimos ataques en Estambul, Dacca, Medina y Bagdad es que Estado Islámico sigue con su fortaleza intacta y que su supervivencia está fuera de toda duda", ha escrito recientemente el experto en terrorismo Hassan Hassan. "La amenaza está lejos de desaparecer".

Un miembro de la cúpula del Departamento de Defensa estadounidense ha asegurado que la base aérea de Qayara se convertirá "en un lugar estratégico para nuestros consejeros y para nuestra artillería. Trabajar cuerpo a cuerpo con los iraquíes hará que seamos más compactos en el campo de batalla".

Carter ha comparado la importancia estratégica de la flamante base con la de la que queda cerca de Makhmour, un centro de operaciones fundamental para las tropas iraquíes en la otra orilla del río Tigris. Las tropas estadounidenses también han podido conocer aquellas instalaciones. Fue allí, precisamente, donde un oficial de la Marina estadounidense murió durante un bombardeo enemigo.

Publicidad

Las tropas de Estados Unidos ya han visitado Qayara para evaluar su situación y comprobar que los consejeros están preparados para brindar asistencia ingeniera especializada en Mosul, donde Estado Islámico ha hecho explosionar los puentes que cruzan el Tigris, tal y como han informado funcionarios estadounidenses.

Las fuerzas iraquíes ya habían reforzado el perímetro de su base aérea en previsión de que existiera un contraataque desde cualquier población cercana a Qayara, donde Estado Islámico sigue conservando su poder. Así lo ha comentado otro miembro de las fuerzas de Obama en Bagdad.

Estado Islámico ha padecido varias pérdidas territoriales en los últimos meses, entre ellas la de la ciudad siria de al-Shadadi, que fue arrebatada con la ayuda de las Fuerzas Democráticas de Siria durante el mes de febrero. Las fuerzas estadounidenses, como no, habrían respaldado aquella operación, de la misma manera que lo hicieron en Ramadi en diciembre y en Faluya hace solo unas semanas.

El primer ministro iraquí, por su parte, ha prometido que Mosul volvería a ser iraquí a finales de año

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES