Creators

Vandalizan una escultura virtual de Jeff Koons en NY

La primera bomba de graffiti en realidad aumentada se ubicó en el famoso "perro de globo" de Jeff Koons en el mundo digital de Nueva York.
6.10.17
Captura vía Instagram.

Hace un par de días Snapchat anunció una intervención de Jeff Koons en espacios geográficos específicos con realidad aumentada. Con esculturas en Londres, Nueva York, París, Toronto, Chicago, Río de Janeiro y más, las esculturas de Koons tienen como simple finalidad hacer aún más presente el papel del arte en el mundo digital o, de perdida, generar un millón de selfies en las afortunadas ciudades que lo tienen.

Publicidad

El problema surgió o, más bien, las cosas tomaron un giro cuando, al día siguiente, se reveló que la escultura digital de Koons había sido "vandalizada" por Sebastian ErraZuriz y su estudio, Cross Lab, a manera de protesta por la inminente invasión del espacio digital por marcas, patrocinios y más control de masas por consumismo. El resultado fue una intervención en la que se hicieron graffitis digitales sobre la escultura, donde se pueden notar los nombres de varios artistas actualmente activos en Nueva York.

El acto vandálico no está en Snapchat, obviamente, sino que fue publicado en exactamente las mismas coordenadas geográficas que el "Perro" escultórico de Koons en la ciudad de Nueva York, solo que a través de la aplicación ARNYC de Cross Lab. A través de su cuenta de Instagram, ErraZuriz, planteó: "¿Se le debe permitir a las corporaciones poner cualquier contenido que quieran sobre nuestro espacio digital público? Central Park le pertenece a la ciudad de Nueva York. ¿Por qué las corporaciones podrían, libremente, etiquetar sus coordenadas de GPS gratis? Sabemos que harán dinero rentando lugares específicos de GPS a marcas y bombardeándonos con publicidad. Ellos deberían pagar renta, nosotros deberíamos escoger para aprobar lo que puede ser etiquetado geográficamente en nuestros espacios digitales públicos y privados."

Por si quedaban huecos conceptuales, el usuario @mitchryanjensen planteó la pregunta sobre si, en cualquier caso, estas corporaciones como Snapchat no deberían tener primicia sobre los espacios digitales que ayudaron a construir y a usarlos medianamente como les parezca. ErraZuris respondió: "Las plataformas de medios son privadas y todos nos unimos voluntariamente, pero conforme vamos subiendo más y más de nuestras vidas en las plataformas nos empezamos a dar cuenta a qué nos inscribimos. Hay muchas cosas que necesitan ser discutidas y evaluadas antes de que las aceptemos. Por ejemplo, la realidad aumentada permite el uso de publicidad de corporaciones privadas sobre edificios reales, monumentos, casas, gente… ¿Por qué se le debería permitir a una compañía usar la imagen de alguien más para vender algo?

Habrán detractores y también partidarios, pero lo que es una realidad es que el comentario de ErraZuris no sólo es válido, sino es necesario en un mundo donde la realidad aumentada cada vez se vuelve más presente.

Puedes conocer más sobre la producción artística de Sebastian ErraZuris, en su sitio.

Relacionados:

La historia del arte convertida en romance pop

El humor negro en las historietas surreales de Pedro Mancini

Un homenaje ilustrado a los perros rescatistas de México