Actualidad

Personas que arruinaron siete piezas de arte invaluables en 2017

¿Cuántas contaremos este año?
Juan  Regis
traducido por Juan Regis
7.1.18
(Izquierda) captura de pantalla vía The Aspen Times; (derecha) YouTube

Mi tercer peor miedo —después de las piedras en el riñón y guerras nucleares— es que un guardia de seguridad de un museo me regañe. Tal vez soy un miedoso, pero me aterra pensar la vergüenza que me provocaría transgredir las reglas que resguardan los sagrados vigilantes de nuestra cultura.

Afortunadamente, no soy así.

El año pasado compilé una lista de todas las obras de arte invaluables que la gente arruinó en 2016, con la esperanza de que los humanos preservaran nuestro legado artístico en el 2017. Pero no fue así. Esto es lo que perdimos:

La calabaza de Yayoi Kusama

La exhibición Infinity Mirrors de Yayoi Kusama tenía menos de una semana en el museo Hirshhorn de Washington DC, cuando un visitante rompió una escultura brillante con forma de calabaza a finales de febrero, supuestamente mientras intentaba tomarse una selfie.

La vocera del museo, Allison Peck, confirmó el incidente en la sala llamada "Infinity Mirrored Room —All the Eternal Love I have for the Pumpkins". Peck comentó para el sitio Hyperallergic que "una pieza… Experimentó daño menor y la sala fue cerrada temporalmente", y confirmó en The New York Times que un visitante "dio un paso en falso" desde una pequeña plataforma y dañó una de las esculturas.

Publicidad

Mientras que una escultura similar de Kusama se vendió en casi 800 mil dólares en 2015, Peck comentó para artnet que "las calabazas individuales dentro del Infinity Room no tienen valor intrínseco por sí solas", y explicó que el costo de reemplazo por una de ellas era "insignificante". Poco tiempo después se consiguió una calabaza de reemplazo, y la sala de exhibición volvió a la normalidad.

The Morning Walk de Thomas Gainsborough

En marzo, una sección de la National Gallery de Londres fue evacuada luego de que un hombre dañara la famosa pintura de Thomas Gainsborough con una broca. Keith Gregory, de 63 años, atacó la obra del pintor inglés, The Morning Walk, supuestamente porque las voces en su cabeza se lo ordenaron, "deja una marca en la pintura y tu familia te encontrará".

La obra de 1785, valuada en millones, sufrió un daño de 13,500 dólares por dos rayones, pero en 10 días se restauró y se exhibió al público. Gregory, quien solía vivir en la calle y había sido tratado por paranoia y alucinaciones auditivas, recibió cargos por causar daño criminal pero en diciembre se le retiraron por razones de salud mental.

Untitled 2004 de Christopher Wool

A principios de mayo, un hombre desconocido con lentes de sol y boina entró a la Opera Gallery de Aspen y realizó un par de cortes a la pintura del artista estadounidense Christopher Wool.

La obra, Untitled 2004, tiene un valor menor a los tres millones. El hombre, cuya motivación e identidad siguen sin conocerse, hizo dos hoyos en el lienzo con un objeto afilado, estropeando de esta forma la pintura, de acuerdo con el dueño de la galería, Gregory Lahmi. Un representante de los dueños de la pintura comentó, por medio de un abogado, que el daño fue mínimo, aunque nunca se especificó el costo de la reparación.

Publicidad

El agresor disfrazado todavía no es identificado; la policía de Aspen dijo en noviembre que se encuentran en medio de una investigación internacional.

Las coronas de Simon Birch

En julio, una mujer que visitaba la exhibición The 14th Factory del artista británico, Simon Birch, en Los Ángeles perdió el equilibrio mientras intentaba tomarse una selfie y provocó el efecto dominó de los estantes donde se encontraban las piezas de arte.

El video del incidente, subido a YouTube por un hombre que asegura ser "amigo" de Birch, ha acumulado más de siete millones de visitas hasta la fecha.

Aunque algunos especularon que el video pudo haber sido un acto planeado para promocionar la exhibición, Birch dijo a los medios que fue un accidente, y valuó el daño de su obra en 200 mil dólares.

La Femme De La Nuit Hibou de Jacques Newashish

En el festival First Peoples de Montreal, un tótem de madera creado en honor a una mujer indígena desaparecida y asesinada quedó arruinado accidentalmente por un empleado de la ciudad. De acuerdo con el medio Montreal Gazette, el artista Jacques Newashish pasó tres días usando una motosierra y un hacha para darle forma a su obra La Femme De La Nuit Hibou (La mujer búho de la noche), la cual planeaba quemar como una ceremonia simbólica de purificación.

Sin embargo, un trabajador de la ciudad encargado con la tarea de limpiar al aserrín y los pedazos de madera aventó el tótem a la basura por accidente. "El destino de la pieza de arte es irónico dado el mensaje que el artista quería entregar, enfatizando la injusticia experimentada por las mujeres indígenas desaparecidas y las familias afectadas", comentó Clode Jalette, compañero de Newashish. Los organizadores del festival destacaron la situación como un "desafortunado error" y admitieron que debieron estar más al pendiente.

Dos Warhols originales y más

Este incidente apenas alcanzó a entrar a la lista del año pasado, cuando una mujer de Texas fue acusada de destruir dos pinturas originales de Andy Warhol a finales de diciembre. De acuerdo con KHOU, la reportera freelance, Lindy Lou Layman, de 29 años, se encontraba en una cita con el prominente abogado de Houston y recaudador de fondos de Trump, Anthony Buzbee, cuando las cosas se salieron de control.

Luego de que ambos se trasladaran a la mansión de Buzbee, Layman —quien Buzbee asegura se encontraba ebria— se negó a salir de su casa después de solicitar varios Ubers. El abogado dice que Layman comenzó a romper su colección de arte, supuestamente aventando vino tinto sobre dos Warhols originales valuados en medio millón de dólares, además de arrojar dos esculturas con valor de 20 mil dólares cada una. Layman, quien se dice provocó un daño de 300 mil dólares, fue arrestada pero dejada en libertad después de pagar una fianza de 30 mil dólares. "También arrancó de la pared un Renoir y un Monet", comentó Buzbee para Texas Lawyer. "Afortunadamente no sufrieron daños".