FYI.

This story is over 5 years old.

Nuestro amado aguacate está destruyendo los bosques de México

Las órdenes extra de aguacate siempre cuestan porque su precio está por lo cielos. Es tan apreciado, que algunos agricultores están dispuestos a todo con tal de vender más y más aguacates.
Hilary Pollack
Los Angeles, US
18.8.16

Seguramente ya las has visto: las populares playeras que dicen "I Know Guacamole Is Extra" rinden homenaje al insaciable apetito de Estados Unidos por el aguacate. (Suspiro) ¿De qué sirven unos frijoles, arroz o salsa sin una guarnición de cremoso y delicioso guacamole?

Y existe una razón por la que el guacamole tiene un costo extra. Está hecho con aguacate y éstos son caros. Si no lo sepas, estamos en medio de un "Aguacapocalipsis" gracias a escarabajos voraces, patrones inconvenientes del clima y otros problemas en la cadena de producción, la cual está teniendo muchas dificultades tratando de satisfacer la demanda aparentemente ilimitada por esta fruta cremosa.

Publicidad

Sí, existe un lado oscuro de la obsesión de Estados Unidos por el aguacate. Y cada vez se vuelve más oscuro.

Según Associated Press, los bosques de pinos en el centro de México están en peligro, pues los agricultores locales están acabando con ellos, para espacio y plantar más árboles de aguacate como respuesta a la fiebre estadounidense por el guacamole. Y allá están más que felices de seguir pagando, como lo demuestran sus playeras cursis.

LEER MÁS: El aguacate mexicano sigue luchando contra el narco

Los árboles de aguacate crecen en condiciones similares a los pinos y abetos, como los que florecen en las montañas del rico estado de Michoacán. Por lo tanto, los agricultores están eliminando las coníferas y las reemplazan con aguacates jóvenes que pueden camuflar con las copas del bosque para evitar ser detenidos por las autoridades.

Bueno, ¿qué problema hay en deshacernos de algunos estúpidos árboles?, podrías preguntarte, especialmente si eres un progresista intenso que no puede imaginar la vida sin los aceites saludables de nuestra querida fruta con piel de caimán. Existen mayores preocupaciones relacionadas con la merma de estos bosques en Michoacán; los árboles de aguacate requieren más agua que los pinos y abetos, por lo que absorben gran parte del agua que de otra forma iría a los caudales adyacentes, mismos que sirven como fuente de agua para la flora y fauna de la zona. Los bosques son hogar de vida silvestre abundante, particularmente mariposas monarca, las cuales migran desde Canadá hasta Michoacán durante el invierno.

LEER MÁS: Una máquina evita que se oscurezcan los aguacates

Sin mencionar todos los químicos —pesticidas, fertilizantes, etc.— y la contaminación asociada a la agricultura y transportación del aguacate. Imagina enormes camiones circulando por las carreteras locales y una creciente necesidad de madera —por tanto, más árboles talados— para empacar y enviar los productos luego de recolectarlos.

Según la AP, el precio del aguacate está en aumento justo ahora —en enero su precio era de casi 86 centavos de dólar, para julio llegó a $1.10 dólares la pieza— y el peso no está en su mejor época: una situación especialmente ventajosa para los agricultores. Desafortunadamente, esto provoca que muchos de ellos ignoren la gran cantidad de daño directo y colateral causado por esta deforestación.

RECETA: Guacamole clásico

Un reporte de 2012 demostró que el cultivo de aguacate en México estaba causando la pérdida de casi 1,700 acres al año durante la primera década del milenio. Las autoridades están haciendo grandes arrestos —a finales del mes pasado, 13 trabajadores fueron detenidos y sus plantas confiscadas después de que se descubrió que cortaron 347 árboles para convertir un terreno del bosque en una huerta de aguacates—, pero muchos agricultores renegados siguen sueltos.

En definitiva, el guacamole, el entremés más popular mexicano en el mundo, y las famosas tostas de aguacate no ayudan, pero ¿cómo dejar de comer esa mantequilla verde?