FYI.

This story is over 5 years old.

arte

¿Qué es la nueva artesanía? Julia Koerner nos ayuda a entenderlo

¿Cómo se podría definir la artesanía hoy, cuando estamos en plena expansión de los métodos de producción digital?
28.11.14

Todas las fotos por cortesía del IED ModaLab.

Este texto fue publicado originalmete en TCP España.

Voy a lanzar una pregunta retórica al aire. ¿Cómo se podría definir la artesanía hoy, cuando estamos en plena expansión de los métodos de producción digital (pongamos por caso impresoras 3D, arduinos y raspberries, mappings interactivos y tecnología para llevar encima)?. La respuesta la podemos deducir de las declaraciones que la arquitecta Julia Koerner hizo a The Creators Project. Ella afirma que trabajando con impresiones 3D en el campo de la moda, su labor se podría considerar “artesanía digital”. Definiéndose así, vale la pena conocer los detalles del trabajo de Koerner y saber qué es lo que ella hace para conocer esta nueva forma de artensanía.

Publicidad

Esta investigadora y ponente de la Universidad de California, donde investiga sobre espacios móviles y edificios construidos con la ayuda de la robótica, trabaja desde hace mucho tiempo con impresiones en 3D aplicadas al ámbito de la moda. El uso de estas tecnologías le permite saltar continuamente entre lo digital y el mundo real. Recientemente, Koerner estuvo impartiendo un taller en Madrid dentro del ciclo ‘Redefining Craft in the XXI Century’ del IED de Madrid,­ en el que trataba de sumar su experiencia digital/mundo real a la tradición del curtido de pieles.

Quisimos saber un poco más acerca de las ideas trabajadas durante los tres días que duró el taller.

The Creators Project: Nos interesa mucho saber qué te lleva a esta colaboración híbrida con Oficio Studio. Sueles trabajar con impresión en 3D para moda, ¿por qué trabajar con la artesanía tradicional del cuero?

Julia Koerner: Normalmente defino mi actividad como artesanía digital, usar las técnicas de impresión por capas y conocimientos de diseño digital me lleva a trabajar tendiendo puentes entre diferentes disciplinas. Cuando creo modelados para moda me paso semanas enteras escribiendo algoritmos y código y esculpiendo prototipos. Es un proceso de constantes idas y venidas entre lo real y lo digital. El taller que nos proponía el IED era básicamente esto. Con Oficio, nos hemos propuesto explorar el caso particular del cuero: cómo podemos combinar el producto digital impreso con piezas artesanales tradicionales del curtido de pieles.

Julia Koerner (derecha) con los integrantes de Oficio Studio en el taller que impartieron en Madrid.

¿Cómo fue trabajar y combinar dos técnicas tan diferentes?

Publicidad

El curtido del cuero es algo muy antiguo y creo que Oficio Studio consigue unos resultados únicos y muy actualizados. Utilizan técnicas clásicas, pero cuando las usan para unir piezas impresas en 3D con cuero y moldearlo con patrones tan complejos, me parece bastante innovador. Como hemos usado impresoras muy básicas y, debido al tiempo limitado del taller, hemos tenido que trabajar piezas muy pequeñas. Pero el resultado de combinar estas piececitas con el cuero tienen una estética elegante que añade un valor estético extra a los objetos del taller.

Has trabajado mucho en moda con impresión 3D, cosas diseñadas para llevar puestas, ¿dónde están los límites de complejidad para formas que tienes que poner sobre el cuerpo humano?

En realidad no existen límites en el ordenador con la complejidad geométrica del cuerpo. Las verdaderas limitaciones se derivan del tamaño de la impresora y el material que uses. Yo he colaborado con una empresa de impresiones en 3D llamada Materialise en todos los trabajos que han hecho en el ámbito de la moda, usando una técnica de impresión llamada sinteración láser. Lo hacíamos con un material flexible bastante nuevo que utilizamos en el vestido Voltage, que fue el primer vestido diseñado y creado con este material.

Dado el auge reciente de la producción impresa en 3D, ¿por qué te has consagrado a trabajar en este campo precisamente?

Trabajo con prototipos de impresión aditiva en 3D en arquitectura desde hace ya una década. Siempre me ha interesado esta tecnología porque durante los procesos de creación no se generan desperdicios y tampoco hace falta ningún tipo de molde para trabajar con ellos. Aunque en arquitectura se usa solo para producir objetos pequeños, cuando se trata de moda, sin embargo, te puedes permitir trabajar a escalas 1:1. Además, se pueden utilizar infinidad de materiales para la impresión con resultados realmente rápidos desde que diseñas en el ordenador y hasta sacar el resultado al mundo real. Esto es algo que me encanta.