canasta básica

Filadelfia puede volver a sonreír

Hay varias cosas que los Sixers podrían hacer para poner felices a sus fans.
18.11.16
Anthony Gruppruso-USA TODAY Sports

Los años no han sido nada amables para los Sixers. Aunque han tenido un sinfín de estrellas desfilando por sus filas, su historia se puede describir en tres etapas. La primera es la del campeonato en 1983 con Dr. J y Moses Malone. Con esos dos miembros del Salón de la Fama, conseguirían su segundo campeonato desde 1956 cuando eran los Warriors. La segunda etapa sería la de Allen Iverson, que nos mostró que un equipo puede llegar a las finales aunque sólo tenga una estrella y esa estrella sea el botador. También fue una etapa que cambiaría por completo la cultura en la NBA, haciendo que resaltara mucho más el lado callejero de los jugadores a través de su vestimenta, la cantidad de tatuajes en su cuerpo y la música que escuchaban. La tercera y más actual es la de los Sixers apestando. Su último buen recuerdo fueron esas finales que perdieron contra los Lakers hace 15 años y hasta este año, no tenían muchas razones por las cuales sonreír.

Leer más: Así humillaba Bill Russel a sus rivales en los 60

Afortunadamente para ellos y sus fans, todo está cambiando poco a poco. Después de dos años en los que habían puesto toda su ilusión en selecciones del Draft que no estaban dando el ancho, la cosa va mejorando pero no fue nada fácil llegar a este punto. Su primer problema vino cuando seleccionaron a Nerlens Noel en el 2013. Noel venía de jugar sólo un año en la Universidad de Kentucky y todos lo veían como un de los mejores, sin embargo, fue seleccionado hasta el puesto número 6 por Nueva Orleans y cambiado esa misma noche a Filadelfia. Noel se perdería toda su primera temporada mientras se recuperaba de una lesión en la rodilla y esto se convertiría en algo muy común para los novatos de los Sixers.

El siguiente año, se llevarían a Joel Embiid con la selección número 3 y todo sería miel sobre hojuelas hasta que Embiid se lesionó y se perdió sus primeras dos temporadas.

Publicidad

El 2015 traería al centro del campeón Duke a su equipo, Jahlil Okafor se uniría a los Sixers y nos mostraría a todos que no quería tener nada que ver con ese equipo.

Ya con Okafor y Noel en la cancha, nos daríamos cuenta que estos jugadores dejarían mucho que desear y que tal vez no había forma de hacerlos alcanzar su máximo potencial.

Este año, tuvieron la selección número uno en el Draft y se llevaron a Ben Simmons, el botador de Louisiana State que todos querían en su equipo. Durante la pretemporada, Simmons dio destellos de su gran juego y nos tenía emocionados a todos. Hasta que —sí, adivinaron— se lesionó y seguimos esperando que juegue un solo partido de temporada regular.

Leer más: Chris Paul lanza mejor que nunca después de su cirugía

Entonces, tenemos tres selecciones dentro del top diez del Draft que se perdieron desde la mitad hasta dos temporadas completas. Cosa que al ocurrir, remite a todo fan del basquetbol a Greg Oden, seleccionado por Portland antes de Kevin Durant y alguien que poco a poco se fue lesionando y rompiendo hasta que no pudo hacer nada. Oden declaró hace poco que está seguro que pasará a la historia como la más grande decepción que ha existido en la NBA. Teniendo eso como referencia, el futuro de Noel, Embiid y Simmons no pintaba muy bien pero vaya que estábamos equivocados.

Embiid salió con todas sus armas desde la pretemporada. Con un gran juego interno, agilidad que nos remite a Olajuwon y hasta tiro de tres, se está convirtiendo muy rápidamente en la cara de esta franquicia. Nos está enamorando uno por uno a todos los fans del juego con su estilo y algunos extras como este comentario en el Instagram de Chandler Parsons antes de jugar contra él.

Noel está jugando mejor. Okafor se recuperó de su lesión, finalmente aceptó que se tiene que quedar en Filadelfia y que más vale jugar bien mientras lo hace y, también tenemos una grata sorpresa con el otro novato, Dario Saric quien aunque está tirando 38.8 por ciento de campo, también está tirando 46.2 por ciento de tres. En una gran racha en sus últimos cuatro partidos, tuvo 12 rebotes en 34 minutos y 7 en 28. Dentro de los novatos de este año está en segundo lugar en puntos por partido y rebotes, tercero en porcentaje de triples y primero en minutos.

No estoy diciendo que los Sixers van a ganar un campeonato este año. Es más, es probable que ni siquiera lleguen a los Playoffs, pero tener a alguien como Embiid, apoyado por Saric y liderados por Simmons en cuanto regrese de la lesión, es algo emocionante, ya sea que le vayan o no a Filadelfia. Sólo espero que no nos encontremos con más lesiones en el camino y que la gerencia no haga estupideces como cambiar a Embiid y Simmons por Cousins.

Si eso no ocurre, fans de los Sixers, siéntanse tranquilos y recuerden cómo se sonreía, porque van a estar haciéndolo mucho.