Publicidad
Super Bowl LI

El consumo de porno en EE. UU. se dispara tras la Super Bowl

La remontada de los New England Patriots de Tom Brady tuvo dos consecuencias: unos se masturbaron de alegría y otros de tristeza.

por VICE Sports
09 Febrero 2017, 8:55am

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

La Super Bowl LI fue un clásico instantáneo que muchos sitúan ya como la mejor edición de la historia de la competición. Después de tantas emociones con Tom Brady y la remontada de los New England Patriots, muchos aficionados sintieron la necesidad de celebrarlo por todo lo alto y, un poco después, rebajar un poco la tensión en sus cuerpos.

Pornhub, la conocida web estadounidense de contenidos para adultos, divulgó el comportamiento de sus usuarios durante la jornada de la Super Bowl, un evento que moviliza a casi todo el país y que batió récords de audiencia con más de 111 millones de espectadores en todo el planeta. En las horas que duró el partido, evidentemente, el consumo de porno se redujo de manera considerable comparado con la media habitual de un domingo al atardecer.

Cambio porcentual respecto a un domingo cualquiera en los estados de los Patriots (Massachusetts) y los Falcons (Georgia)

Está claro que un buen partido de fútbol americano entretiene a los estadounidenses, y evita que le den a la zambomba. Ahora, lo curioso es la velocidad con la que remontan las estadísticas poco después del encuentro. A masturbarse y a la cama, vaya. Algunos para celebrar, y claro, otros para ahogar las penas. La afición de los Atlanta Falcons, como muestra el segundo gráfico, ya empezó a verlo mal sobre las diez de la noche, así que apagaron la televisión y empezaron a buscar cosas en Internet. Bueno, mejor dicho, porno relacionado con la Super Bowl.

Suponemos que los fans no estaban buscando el resumen del partido en una web porno

La conclusión solo puede ser una: somos lo que miramos, y todo lo que miramos puede ser porno. Hasta un partido de fútbol americano sirve de indicador social para el ser humano del siglo XXI.