FYI.

This story is over 5 years old.

eurocopa

Holanda y el adiós de una 'Naranja' que perdió la etiqueta

Se consumó el fracaso: Holanda no estará en la Euro 2016. La generación que devolvió a los neerlandeses a la élite empieza a extinguirse: ¡toca pasar página!
Imagen vía EFE

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Dorada o no, Holanda tuvo en estos últimos años a una de las mejores generaciones de su historia, al menos en lo que resultados se refiere. Pero todo periodo de vida tiene su fin y la edad no perdona a nadie… y menos aún en una profesión tan corta como la del futbolista.

La Eurocopa de 2016 tendrá un sinfín de sorpresas y veremos nombres de selecciones que en la vida creímos que pudieran clasificarse para el torneo francés. Entre todos esos nombres, sin embargo, hay uno que brilla precisamente por su ausencia: el de Holanda.

Publicidad

Más fútbol: Los 'homeless' mexicanos son los mejores futbolistas del mundo

La 'Naranja' se exprimió. Agotó su jugo, ese mismo que había dado vida a un subcampeonato mundial en 2010 y a un tercer puesto en el torneo de 2014. Cuando menos favorita fue, Holanda se encargó de silenciar a sus detractores gracias a los hechos y no solo a palabras bonitas. Al hacerlo, no obstante, confundió su estilo y aparcó el futbol brillante y espectacular que lo llevó a ser tendencia en este deporte para convertirse en una selección sin sello que ganaba como fuera. Al final tuvo ese premio a medias: se reencontró con los primeros puestos mundiales, pero no fue capaz de coronar su periplo con el título mundial —la gloria que el fútbol le sigue debiendo al pequeño país centroeuropeo.

Históricamente, la selección holandesa se ha nutrido de las prolíficas canteras de sus clubes, capaces de generar superestrellas gracias a la calidad de su formación y a pesar de la escasa población de los Países Bajos. Si Holanda fuera un animal, sería sin duda un ave fénix por la capacidad que tiene para volver de sus cenizas cuando su talento empieza a apagarse. Justo cuando una época parece llegar a su ocaso, empieza a forjarse una nueva generación que tarde o temprano conoceremos y veremos en los mejores clubes del mundo.

Hoy, como es lógico, las dudas invaden al equipo. La 'oranje' sufre el alejamiento de su estilo durante los dos últimos Mundiales, la división entre la vieja guardia y las nuevas generaciones de jugadores, las pocas credenciales de Danny Blind como seleccionador y el pesimismo que atenaza la legendaria federación neerlandesa, la KNVB. El propio Johan Cruyff, experto en meter el dedo en la llaga y conocido por no callarse nada, evidenció la división al cargar recientemente contra Bert van Oostveen, el director deportivo de la selección:

Publicidad

No tiene experiencia en el fútbol, no sé de que puede hablar un entrenador con él

El problema principal es que el fuego de esa base exitosa de 2010 y 2014 se empieza a extinguir. Lamentablemente para Holanda, la columna vertebral que ha logrado competir con gran éxito en los últimos dos mundiales empieza a entrar en ese tercer escalón en el que al futbolista se le empieza a considerar 'viejo'. Por desgracia, el fútbol es tan cabrón que a los 31 años ya puedes empezar a pensar en tu jubilación.

En ese grupo selecto figuraban nombres como el de Robin van Persie, Nigel de Jong, Wesley Sneijder, Arjen Robben o Klaas-Jan Huntelaar. Esa base de jugadores experimentados no encontró la empatía necesaria con las nuevas incorporaciones tras la marcha del seleccionador Louis Van Gaal al Manchester United después del Mundial de Brasil.

Danny Blind fue un defensa excepcional, pero su valía como técnico está en tela de juicio. Foto vía TotalDutchFootball.

Pocos pensaban que la tercera etapa de Guus Hiddink al frente de la selección 'oranje' fuera tan caótica, y menos aún que su estadía en el banquillo holandés durara tan poco. Lo cierto es que ya los primeros suspiros del equipo tras la Copa del Mundo de Brasil fueron sumamente aterradores. Cuando pierdes el buen juego, solo te queda el resultado; si tampoco logras éste, solo te queda el fracaso. Y Holanda fracasó estrepitosamente en una Eurocopa no de 16 equipos, sino de 24.

Hay selecciones que, por historia y nivel, no suelen tropezar dos veces con la misma piedra. Holanda fue uno de los primeros equipos en clasificarse para los últimos dos mundiales: conociendo la arraigadísima cultura futbolística del país, es muy probable que vuelvan a encontrar el camino cuando toque luchar por una plaza en el Mundial de Rusia 2018.

El periplo hacia la Copa Mundial, no obstante, siempre es sinuoso y lleno de trampas. Si la KNVB no encuentra las respuestas adecuadas a los interrogantes que hoy planean sobre su selección, la historia podría repetirse. El tiempo es corto y los rivales son complicados. Hay que recordar que los 'tulipanes' están emparejados con equipos como Francia, Suecia y Bulgaria: un grupo de auténtico terror donde sin duda habrá alguien que acabe sangrando.

La reconexión será clave. Holanda tiene que reestructurarse y volverse a definir como lo que siempre ha sido, una selección con estilo. Si en el camino deben cortarse cabezas, el tiempo apremia y tendrá que hacerse rápidamente. La generación dorada se acabó, y la que viene, pese a tener un enorme talento con futbolistas como Memphis Depay, Luuk de Jong o Georginio Wijnaldum, no podrá equilibrar sola una eliminatoria mundialista en la que noparte como favorita.

Es un tópico, pero Holanda necesita el fútbol como el fútbol necesita a Holanda. Por desgracia para los fans, los neerlandeses no estarán presentes en una competición que les trae bonitos recuerdos. Por el bien del balompié, esperemos que la 'Naranja' vuelva a ser 'mecánica' en Rusia 2018.