Sasha finalmente produce un álbum que (probablemente) no escucharás en el club

Escucha un mini-mix de la deidad del house mientras lees sobre su nuevo proyecto.
2.4.16
Photo courtesy of the artist

Desde que Mixmag especuló en 1994 que Sasha podría ser el hijo de Dios, el productor y DJ se ha mantenido como una de las santas deidades de la música dance, y por una buena razón. El hombre, cuyo nombre de nacimiento es Alexander Coe (de Nazaret, amén), ha cumplido con todas las tareas proverbiales que una leyenda del club podría hacer—ha tenido una residencia que definió una era, hizo la primera compilación comercial en CD del mundo, fue pionero de la mezcla digital—pero es su nuevo álbum para la serie de discos downtempo del sello Late Night Tales el que demuestra que a sus cortos 50 años, aún tiene trucos bajo la manga.

Publicidad

Su primer álbum desde el 2002, Scene Delete (publicado este 1º de abril en CD y 3xLP), presenta la afinidad de Coe por los compositores minimalistas y lo hace en colaboraciones con Ultraista, la banda de Nigel Godrich, productor y miembro de Radiohead, el artista británico John Graham, así como ThermalBear, en una variedad de tracks construidos más para tus audífonos que para las horas pico en el club. Mientras la mayoría de las compilaciones LNT tienen a un artista de prestigio escogiendo tracks que aman para una sesión estilo lounge, la contribución de Sasha presenta sólo tracks originales. Junto a un mini-mix del álbum, te compartimos una conversación con el artista a través de correo electrónico para saber más sobre su afinidad a la música ambiental, si alguna vez lo escucharás en un chillout room noventero y qué tan importante es probar algo diferente en su carrera.

Desde que Mixmag especuló en 1994 que Sasha podría ser el hijo de Dios, el productor y DJ se ha mantenido como una de las santas deidades de la música dance, y por una buena razón. El hombre, cuyo nombre de nacimiento es Alexander Coe (de Nazaret, amén), ha cumplido con todas las tareas proverbiales que una leyenda del club podría hacer—ha tenido una residencia que definió una era, hizo la primera compilación comercial en CD del mundo, fue pionero de la mezcla digital—pero es su nuevo álbum para la serie de discos downtempo del sello Late Night Tales el que demuestra que a sus cortos 50 años, aún tiene trucos bajo la manga.

Su primer álbum desde el 2002, Scene Delete (publicado este 1º de abril en CD y 3xLP), presenta la afinidad de Coe por los compositores minimalistas y lo hace en colaboraciones con Ultraista, la banda de Nigel Godrich, productor y miembro de Radiohead, el artista británico John Graham, así como ThermalBear, en una variedad de tracks construidos más para tus audífonos que para las horas pico en el club. Mientras la mayoría de las compilaciones LNT tienen a un artista de prestigio escogiendo tracks que aman para una sesión estilo lounge, la contribución de Sasha presenta sólo tracks originales. Junto a un mini-mix del álbum, te compartimos una conversación con el artista a través de correo electrónico para saber más sobre su afinidad a la música ambiental, si alguna vez lo escucharás en un chillout room noventero y qué tan importante es probar algo diferente en su carrera.

THUMP: Mencionaste en una entrevista con Billboard que a veces haces música más orientada al downtempo, produciendo más material del que normalmente públicas. ¿De dónde crees que viene ese deseo?

Sasha: Siempre me ha gustado poner sonidos ambientales y melódicos en mis tracks para el club, a pesar de que a veces es de forma sutil y no siempre tan audible, pero siempre buscando una forma de colocarlos. Me veo gravitando mucho en esa clase [de música downtempo] cuando no estoy trabajando. Así que trabajar en esa clase de música, sin beats, no parecía tan raro para mi. No es que haya pasado de hacer techno acido a componer música para orquesta. Realmente Scene Delete no es una salida de mi trabajo previo. Puedes encontrar elementos paralelos a lo que escuchaste en Airdrawndagger y Northern Exposure. Hay un link sónico a todos ellos.

¿Está inspirado el álbum en los cuartos de chill out que encontraste durante tus días de rave en Reino Unido?

[Risas] No puedo decir que pasé mucho tiempo en esas habitaciones para ser honesto. Estaba más interesado en lo que sucedía en la pista principal. Y si no estaba mezclando, seguramente me encontrabas junto a algunas enormes bocinas en alguna parte. La música de ese entonces, como la música ambient original que surgió de la escena rave británica, fue un movimiento maravilloso: The Orb, KLF, las cosas de Weatherall. Fue un sorprendente periodo para la música. Y tenía esta sicodelia, la influencia dub, la gente no se espantaba por los sampleos. Había libertad en los derechos de autor, todo tenía actitud. Tuve muchas experiencias post-club recostado, escuchando el chill out de KFL.

Emocional y técnicamente, ¿Cómo es tu acercamiento al estudio cuando estás haciendo música ambient a diferencia de los tracks para el club?

Pasas mucho tiempo, cuando estás haciendo música para el club, transportándote a la pista de baile, cuando estás escribiendo el espaciado, la música melódica te permite dejarte ir con el estado de animo. Esa clase de estilo, creo que se influencia un poco por cómo te sientes ese día. Si vas a un espacio oscuro o te sientes eufórico, realmente le puedes permitir a la música ir con tu estado de animo. Por ejemplo, algunas de las cosas en este álbum fueron realmente escritas para proyectos que no se concretaron. Hubo una película para la que estaba escribiendo algunas cosas, era un filme muy obscuro con muchos cuerpos siendo enterrados en el desierto, muy violenta, así que escribimos esta música oscura para ellos. Quitamos mucha de esa obscuridad de la música de Scene Delete y agregamos melodías.

¿Qué tan importante crees que es para un artista el dar un giro y tratar algo totalmente diferente de lo que la gente podría esperar?

No creo que este álbum este a un millón de millas de distancia de lo que he hecho previamente. Los beats son diferentes, el fluir es diferente, pero se siente como una progresión natural desde la última música que hice hasta lo que haré después. Realmente no hay nada en este disco que la gente vaya a reaccionar "WTF! Ese no es Sasha". Es a veces arriesgado para los artistas salir de su zona de confort y probar algo nuevo—puede funcionar, puede resultar contradictorio—pero no siento que [este álbum] sea un riesgo. Una vez que supimos que saldría en Late Night Tales, tuvimos una sombrilla bajo la cual podíamos trabajar. Apenas estaba a la mitad cuando se los presentamos, pero una vez que dijeron, "OK, convirtámoslo en un álbum original", nos dio el ímpetu y la dirección para hacer el disco que hicimos.

¿Escuchas música ambiental en tu tiempo libre?

Si lo hago, especialmente si he estado trabajando en música para el club demasiado en el estudio. Me gusta poner [música ambient], sólo porque ayuda a limpiar mi cabeza. Cualquiera de esa música ambiental para mi es como la música de club, pero sin los beats—es casi como techno sin los ritmos. Me ayuda a enfocarme un poco y también a liberarme del track en el que he estado trabajando todo el día. A veces la música en la que has estado trabajando se te puede meter en la cabeza y sientes que sueñas con ella. Es usualmente una buena señal de que estás haciendo un buen track pero también te vuelve un poco loco.

¿Planeas tocar algunos de los tracks del álbum en vivo?

No hay planes de hacerlo justo ahora, pero podríamos hacerlo en el futuro.

Entrevista realizada por Bill Brewster.

**THUMP: Mencionaste en una entrevista con *Billboard* que a veces haces música más orientada al downtempo, produciendo más material del que normalmente públicas. ¿De dónde crees que viene ese deseo?**

Sasha: Siempre me ha gustado poner sonidos ambientales y melódicos en mis tracks para el club, a pesar de que a veces es de forma sutil y no siempre tan audible, pero siempre buscando una forma de colocarlos. Me veo gravitando mucho en esa clase [de música downtempo] cuando no estoy trabajando. Así que trabajar en esa clase de música, sin beats, no parecía tan raro para mi. No es que haya pasado de hacer techno acido a componer música para orquesta. Realmente Scene Delete no es una salida de mi trabajo previo. Puedes encontrar elementos paralelos a lo que escuchaste en Airdrawndagger y Northern Exposure. Hay un link sónico a todos ellos.

Publicidad

¿Está inspirado el álbum en los cuartos de chill out que encontraste durante tus días de rave en Reino Unido?

[Risas] No puedo decir que pasé mucho tiempo en esas habitaciones para ser honesto. Estaba más interesado en lo que sucedía en la pista principal. Y si no estaba mezclando, seguramente me encontrabas junto a algunas enormes bocinas en alguna parte. La música de ese entonces, como la música ambient original que surgió de la escena rave británica, fue un movimiento maravilloso: The Orb, KLF, las cosas de Weatherall. Fue un sorprendente periodo para la música. Y tenía esta sicodelia, la influencia dub, la gente no se espantaba por los sampleos. Había libertad en los derechos de autor, todo tenía actitud. Tuve muchas experiencias post-club recostado, escuchando el chill out de KFL.

Emocional y técnicamente, ¿Cómo es tu acercamiento al estudio cuando estás haciendo música ambient a diferencia de los tracks para el club?

Pasas mucho tiempo, cuando estás haciendo música para el club, transportándote a la pista de baile, cuando estás escribiendo el espaciado, la música melódica te permite dejarte ir con el estado de animo. Esa clase de estilo, creo que se influencia un poco por cómo te sientes ese día. Si vas a un espacio oscuro o te sientes eufórico, realmente le puedes permitir a la música ir con tu estado de animo. Por ejemplo, algunas de las cosas en este álbum fueron realmente escritas para proyectos que no se concretaron. Hubo una película para la que estaba escribiendo algunas cosas, era un filme muy obscuro con muchos cuerpos siendo enterrados en el desierto, muy violenta, así que escribimos esta música oscura para ellos. Quitamos mucha de esa obscuridad de la música de Scene Delete y agregamos melodías.

Desde que Mixmag especuló en 1994 que Sasha podría ser el hijo de Dios, el productor y DJ se ha mantenido como una de las santas deidades de la música dance, y por una buena razón. El hombre, cuyo nombre de nacimiento es Alexander Coe (de Nazaret, amén), ha cumplido con todas las tareas proverbiales que una leyenda del club podría hacer—ha tenido una residencia que definió una era, hizo la primera compilación comercial en CD del mundo, fue pionero de la mezcla digital—pero es su nuevo álbum para la serie de discos downtempo del sello Late Night Tales el que demuestra que a sus cortos 50 años, aún tiene trucos bajo la manga.

Su primer álbum desde el 2002, Scene Delete (publicado este 1º de abril en CD y 3xLP), presenta la afinidad de Coe por los compositores minimalistas y lo hace en colaboraciones con Ultraista, la banda de Nigel Godrich, productor y miembro de Radiohead, el artista británico John Graham, así como ThermalBear, en una variedad de tracks construidos más para tus audífonos que para las horas pico en el club. Mientras la mayoría de las compilaciones LNT tienen a un artista de prestigio escogiendo tracks que aman para una sesión estilo lounge, la contribución de Sasha presenta sólo tracks originales. Junto a un mini-mix del álbum, te compartimos una conversación con el artista a través de correo electrónico para saber más sobre su afinidad a la música ambiental, si alguna vez lo escucharás en un chillout room noventero y qué tan importante es probar algo diferente en su carrera.

THUMP: Mencionaste en una entrevista con Billboard que a veces haces música más orientada al downtempo, produciendo más material del que normalmente públicas. ¿De dónde crees que viene ese deseo?

Sasha: Siempre me ha gustado poner sonidos ambientales y melódicos en mis tracks para el club, a pesar de que a veces es de forma sutil y no siempre tan audible, pero siempre buscando una forma de colocarlos. Me veo gravitando mucho en esa clase [de música downtempo] cuando no estoy trabajando. Así que trabajar en esa clase de música, sin beats, no parecía tan raro para mi. No es que haya pasado de hacer techno acido a componer música para orquesta. Realmente Scene Delete no es una salida de mi trabajo previo. Puedes encontrar elementos paralelos a lo que escuchaste en Airdrawndagger y Northern Exposure. Hay un link sónico a todos ellos.

¿Está inspirado el álbum en los cuartos de chill out que encontraste durante tus días de rave en Reino Unido?

[Risas] No puedo decir que pasé mucho tiempo en esas habitaciones para ser honesto. Estaba más interesado en lo que sucedía en la pista principal. Y si no estaba mezclando, seguramente me encontrabas junto a algunas enormes bocinas en alguna parte. La música de ese entonces, como la música ambient original que surgió de la escena rave británica, fue un movimiento maravilloso: The Orb, KLF, las cosas de Weatherall. Fue un sorprendente periodo para la música. Y tenía esta sicodelia, la influencia dub, la gente no se espantaba por los sampleos. Había libertad en los derechos de autor, todo tenía actitud. Tuve muchas experiencias post-club recostado, escuchando el chill out de KFL.

Emocional y técnicamente, ¿Cómo es tu acercamiento al estudio cuando estás haciendo música ambient a diferencia de los tracks para el club?

Pasas mucho tiempo, cuando estás haciendo música para el club, transportándote a la pista de baile, cuando estás escribiendo el espaciado, la música melódica te permite dejarte ir con el estado de animo. Esa clase de estilo, creo que se influencia un poco por cómo te sientes ese día. Si vas a un espacio oscuro o te sientes eufórico, realmente le puedes permitir a la música ir con tu estado de animo. Por ejemplo, algunas de las cosas en este álbum fueron realmente escritas para proyectos que no se concretaron. Hubo una película para la que estaba escribiendo algunas cosas, era un filme muy obscuro con muchos cuerpos siendo enterrados en el desierto, muy violenta, así que escribimos esta música oscura para ellos. Quitamos mucha de esa obscuridad de la música de Scene Delete y agregamos melodías.

¿Qué tan importante crees que es para un artista el dar un giro y tratar algo totalmente diferente de lo que la gente podría esperar?

No creo que este álbum este a un millón de millas de distancia de lo que he hecho previamente. Los beats son diferentes, el fluir es diferente, pero se siente como una progresión natural desde la última música que hice hasta lo que haré después. Realmente no hay nada en este disco que la gente vaya a reaccionar "WTF! Ese no es Sasha". Es a veces arriesgado para los artistas salir de su zona de confort y probar algo nuevo—puede funcionar, puede resultar contradictorio—pero no siento que [este álbum] sea un riesgo. Una vez que supimos que saldría en Late Night Tales, tuvimos una sombrilla bajo la cual podíamos trabajar. Apenas estaba a la mitad cuando se los presentamos, pero una vez que dijeron, "OK, convirtámoslo en un álbum original", nos dio el ímpetu y la dirección para hacer el disco que hicimos.

¿Escuchas música ambiental en tu tiempo libre?

Si lo hago, especialmente si he estado trabajando en música para el club demasiado en el estudio. Me gusta poner [música ambient], sólo porque ayuda a limpiar mi cabeza. Cualquiera de esa música ambiental para mi es como la música de club, pero sin los beats—es casi como techno sin los ritmos. Me ayuda a enfocarme un poco y también a liberarme del track en el que he estado trabajando todo el día. A veces la música en la que has estado trabajando se te puede meter en la cabeza y sientes que sueñas con ella. Es usualmente una buena señal de que estás haciendo un buen track pero también te vuelve un poco loco.

¿Planeas tocar algunos de los tracks del álbum en vivo?

No hay planes de hacerlo justo ahora, pero podríamos hacerlo en el futuro.

Entrevista realizada por Bill Brewster.

¿Qué tan importante crees que es para un artista el dar un giro y tratar algo totalmente diferente de lo que la gente podría esperar?

No creo que este álbum este a un millón de millas de distancia de lo que he hecho previamente. Los beats son diferentes, el fluir es diferente, pero se siente como una progresión natural desde la última música que hice hasta lo que haré después. Realmente no hay nada en este disco que la gente vaya a reaccionar "WTF! Ese no es Sasha". Es a veces arriesgado para los artistas salir de su zona de confort y probar algo nuevo—puede funcionar, puede resultar contradictorio—pero no siento que [este álbum] sea un riesgo. Una vez que supimos que saldría en Late Night Tales, tuvimos una sombrilla bajo la cual podíamos trabajar. Apenas estaba a la mitad cuando se los presentamos, pero una vez que dijeron, "OK, convirtámoslo en un álbum original", nos dio el ímpetu y la dirección para hacer el disco que hicimos.

Publicidad

¿Escuchas música ambiental en tu tiempo libre?

Si lo hago, especialmente si he estado trabajando en música para el club demasiado en el estudio. Me gusta poner [música ambient], sólo porque ayuda a limpiar mi cabeza. Cualquiera de esa música ambiental para mi es como la música de club, pero sin los beats—es casi como techno sin los ritmos. Me ayuda a enfocarme un poco y también a liberarme del track en el que he estado trabajando todo el día. A veces la música en la que has estado trabajando se te puede meter en la cabeza y sientes que sueñas con ella. Es usualmente una buena señal de que estás haciendo un buen track pero también te vuelve un poco loco.

¿Planeas tocar algunos de los tracks del álbum en vivo?

No hay planes de hacerlo justo ahora, pero podríamos hacerlo en el futuro.

Entrevista realizada por Bill Brewster.