Publicidad
sexo

La otra “Fiebre Amarilla”: ¿Por qué algunas personas sólo se sienten atraídas por las mujeres asiáticas?

Explorando la preferencia sexual por las mujeres asiáticas, y a las mujeres asiáticas por separado.

por Julie Zhang
02 Febrero 2017, 5:00am

(Collage de arriba: Marta Parszeniew) Imágenes: John Kline, vía, Baldwin Saintilus , vía, Michell Zappa, vía, Antoine Taveneaux, via.

Alguna vez le pregunté a mi primer novio qué pensaban de mí sus amigos. Al parecer, les divertía que estuviera saliendo con una chica china y le molestaban diciéndole: "móntala cómo si fuera una Kawasaki". Me humillaron por su primitiva fijación en mi origen étnico, y ni siquiera lo hicieron bien.

Como crecí en Nueva Zelanda, siempre he lidiado con el hecho de ser diferente. Nunca creí en Santa. En mis últimos años de adolescente, me di cuenta de que ser china también me daba una identidad sexual de tipo: tímida, en secreto perversa y se rumoraba que tenía una vagina extra apretada.

Primero oí murmullos sobre la "fiebre amarilla" en la universidad. No me sorprendió que este término lo inventaran los hombres, y al parecer, predominaba entre los hombres blancos que tienen un afecto especial por las mujeres asiáticas; todos conocemos a un tipo que su historial de citas parece una copia de la Sección Amarilla China. Además, hay otras pistas por ahí: varios sitios de citas para satisfacer a aquellos que buscan a mujeres asiáticas; en el Year in Review de Pornhub de 2016, "japonesa" y "asiática" junto con "lesbianas" y "madrastra" estuvieron en el top 20 de términos de búsqueda, y sí eres asiática, puedes haber tenido el placer de ser abordada por alguien que pensó que usar la frase "fiebre amarilla" iba a funcionar, de alguna manera inexplicable, para ligar contigo.

Vale, ya sabemos que existe la llamada "fiebre amarilla". Pero la pregunta que siempre he querido hacer es: ¿por qué?

El Dr. Ed Morrison, profesor de Psicología evolutiva de la Universidad de Portsmouth, dice que la principal teoría evolutiva para la selección de apareamiento es el "óptimo pero diferente" (optimal outbreeding en inglés), es decir, "el mejor compañero es el que es similar a ti, pero no demasiado similar". Usualmente elegimos personas de la misma subpoblación, pero evitamos parientes genéticos debido al riesgo de mutaciones en la descendencia.

Tiene sentido que los hombres blancos se sientan atraídos por las mujeres asiáticas porque son muy diferentes genéticamente. Pero tiene que haber más en el panorama, especialmente cuando se trata de hombres que se sienten exclusivamente atraídos por las mujeres asiáticas. Como señala Morrison, "Incluso en las sociedades multiculturales, es más probable que termines con alguien de tu propia raza".

Si la "fiebre amarilla" no es meramente un producto de cómo se conecta la gente, ¿de dónde proviene? Como todos los grandes misterios de la conducta humana, hay otro ingrediente vital que se mezcla con nuestra historia evolutiva y predisposiciones genéticas. Este ingrediente, por supuesto, es la cultura.

En otros lugares se han hecho argumentos convincentes que describen los orígenes históricos de la "fiebre amarilla". Pero tengo curiosidad por la influencia del porno. Si alguna vez has visto pornografía asiática mainstream (y por supuesto que lo has hecho), estarás al tanto de su contenido. El porno japonés, en particular, presenta a las mujeres como mansas, híperfemeninas y virginales, pero también que ceden fácilmente a las insinuaciones sexuales. Y sus gemidos. Ninguna otra categoría de pornografía tiene a sus estrellas llorando a tal volumen.

Para mí es obvio que estas actrices con coleta están actuando. Como mujer asiática, puedo decir de manera concluyente que los penes no me hacen llorar. Erika Nishimori, una actriz porno japonesa, confirma que poner resistencia y los chillidos son parte del trabajo. "Yo hago gestos vergonzosos, actúo como que lloro y tengo miedo", dice. "Lo hago para que los hombres se exciten, hay pocas cosas que son verdad".

Exacto: el porno asiático no es la vida real. Y como cualquier otro tipo de pornografía que hípersexualiza a las mujeres, las representaciones distorsionadas de las mujeres asiáticas podrían dar forma a creencias sobre lo que las mujeres asiáticas son realmente. Un estudio reciente del Reino Unido reveló que la mayoría de los chicos creían que el porno era realista. 

¿Qué podría significar esto para los fanáticos del porno asiático? Según la Dra. Elena Martellozzo, coautora del estudio y criminóloga de la Universidad de Middlesex, "si los niños son expuestos repetidamente a la pornografía donde las mujeres son sumamente sumisas, se puede argumentar que pueden tener expectativas inadecuadas de las mujeres en su relación sexual".

Para empeorar las cosas, el estereotipo sumiso también se da mucho en los medios de comunicación, donde las mujeres asiáticas en el teatro, las películas, los libros y la televisión se caracterizan constantemente como criaturas sumisas, vulnerables e hípersexuales.

Aquí la incomodidad de la tergiversación es profunda. Tal vez te excitan los dedos de los pies o los payasos; y está bien cada quién sus gustos mientras nadie salga lastimado está bien. Pero no estoy tan de acuerdo con las personas que se sienten atraídas sexualmente por las mujeres asiáticas si esa atracción es alimentada por las creencias de que somos flores delicadas, exóticas pero no amenazadoras, tímidas pero abiertas a la coerción, serviles y, quizás lo más preocupante de todo, infantiles.

Modelos en la AVN Awards 2016, incluyendo estrellas porno Japonesas (Foto: Baldwin Saintilus, vía)

Con el simple hecho de que el porno es una industria multimillonaria en Japón, probablemente las representaciones sesgadas seguirán sucediendo.

Entonces, ¿esto significa que a todos los hombres blancos que se sienten atraídos por las chicas asiáticas les ha deformado la mente la cantidad de pornografía asiática?

A Max* le gustan las mujeres asiáticas, y dice que se siente atraído por los rasgos físicos como el pelo oscuro y las facciones delgadas. Él está muy consciente del estigma, y ha "aprendido que está mal visto admitir que te gustan las mujeres asiáticas siendo un hombre blanco". Adam* también se siente "atraído exclusivamente por las mujeres con rasgos asiáticos", pero cree que la "fiebre amarilla" es estúpida. ¿Acaso a los hombres blancos que sólo les gustan las blancas tienen la fiebre blanca?", pregunta retóricamente.

Los entiendo. Si su atracción por las mujeres asiáticas es sólo física, ¿qué diferencia hay en decir que te gustan las pelirrojas o las de curvas pronunciadas? Entiendo la lógica, pero no estoy convencida de que sea tan claro. Por un lado, es demasiado simple decir que te sientes atraído por los rasgos físicos de las mujeres asiáticas. Esto implica erróneamente que las mujeres asiáticas son homogéneamente pequeñas, de pelo oscuro y sin arrugas. También me pregunto si la atracción puede ser "puramente física", o si en realidad nuestro subconsciente hace suposiciones acerca de la personalidad cuando evaluamos la apariencia.

A fin de cuentas, las razones por las que las personas se atraen la una a la otra son extremadamente complejas. El Dr. David Frederick, profesor asistente de psicología en la Universidad Chapman, estudia cómo los factores biológicos y sociales influyen en la atracción. Además del estereotipo sumiso, él hipotetiza que toda una serie de factores podrían contribuir al desarrollo de una preferencia asiática. Por ejemplo, cuando los hombres blancos han crecido en gran medida rodeados de mujeres blancas "las mujeres asiáticas y otras minorías étnicas [pueden] parecer nuevas y emocionantes". Frederick también señala que las buenas relaciones se pueden reforzar positivamente. "Si un hombre tiene una relación particularmente positiva con una mujer asiática, esto puede aumentar su preferencia por las mujeres asiáticas", dice. "Las características físicas típicas de las mujeres asiáticas pueden estar conectadas con sentimientos de recompensa y placer, llevando a los hombres a preferir relaciones con mujeres asiáticas en el futuro".

Con tantas explicaciones concebibles, lo único que sé con certeza es que la atracción no puede reducirse a términos generales como "fiebre amarilla". No me interesa un término que indistintamente etiquete a los hombres y a las mujeres a la vez. Una vez oí que a un tipo sus amigos le diagnosticaron "fiebre amarilla" porque mostró su aprecio físicamente por una mujer asiática que pasaba por allí. ¿Por qué hubo una reacción precipitada para sexualizar su origen étnico (como lo hicieron los estúpidos que me compararon con una motocicleta japonesa)?. Seguramente a un hombre le puede parecer atractiva una mujer asiática sin tener necesariamente una "cosa" arraigada y desagradable.

Etiquetar a las personas con "fiebre amarilla" es bastante ofensivo. El término se utiliza de forma casual y puede parecer una etiqueta que se pega fácilmente, pero no es nada ingenioso o preciso comparar el hecho de que te atraigan las mujeres asiáticas con una enfermedad hemorrágica viral potencialmente mortal. Incluso si nuestras vaginas fueran particularmente apretadas y mágicas, no os van a matar.

* Los nombres fueron cambiados.

Tagged:
Porno
pornos
preferencia sexual
atracción
asiáticas