Publicidad
alcohol

Ahora puedes hacer alcohol con tus propias lágrimas

Si lo que sientes es desagrado por la Navidad, ¿qué mejor manera de difundir el espíritu navideño que emborrachar a tus seres queridos con tus propias lágrimas amargas?

por Nick Rose
09 Diciembre 2015, 9:00pm

Photo courtesy of Bompas & Parr.

Para mucha gente, la Navidad es un momento de amargura.

Frío amargo, familia amarga y amargos sentimientos hacia todo el consumismo sin sentido y villancicos de Pandora destinados a celebrar el cumpleaños de Jesús.

LEE: Así se siente emborracharte por los ojos

Si eso es lo que sientes por esta época del año, ¿qué mejor manera de difundir el espíritu navideño que emborrachar a tus seres queridos con tus propias lágrimas amargas?

En las próximas semanas, el estudio de investigación culinaria y de diseño Bompas & Parr ofrecerá un taller en Londres que le permitirá a los participantes crear bitters emblemáticos de días festivos hechos con sus propias lágrimas.

"Vamos a poner a las personas en la habitación y tenemos diferentes maneras de hacerlos derramar una lágrima, y luego les ayudaremos a atrapar las lágrimas que suelten", dice Iska Lupton, un escritor de comida que trabaja en el proyecto. "Tenemos unos palos mentolados que la gente usa en el teatro. También tenemos un rincón de descanso donde la gente puede ir e intentar llorar".

Las lágrimas son como una infusión emocional en las bebidas, es más simbólico.

En realidad, hay un nombre para la recolección de lágrimas: lacrimatorio, y, por extraño que pueda parecer, se remonta a la época romana. "Los bitters tienen mucha historia, y las lágrimas tienen mucha historia. Obviamente es un gran remedio curativo. Las botellas de lágrimas eran muy populares en la época romana. La gente solía recoger las lágrimas en botellas durante los funerales y luego las ponía en tumbas como símbolo de respeto.

"Y luego en la época victoriana, cuando la gente estaba de luto por sus seres queridos, tenían estas botellas especiales con corcho que permitían que las lágrimas se evaporaran, y cuando desaparecían, era un símbolo de que el luto había terminado".

El proyecto puede parecer lúgubre, pero para Lupton las lágrimas no son símbolo sólo de tristeza. "Las lágrimas pueden ser muy positivas. Es una dicotomía extraña entre la felicidad y la tristeza y eso queremos transmitir en los bitters".

A pesar de la conexión del taller con los días de antaño de recolecta de lágrimas, no es como si las personas le fueran a dar a sus tías y tíos una solución compuesta de 90 por ciento lágrimas. "El aspecto de las lágrimas de la bebida no es el elemento principal. Todavía pondremos alcohol y especias y hierbas, así que las lágrimas son como una infusión emocional en las bebidas, es más simbólico. Las lágrimas estarán allí pero no será agua salada".

Cada que su esposa o hijos lloraban, recogía sus lágrimas. Obviamente esto hacía que dejaran de llorar de inmediato.

En pleno siglo XXI la recolección de lágrimas sigue vigente, sólo que ahora podemos "emborracharnos" con nuestras propias gotas de tristeza/felicidad.

"De hecho acabo de leer acerca de un fotógrafo que puso una botella de lágrimas en su casa familiar, y, cada vez que su esposa o hijos lloraban, recogía sus lágrimas", dice Lupton. "Obviamente esto hacía que dejaran de llorar de inmediato. Así que creo que es el regalo perfecto para Navidad, porque nos estamos entregando por completo".