Publicidad
Jugo

El detox de jugos me hizo la vida miserable

"El quinto día fue tan insoportable como el primero, escuchaba más a los fuertes estruendos de mi estómago que a los susurros de la conciencia espiritual".

por Isobel Yeung
01 Enero 2017, 8:00pm

Foto von bertholf via Flickr

En retrospectiva, es difícil defender mi decisión de embarcarme en un detox de jugo de cinco días. Siempre fracaso en mis intentos para hacer dietas, y después de pasar un rato muy aburrido en el trabajo pensé que necesitaba un reto físico y mental. Después de una búsqueda rápida en Internet, me convencí de los numerosos beneficios para la salud al hacer limpiezas con jugos: dejas que descanse tu intestino, hígado y estómago; desintoxicas tus entrañas; inundas tu cuerpo con nutrientes; y aumentas la energía a niveles hasta ahora inalcanzables. Además, me prometieron un brillante sentido de realización personal, paz interior y purificación: una llamada tentadora después de mi semana personal de excesos desvergonzados, caos social, y el auto-odio posterior.

LEER MÁS: Cómo dejar de comer basura y mantener tu trasero en buena forma

Así que fui a Koh Samui, Tailandia, con mi fiel novio a cuestas. Estuvimos cinco noches y seis días en el Spa Samui Resorts, un complejo de desintoxicación conocido por sus ayunos "Juice It". Posado en una playa privada en una zona tranquila de la isla, está misericordiosamente aislado del infierno de la ciudad de Samui, llena de británicos abusivos quemados y prostitutas tailandesas. Lamentablemente, este escenario idílico pasó bastante desapercibido para mí.

En primer lugar, estaba la empresa. Casi todos los huéspedes del complejo tenían obesidad mórbida o estaban peligrosamente anoréxicos. No tengo un hábito de juzgar a las personas con problemas de peso, pero te aseguro que no hay nada más desalentador para el espíritu navideño que salir de tu habitación de hotel con el temor constante de tirar a algún esqueleto itinerante con mirada sombría. Mi cuerpo talla 6 se sentía como una especie de espectáculo de fenómenos y no favoreció a la moral en absoluto.

Luego estaba la falta de rutina. Mis días están generalmente divididos en tres acontecimientos cruciales: desayuno, almuerzo y cena. Yo no me salto una comida porque una conferencia duré más de lo acordado. Comer es un procedimiento intencional, social, gratificante que forma el eje de mis días. Sin comidas, no hay mañana, tarde o noche.

Como resultado, pasé el 98 por ciento de mi tiempo en el complejo pensando en comida. Había leído varios informes convincentes de personas que se sometieron a la limpieza de jugo que prometían que después de un par de días te olvidas de tu estómago y comienzas a apreciar un estado profundo de meditación que es imposible de alcanzar si te atascas con una deliciosa hamburguesa doble con papas fritas. Siento disentir. El quinto día fue tan insoportable como el primero, y cualquier momento de reflexión que tuve fue dedicado a escuchar a los estruendos fuertes de mi estómago en lugar de a los susurros de la conciencia espiritual.

Nos iríamos a la cama temprano, pero el sexo se sentía como un mayor esfuerzo que la recompensa. Nos volteábamos sobre nuestros estómagos vacíos y contábamos corderos asados hasta que nos quedábamos dormidos.

Este problema solo se vio agravado por los propios jugos, que no hicieron nada para sofocar las ansias incontenibles que tenía por básicamente cualquier cosa sólida o con un toque de sabor. Nos daban tres jugos al día: una malteada de espirulina color pantano, un agua de coco, y un jugo de vegetales mixtos. Trataba de tomarme mi jugo de espirulina temprano, para no tener arcadas el resto del día. En una buena noche, nos dieron una taza de caldo suave, terroso y claro.

Por último, estaba la sensación de cuán patética e incesantemente drenados estábamos. Teníamos poca energía o deseo de hacer cualquier cosa. Salíamos en moto solo para descubrir que era completamente imposible manejar por algún lado sin pasar por los inquietantes olores de los mercados callejeros tailandeses llenos de calderos hirvientes de tom yum cargado de camarones, cacerolas pegajosas de pad thai recubiertas de tamarindo y plátanos fritos goteando copos de coco y Nutella. Regresábamos al campo base y nos encerrábamos lejos de la tentación. Nos iríamos a la cama temprano, pero el sexo se sentía como un mayor esfuerzo que la recompensa. Nos volteábamos sobre nuestros estómagos vacíos y contábamos corderos asados hasta que nos quedábamos dormidos

Tal vez todo este episodio miserable dice más acerca de mi propia gula de primer mundo que sobre la limpieza de jugos en sí; tal vez estoy perdiendo el punto. Pero sea cual sea ese punto, me sigue costando mucho trabajo descubrir algún beneficio. En lugar de esa oleada de logro o conciencia atenta, me sentía débil, hambrienta y enojada por estar gastando tanto tiempo y dinero en pasar un tercio de mis vacaciones anuales en un experimento social fallido. Perdí dos kilos que sustituí con prontitud dentro de los dos días después de escapar.

Cuando por fin llegó el sexto día, tiré mi último jugo de col al mar, nos registramos en un hotel de lujo y me rodeé con todos los pasteles de camarón y curry rojo que pude encontrar, volviendo a mi habitación para meditar en la comodidad de mi propio coma de comida.

Este artículo se publicó originalmente en enero de 2016.