Chris Paul

Chris Paul lanza mejor que nunca después de su cirugía

Chris Paul le temía a la cirugía, pero ahora lanza mejor que nunca.
17.11.16
Screencap via YouTube

Esto es una realidad: Chris Paul es uno de los mejores jugadores en la historia de la NBA, y durante los últimos años jugaba entrecerrando los ojos ya que su visión no era la mejor.

Se había aprendido la tabla de quince dígitos y letras para evitar que lo reprendieran o lo mandaran a ponerse lentes. No quería someterse a cirugía Lasik porque dice que es hipocondriaco y estaba demasiado ansioso como para hacerlo, a pesar de que su hermano y padre se sometieron a la cirugía hace tiempo.

Publicidad

Pero ya no más. Paul se operó este verano.

Tal vez no coincide, pero tiene una temporada ridícula hasta ahora. Paul lleva un récord del 45.8 por ciento al anotar cinco triples cada noche. Así los tienen uno de los mejores récords de la liga con 10-2.

Paul dice que era un desastre durante la recuperación después de la operación, Necesitó sedantes para que el doctor pudiera proceder con la cirugía y le pidió consejos a LeBron James y Dwayne Wade. Dice que le llamó al doctor a diario durante tres semanas.

"Si algo está mal siento que me estoy muriendo", dijo Paul vía Dan Woike de Ocean County Register:

"Cuando me sometí a la cirugía Lasik tuvieron que darme dos Valium. Estaba por acostarme y escuché el laser. Te dicen que verás borroso por un par de semanas. Tuve que ponerme gotas como cuatro veces al día por dos semanas. Me daban ataques de pánico. No podía dormir. Son tus ojos, se sienten resecos. Estaba muy estresado".

Al hablar sobre la cirugía, a la que sus familiares lo animaban desde hace años a someterse, Paul decía, "Son tus ojos", incrédulo ante la idea de tener un laser enfrente.

Ahora Paul lanza mejor que nunca.