Ocho horas perfectas

¿Te imaginas estar de fiesta toda la vida?

Bailamos, ligamos, saltamos, nos reímos, brindamos y vamos de aquí para allá, ¿por qué tiene que parar?
12.7.16

Bailamos, ligamos, saltamos, nos reímos, brindamos y vamos de aquí para allá. Muchos momentos de nuestra vida pueden resumirse con una enumeración de palabras como esta. Pero en algún momento la cosa para.

Las fiestas más memorables han acabado con grandes silencios, la sala se queda vacía los vasos tirados por ahí y alguien tiene que venir a recogerlo todo. Tras el caos, viene la calma, el sueño, la tranquilidad, el gazpacho, el zumo de zanahoria, la regeneración. Para algunos, la mayoría, esto solo es un breve capítulo, una puesta a punto para arrancar con fuerza la siguiente fiesta.

Ron Barceló, la marca de ron cuya filosofía es "Vive Ahora", ha pensado que ya iba siendo hora de cambiar este ciclo de fiesta-descanso-fiesta y que sería increíble que alguien realmente viviera una vida entera de fiesta non-stop.

Pero claro, para conseguirlo no ha buscado a una persona como tú o como yo, ha elegido a un ser vivo para el que cada instante de su existencia va a ser una auténtica fiesta. ¿Y quién se lo merece más que el ser vivo con la vida más corta del mundo?

Será una libélula efímera la que vivirá esa experiencia. Su vida, que solo dura 8 horas, estará llena de fiesta desde el principio al fin. Un acto dirigido a inspirarnos, a sugerirnos simbólicamente que todos deberíamos aprovechar el tiempo al máximo.