Trap, orgías, Tumblr y diarrea: hablamos con Ernesto Castro

Ernesto Castro es un pensador moderno, que defiende a los clásicos como pensadores macarras y que da sus conferencias con camisetas del Athletic.

|
abr. 26 2016, 3:00am

"Te paso por aquí la foto definitiva que FB no me permite poner como perfil. Es de un performance que hice con Arrabal y la chica desnuda en Burgos en 2006. Yo estaba jugando al ajedrez con la chica mientras ella llevaba una bolsa de papel en la cabeza en homenaje a David Delfín y Marcel Duchamp. Y Arrabal traducía las frases de un escarabajo rinoceronte que hablaba según él en melillense. Su padre, como sabrás, era de Melilla". Le comento a Ernesto Castro que conozco algo de la historia de Arrabal, tiene raíces en mi tierra. "¿Entonces conocerás al performer que iba disfrazado de escarabajo rinoceronte: Domingo Sánchez Blanco?". Por supuesto, de la gente que más ha hecho por la cultura (y sigue haciendo) en Salamanca.

Llevamos un tiempo siguiendo el trabajo de Ernesto Castro (1990), a través de su tumblr, leyendo sus cosas y viendo las conferencias y presentaciones que nos parecían —además de muy divulgativas— una manera de romper con el tópico de que la Filosofía y, por extensión, de que los filósofos son unos coñazos de nivel. Él nos confirma esta intuición, hablándonos del diario de diarreas de Comte, las orgías de Voltaire y el nivel de profundidad de las letras en el trap español, que por lo visto es bastante.

VICE: Hola, Ernesto, buenos días...

Ernesto Castro: Qué tal, Fernando. Dispara.

Lo primero, supongo que estás harto de responder pero: 26 años y filósofo no encaja con la imagen aburrida del pensador... Con el cliché.

Una buena parte de los grandes filósofos clásicos ya tenían desarrollado su sistema con la edad que yo tengo: Schelling, Schopenhauer, etc. Por no hablar de los genios lógico-matemáticos del siglo XX como Kripke. Y todo sin Internet.

¿Cuándo decides que te quieres dedicar a esto y por qué?

Me matriculé en la carrera de Filosofía por descarte. Has leído bien, por descarte, no por Descartes. Me quería dedicar profesionalmente a la poesía y pensaba que carreras como Filología o Periodismo iban a (atención a la cursilada) "matar mi genio creativo". Terminó pasando de todas formas: la poesía me abandonó a los 20 años y desde entonces solo escribo ensayo.

¿Filósofo por accidente entonces?

Supongo que de casta le viene al Castro. Mi madre es profesora de Filosofía en un instituto en Vallecas, mi padre es profesor de Estética en la Autónoma de Madrid, mi hermana pequeña estudia Filosofía en la Complutense. La oveja negra de la familia es mi hermano pequeño que estudia Literatura Comparada y estudios fílmicos en el King's College de Londres. No me preguntes cómo son las cenas de Navidad: como las de todos los demás, con peleas muy fuertes sobre la Gaya Ciencia.

Tampoco respondes a la imagen aburrida del filósofo, digo en tus conferencias donde te he visto con una camiseta del Athletic (vintage) o otra de hockey...

Cualquiera que haya leído El Banquete de Platón o conozca la vida sexual de Foucault sabe que la filosofía es lo contrario del aburrimiento. Lo que yo hago con mis colegas del Círculo Podemos Filosofía Analítica (disfrazarnos de Navaja de Ockham y de Gavagai de Quine, hacer concursos de chupitos por cada vez que aparece la palabra Dasein en Ser y Tiempo, etc.) no es nada comparado con las orgías de los clásicos. Ya sabes lo de Voltaire la segunda vez que le invitaron a una orgía: la primera vez fui en calidad de filósofo, la segunda iría como un vicioso.

(Risas). No conocía esto, muy bueno, tenía una imagen mucho más seria de los clásicos, la verdad...

La seriedad no está reñida con el divertimento. En eso consiste la ironía de Sócrates.

Hace unos meses, cuando un compañero me puso sobre tu pista me dijo, "tío, tienes que hablar con él, tiene 26 años, es filósofo, maneja Tumblr y le gusta el trap". ¿Te gusta la definición?

Ahora mismo mientras hablamos se está celebrando una conferencia académica internacional en La Haya sobre la historia del trap en España con Yung Beef como invitado en una mesa de doctorandos en Filosofía y estudios culturales. Lo primero que nos pidieron los filósofos que asistieron al aniversario del Círculo fue un tema de Cecilio G.

Yo creo que el trap pega mucho entre los filósofos porque filosofía es una carrera de machitos frustrados y hay una carga nietzscheano-schopenhaueriana en las letras de, por ejemplo Kinder Malo, en la que todos podemos reconocernos.

No lo había visto así, pero es verdad que cierta profundidad tienen... ¿también existen 'beefeos' entre los filósofos como entre las gentes del trap?

Pensar es pensar contra alguien, que decía Aristóteles. Kant describía la historia de la Filosofía como un campo de batalla. Según Gustavo Bueno, la unidad de la Filosofía no es disciplinar sino polémica: un sistema filosófico es incomprensible sin su contrario. Casi todos mis textos filosóficos son contra alguien (contra la postmodernidad, contra el pensamiento lirista o liriano, etc...).

Hay muchas cosas para estar en contra ahora, digo para estar de mala hostia y escribir sobre ello, ¿no?

En realidad no. España ha salido de la crisis, los partidos del cambio han cambiado el tablero político, los brotes verdes se han convertido en arbustos, Beyoncé acaba de sacar su último álbum... Si no fuera por los viejos rockeros con su manía de morirse de viejos, ¿qué podría ir mejor?

Ninguno le estuvo llorando al papa Estado para que le hiciera funcionario o becario vitalicio

Cierto, lo de Beyoncé compensa cualquier falta de entendimiento entre nuestros políticos. Y a los rockeros le debemos alguna aportación en el campo de la Filosofía, digo a gente como Bowie o Prince.

Yo estaba pensando más bien en Pierre Boulez.

Touché. Leo muy poca filosofía, de pensamiento solo cosas relacionadas con estética y cine, pero me llega un nombre con insistencia, casi por todos los lados, Giorgio Agamben...

Los libros de Agamben son el Reader Digest de la filosofía continental del siglo XX: en 100 páginas tienes todo lo que siempre quisiste saber pero nunca te atreviste a preguntar sobre Heidegger, Benjamin, Schmitt y tutti quanti. Personalmente me cae bien Agamben porque es un viejo misántropo que dice que sí a todos los saraos a los que le invitan y luego les deja plantados sin avisar siquiera.

Sabiendo eso, también me cae de puta madre a mí también. Entonces le doy una oportunidad... Ernesto y en las redes sociales, ahora, ¿se puede hacer filosofía?

¿Dónde si no? En la Universidad solo damos clase de doxografía y Felación Aplicada. Los intelectuales de mi edad más interesantes que conozco (Henry Darguer, José María Bellido Morillas, Gustavo Sanromán, Alberto Sánchez Galeano, James Döppelganger y muchos otros que no me vienen a la cabeza ahora mismo) los he conocido a través de Facebook, no en el enésimo seminario sobre el fetichismo de la mercancía en Marx.

Todo el mundo piensa y, aunque sean 140 caracteres, casi todo el mundo escribe

Desde luego, esto no lo tuvieron los clásicos de los que antes me hablabas, esto se lo han perdido... ¿nos estamos volviendo un poco tontos con exponernos tanto o es la era que nos ha tocado vivir?

Insisto: no hay nada nuevo bajo el Sol. Lo único que tienen en común Diógenes, San Agustín, Spinoza y Schopenhauer (por tomar un clásico de cada periodo histórico) es que ninguno le estuvo llorando al papa Estado para que le hiciera funcionario o becario vitalicio. Los filósofos clásicos se dedicaban a pulir lentes o a traficar con esclavos y en sus ratos libres se encontraban en la plaza o se carteaban con sus amigos sobre el problema del Ser.

Entonces, de escribir y pensar uno no se gana la vida.

Todo el mundo piensa y, aunque sean 140 caracteres, casi todo el mundo escribe. La recompensa económica depende de la calidad y oportunidad de lo que pienses o escribas. (He aquí un párrafo 100% tautológico). En cuanto a la exposición pública de la intimidad, no es sino la democratización y visibilización de algo que han hecho desde siempre los estoicos, por ejemplo, o los los positivistas (Comte llevaba un diario de sus diarreas) o los artistas pop (Warhol es paradigmático en este sentido).

Entre lo de Comte y lo de Voltaire me están empezando a caer muy bien los filósofos, la verdad, recomiéndame uno realmente punk para retomar mi relación con la Filosofía y ya te dejo ir a comer.

No es un filósofo, pero sí que es la persona más erudita que conozco, y si eres lo bastante avispado, el siguiente que tienes que entrevistar, un coetáneo al que ya he mencionado: José María Bellido Morillas.

Tomo nota, muchas gracias, Ernesto.

Más VICE
Canales de VICE