FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Mujer española: el Ministerio del Interior no tiene ni idea de lo que tienes que hacer para que no te violen

Nos gustaría sugerirle humildemente al ministerio que incluya en la guía para prevenir la violación una referencia al poder de convicción que tiene un buen spray anti violación dirigido directamente a los ojos o de una buena patada en los huevos.
7.7.14

Hace unos días encontramos en la página del Ministerio del Interior una supuesta guía para prevenir la violación. Después de las medallas concedidas a vírgenes y del tono cañí que está tiñendo todo el mandato de Jorge Fernández Díaz al frente de este ministerio, esperábamos que entre las recomendaciones se dijeran cosas como que no fueran provocando y que el vídeo de “No me gusta que a los toros te pongas la minifalda” apareciera por alguna parte.

Al final la cosa tampoco llega tan lejos o al menos es un poco más sutil. Pero la verdad es que hemos flipado bastante con la recopilación de recomendaciones que se dan en la guía. Van dirigidas exclusivamente a las mujeres y la mayoría de ellas son tan increíblemente obvias que da la impresión de que el ministerio se piensa que un alto porcentaje de las mujeres son completamente gilipollas. Veamos una selección de las más aberrantes.

Publicidad

- Por la noche, evite las paradas solitarias de autobuses.

Si es usted pobre, no tiene coche y no puede pillar un taxi, se jode.

 - Si el autobús no está muy concurrido, procure sentarse cerca del conductor.

“El conductor”, vale. Confiamos en él. Pero ¿y qué pasa si el conductor es una mujer?

- No pasee por descampados ni calles solitarias, sobre todo de noche, ni sola ni acompañada.

Aquí el matiz interesante es que digan que acompañada tampoco. ¿Y si se va acompañada del conductor del autobús?

- Si se ve obligada a transitar habitualmente por zonas oscuras y solitarias, procure cambiar su itinerario.

¿Pero por otras zonas oscuras y solitarias o por zonas soleadas y hasta los topes de gente? Si es que, ¿a quién se le ocurre vivir en esos barrios o trabajar en esos putos polígonos de mierda?

- En otros países se utilizan silbatos para ahuyentar al delincuente. Considere la posibilidad de adquirir uno.

Aquí no se hace, pero joder, ¡igual podemos implantar una nueva moda!

- Haga lo mismo cuando se disponga a utilizar su coche. Antes de entrar, observe su interior. Podría encontrarse algún intruso agazapado en la parte trasera.

¿En serio? ¿Qué es esto? ¿Scream 2?

- Eche las cortinas al anochecer para evitar miradas indiscretas.

También podían recomendar poner celosías de madera como en los conventos de clausura.

- Tenga encendidas las luces de dos o más habitaciones para aparentar la presencia de dos o más personas en el domicilio.

Publicidad

Como en Solo en casa, vamos.

- Ante un intento de violación, trate de huir y pedir socorro. Si no puede escapar, procure entablar conversación con el presunto violador con objeto de disuadirle y ganar tiempo en espera de una circunstancia que pueda favorecer la llegada de auxilio o permitir su huida.

En plan, habla con él y a ver qué pasa.

No, en serio, estas recomendaciones del ministerio pintan a las mujeres como unos seres indefensos que deberían vivir obsesionadas con la posibilidad de ser violadas y que deben tener siempre en cuenta que en cualquier esquina puede haber un tipo con malas intenciones. No es que no haya que tener precauciones, pero lo que tampoco es creíble es todo ese panorama de barrios periféricos y coches aparcados en calles solitarias que sugieren las normas publicadas en la web del ministerio.

De hecho, según los estudios del Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales (CAVAS), la mayoría de las violaciones ni siquiera las realizan personas desconocidas en medio de la noche, no son el hombre lobo. Los violadores suelen ser personas del ámbito cercano. Por lo tanto, lo que tendría que hacer el ministerio es prevenir que haya gente que viole, no contar historias de miedo en descampados, sino conseguir que una parte de la sociedad deje de pensar en las mujeres como simples instrumentos que limpian, hacen la comida y follan. Aunque eso se consigue con educación y ya sabemos cómo está la educación en este país y quién la dirige…

En fin, mientras tanto desde aquí nos gustaría sugerirle humildemente al ministerio que incluya en la guía una referencia al poder de convicción que tiene un buen spray anti violación dirigido directamente a los ojos o de una buena patada en los huevos.

Puedes seguir a Juanjo en Twitter.