FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Partido X, la entrevista definitiva

Entrevistamos a Rubén Sáez, colaborador de la Red Ciudadana-Partido X
18.3.14

Hace unos días, en la redacción, alguien estaba leyendo la web de Red Ciudadana Partido X y descubrió que hacen encuentros semanales en muchos bares del país. Nos entró la curiosidad de saber de qué iban las reuniones, así que pillé el lápiz y me dirigí hacia allí.

Al llegar al Café de les Delicies en Barcelona, no fue poca mi sorpresa al encontrarme con más de una veintena de personas que se encontraban allí para el encuentro. Nos dividimos en dos grupos: los experimentados, los cuales se sentaron en una mesa grande (serían unas 15 personas) para ponerse a trabajar en sus movidas; y los novatos (éramos unos 5), los cuales fuimos recibidos por un tal Rubén Sáez con el fin de resolver nuestras dudas y conocer los detalles del proyecto. Comencé a sentir que me encontraba entre masones.

Publicidad

Rubén tomó la palabra y nos explicó las ideas básicas de su programa, finalmente nos quedamos a solas.

VICE: Sois apartidistas, no habláis tanto de ideología ni de contenido sino más de forma, de metodología. Sois un movimiento, una plataforma y habéis devenido en partido solo porque las circunstancias lo han requerido. Hasta ahí lo entiendo. ¿Me explicas eso de que sois una guerrilla?

Rubén: Somos una guerrilla de la comunicación. Utilizamos técnicas de la comunicación para cambiar conceptos enquistados en la política.

¿Si sois más de forma que de contenido, no sería lo suyo en vez de buscar el poder, simplemente compartir a los otros actores políticos vuestros métodos novedosos que os parecen eficaces y del futuro? Quizás sería más accesible germinar en los otros proyectos vuestras ideas que presentar batalla en elecciones…

Desde ya te digo que sí nos interesa que nos copien. Y eso está pasando. Nosotros representamos un espacio de ruptura. Somos ciudadanos que queremos que las cosas cambien.

Con Podemos hemos dialogado y colaboraremos con las herramientas tecnológicas que estamos desarrollando ahora mismo. Ellos lo han reconocido, entonces todos felices. Tampoco quiere decir que vayamos a aliarnos con otros partidos, pero estamos muy abiertos a colaborar con quienes nos ponen atención y nos escuchan. Nosotros en ese sentido simplemente queremos que se nos respete y se nos reconozca. Nuestro objetivo es que se implementen nuestras ideas para que podamos tener una democracia del siglo XXI.
Aún no sabemos si acabaremos concurriendo a las elecciones solos o con alguien. Pero si acabamos con alguien será porque ese alguien respeta mucho lo que nosotros hacemos y viceversa. Si eso sucede, nos repartiremos la faena, las áreas específicas de trabajo. Nosotros no hablamos de lo que no estamos haciendo, más bien al contrario, primero hacemos y luego hablamos de ello.

Publicidad

¿Pero habéis ofrecido vuestros métodos a todos?

Sí, incluso a los más grandes. No obtuvimos muchas respuestas…

Tengo la sensación de que lo que proponéis es todo muy coherente y que probablemente en un tiempo las cosas serán así, pero me pregunto si realmente a estas alturas de la historia y con tanta gente que aún no vive en el siglo XXI, es algo posible de realizar.

Nosotros estamos muy convencidos de que esto es lo que va a acabar pasando y estamos colaborando para que suceda lo antes posible. Estamos haciendo lo que hay que hacer. Esto va a ser la democracia del siglo XXI, sea en 2014 o en 50 años, pero lo será. Este trabajo hay que hacerlo.
Si llevas nuestras propuestas a un lenguaje llano y le explicas a tu padre o a tu abuelo de qué se trata, que la ciudadanía tiene que poder controlar a la clase política, conocer toda la información sobre la administración pública, etc., estoy seguro que estarán de acuerdo.

Se os ha criticado mucho por vuestro anonimato, ¿qué respuesta dais a eso?

Esa es una apuesta súper firme del proyecto. Nosotros creemos que era muy importante al principio que la atención se fijara en los contenidos y en lo que se proponía… Esto tenía que ser así, y creo que lo hemos conseguido. Se centró toda la atención mediática sobre las propuestas. Fuimos muy firmes, porque lo más fácil hubiera sido rendirse ante la avalancha de críticas. Es también un síntoma de lo claro que tiene las cosas este proyecto, de lo muy pensado que está el cómo hacer las cosas. Y realmente el objetivo se ha conseguido, cuando han salido a la luz las personas que estaban detrás de todo el trabajo ya no era tan importante, porque primero se ha estado mucho tiempo hablando de Democracia y Punto, que era de lo que se tenía que hablar.

Publicidad

Hablemos sobre la falta de información. Uno de los pilares vuestros es acabar con esta lógica. En los referéndums vinculantes, que es otra de vuestras propuestas, la información es cosa vital. Para poder votar tú tienes que estar informado y para ello hay que tener acceso a la información ¿Cómo crees que se podría hacer para combatir la pereza humana de no ir a buscar la información y quedarse solo con lo que se recibe? La masa consume la información que se le ofrece casi como entretenimiento…

Aquí hay dos temas: por un lado, una sociedad desinformada es una sociedad adolescente, a la que no se la deja tener capacidad para decidir, como cuando eres un niño "hijo, tú esto no que es para mayores". Necesitamos tener una sociedad que tenga la posibilidad de informarse.

Luego está el otro tema que planteas, que la masa no se informa. Esto es ver la botella medio vacía. Hay gente que se informa y mucho. Es verdad que son minoría, pero no hay un problema porque la información también tiene un crecimiento exponencial, de algún sitio sale y luego se expande. Es difícil ponerse al frente de los Mass Media, pero por ejemplo con la capacidad de ampliación que dan las redes sociales, permiten a la ciudadanía informarse de manera activa, en otras fuentes, que no son las pasivas que te llegan y punto. Nosotros trabajamos con la línea 1-9-90: Si la información está disponible, se forma un grupo de 100 frikis que se ponen a mirarla porque les gusta, luego resulta que alguno de ellos tiene un colega en un periódico digital o alguna revista… y esto al final hace girar la rueda. Hay caminos por donde la información puede viajar. Creemos que no podemos seguir siendo una sociedad adolescente, y si existe la obligación de que la información esté disponible, llegará a donde tiene que llegar. No necesitamos a todos mirando todo el día cada blog que hay. La información del congreso, por ejemplo, se publica todos los días y no lo mira casi nadie. Pero ahí está, y es muy importante que tú sepas que si quieres puedes ver lo que se está legislando en el congreso. Lo mismo tiene que pasar con cualquier trámite administrativo que tenga que ver con la gestión pública. Tú tienes que tener la posibilidad de verlo. Si no quieres no lo miras, pero si algún día sucede algún pitote, ahí está.

Publicidad

Si bien las redes sociales son el canal contemporáneo por antonomasia para difundir este tipo de mensajes… ¿No dependéis demasiado de ellas? ¿Son realmente un ámbito libre? Sabemos que Mark Zukerberg tiene sus negocios y su propia interpretación sobre la privacidad.  

Nosotros no somos fanáticos de internet. Lo que pasa es que tenemos background y mucha experiencia, y sin duda alguna es una herramienta fundamental. Entonces no es que no podríamos funcionar sin internet, sino que la aprovechamos porque está ahí. De hecho en Democracia y Punto todo lo que se propone no está pensado para que suceda mediante el voto digital… A día de hoy parece ser que ya finalmente sí se puede y ya es seguro, pero hace solamente un año no lo era. Por eso lo primero que nosotros proponemos es la oficina de voto ciudadano. No se trata de votar desde casa con el DNI electrónico, que si ya se puede genial, sino que proponemos que se pueda votar en la oficina de correos o al ayuntamiento. Entonces, internet no es una prioridad ni es un fin, es un medio que nos permite a llegar a donde no llegamos…

Pero bueno, tú antes te has jactado de que tenéis 42.000 fans en Facebook, de alguna manera os legitimiza… Pero las redes sociales así como te dan, también te distraen, te alejan de la calle. Da la sensación que luego acabas en una lógica donde crees que las necesitas demasiado, más de lo que realmente es o quisieras.

Publicidad

Claro, nosotros las utilizamos mucho y esto es innegable. Las redes sociales sirven mucho si las utilizas bien. Pero también tienen un tope. Nosotros por ejemplo hemos crecido mucho desde el principio en las redes sociales, pero hasta que la red no se ha implantado físicamente en todo el Estado y hemos tenido los nodos en 15 ciudades bien organizados, no hemos exagerado. Podríamos haber salido con mucho más, números más impactantes, como han hecho otros grupos que en dos semanas han abierto 200 agupaciones locales, pero ¿qué se plantea ahí? ¿Hay un acuerdo?, ¿hay una afinidad? No se sabe nada, no es mejor ni peor. Pero bueno, nuestra apuesta, lo que hemos preferido, es tener un crecimiento robusto y trabajar entre personas con las que estemos en la misma dirección.

Dice Snowden en una entrevista "Los servicios de inteligencia de Estados Unidos y los países centrales han optado por conservar de antemano, y antes de que alguien sea sospechoso de algo, toda la información que generamos cada vez que enviamos un mail, un whatsapp, un inbox o incluso cuando pagamos con tarjeta". Se me ha ocurrido una idea para acabar con estos protocolos estándares débiles de protección en internet y os quiero la proponer: acabemos con la intimidad en internet, que toda la información en la red sea pública, ¿qué te parece? Si bien perderemos privilegios individuales (la privacidad), también le quitaremos el poder a los que hoy ya han acabado con tu intimidad sin que seas del todo consciente. Mi propuesta es que internet sea como estar en la calle, si tú consumes material de zoofilia en la calle tus vecinos te podrían ver…

Publicidad

Es una pregunta súper cañera, porque a nosotros nos está costando mucho explicar nuestra postura con esto.

En esto somos liberales. No creemos que todo deba ser público y que todo el mundo vea todo. Para nosotros es muy importante distinguir que la privacidad de las personas puede ser perfectamente guardada. Lo que ha de ser transparente son los flujos y los mecanismos.
Falciani tiene una lista de 130.000 personas y los medios no se cansan de preguntar, ¿y quienes están en la lista? ¿Quiénes son esas personas? Lo importante no es saber quienes son estas personas sino conocer los patrones por donde se crean los flujos, eso es lo que ha de ser transparente, la gestión pública, los movimientos de dinero y de información, pero referidos a la administración estatal. Para nosotros se trata de que haya máxima transparencia e información sobre la gestión pública.

A pesar de pregonar e insistir con no tener liderazgos mediáticos, y quitar el acento de los personalísimos, ¿Simona Levi ocupa un poco ese lugar dentro de la Red Ciudadana?

Simona es una persona con mucha experiencia en muchos dispositivos ciudadanos y con mucho rigor, muy trabajadora. Es una de las personas que aguanta el peso del trabajo que se hace. Ella coordina la creación de nodos a nivel estratégico, por ejemplo. Así como te digo que somos 40.000, hay un grupo de 60 que es el núcleo. Simona dentro de esos 60 es de las más importantes. Como en la ley 1-9-90, en la Red Ciudadana hay 20 personas que cargan con el grueso del curro. Todo el mundo colabora, participa, pero ella forma parte del pequeño grupo que duerme menos, que tienen el móvil 24 horas disponible como si fuera un busca. Y además es de las más experimentadas.

Publicidad

Habéis decidido ir a elecciones, ¿cuándo presentáis la lista? ¿Cómo funciona todo esto? 

El 9 de abril tenemos que tener la lista definitiva. Ahora nosotros tenemos que hacer un proceso para comenzar a conformarlas, los nombres salen de dos grandes grupos, uno que es el de la gente que es postulada por cualquiera (siempre que acepte, claro está, y que cuente con más del 25% de apoyo), y por el otro lado hay un grupo que definimos internamente. Luego se pasa una segunda fase, es como una clasificación, tenemos un mes para hacer todo este proceso y definir. Son 54 nombres y no es fácil. 54 personas competentes, dispuestas… Es complicado y de hecho así nos va.

En el resto de los partidos políticos, tú te afilias, pagas digamos unos 5 € al año y ya eres un afiliado. Aquí de momento no puede entrar cualquiera. Es un espacio abierto, pero si viene uno que es un chungo le decimos "lo siento pero eres un chungo". Por eso, en relación a las listas, es complicado encontrar gente competente, responsable, que tenga una trayectoria por el bien común y que esté comprometida con la sociedad.

¿A ti no se te ha cruzado por la cabeza?

Se me ha cruzado por la cabeza. Pero es que no estoy preparado para defender este proyecto en el Parlamento europeo. Yo soy muy útil ahora mismo para red, creando contenidos, recibiendo a los nuevos, respondiendo unas preguntas a algún medio (guiño), pero gente como Falciani, Burillo, la misma Simona, gente que tiene otra experiencia y la capacidad necesaria… Son todos iguales que nosotros en tanto se comportan como ciudadanos de a pie. Por ejemplo Raúl Burillo es una persona que ha llevado adelante a investigación del Caso Palma Arena o el de la Casa Real. Falciani lo mismo, es gente que está diciendo todo el tiempo "¿en qué puedo ayudar?", pero al mismo tiempo muy preparada. Es cierto que no nos sobra la experiencia, pero tenemos gente buena para tareas más de base y otra gente buena para parlamentar. No permitiríamos que un candidato nuestro no estuviera a la altura de las circunstancias. Eso sería tirar todo el curro por la borda.

Además este es el momento de la ciudadanía en todo el mundo, es hora de que los ciudadanos recuperemos lo que es nuestro y tenemos una sola bala, la bala de plata. No podemos desaprovechar esta oportunidad histórica que se está dando. Finalmente podemos hacer un cambio real. No podemos permitir que quien llegue al parlamento desperdicie estos espacios de ruptura que se están creando. Se están yendo 5 millones y medio de votos a la abstención, al voto nulo, más lo que nunca había pasado, son los ciudadanos que están hasta las pelotas de todo. Muchos de los análisis y encuestas que hay ocultan esto. En la deslegitimación del sistema hay un valor más, que es nivel de concentración del voto del PP-PSOE. Todavía no sabemos como irán las elecciones, pero yo no estoy tan seguro de que hoy el PP o el PSOE salieran victoriosos. Y sea como sea, seguiremos siendo parte de la presión que se ha generado para acabar con esto. Hay que intentarlo.