Estrenamos el nuevo disco de Coàgul y de paso lo entrevistamos

Estrenamos 'La Forja Centrípeta' de Coàgul editado por Burka For Everybody.

|
sep. 1 2015, 7:52am

Foto de Alejandra Núñez

Coàgul es el proyecto musical que Marc O'Callaghan, artista visual de Barcelona, creó en 2009 con el fin de condensar y reunir la energía disuelta y fragmentada del mundo contemporáneo. Acertadamente lo han comparado con Throbbing Gristle, Suicide o Esplendor Geométrico, pero lo cierto es que este moderno profeta pagano recoge sus influencias de los mitos y filosofías más arcaicas procesándolas a través de un riguroso filtro ritual y esotérico que convierte todo lo que toca en preciosas y duras gemas de pop industrial. En su música nada es gratuito, ni estable, ni cómodo; escuchar a Coàgul supone siempre un esfuerzo interpretativo y en La Forja Centrípeta, su segundo LP editado por Burka For Everybody y que puedes escuchar en exclusiva al final de la entrevista, no iba a ser menos.

VICE: ¿Qué ha pasado entre tu primer LP, La Roda de la Justícia, y este segundo? ¿En qué ha influido en La Forja Centrípeta?

Coàgul: Pues no lo tengo muy claro, pero entre un LP y el otro dejé mi trabajo, me dejó mi novia y me he quedado sin casa, aunque desde enero estoy con una nueva novia con la que estoy la mar de feliz. En cualquier caso supongo que estos cambios de infraestructura vital han propiciado un alejamiento de lo lúdico y un acercamiento al autoanálisis. La Roda de la Justícia era una colección de hits bastante más antiguos que fueron rescatados y regrabados para la ocasión. En cambio, La Forja Centrípeta es un dispositivo que sigue un programario muy específico geometrizado adrede. A nivel gráfico también ha coincidido con el tránsito general en mi obra desde la vitalidad roja y blanca hasta la sobriedad beige y negra, lo que yo llamo "la época marrón".

La Forja Centrípeta se divide en cinco partes, las cuatro primeras se corresponden con las cuatro edades del hombre; la quinta, La Nova Ciutat, es la siguiente etapa, una nueva ciudad, el resultado de una regresión, de un movimiento de contracción. ¿Es para ti esta nueva ciudad el estado ideal, la edad final? ¿Crees que el ser humano puede sufrir un desaprendizaje que lo salve de su actual corrupción?

La Nova Ciutat es la solidificación final del proceso de pulimiento espiritual de la humanidad, pero también del aplomo individual. Vendría a ser el polo opuesto al paraíso terrenal dentro del relato de recorrido salvífico en el contexto del esoterismo cristiano. Lo que en el paraíso eran plantas salvajes, en la nueva ciudad son piedras preciosas perfectamente talladas y ordenadas. No es estrictamente final, puesto que al acabar un ciclo empezará el siguiente, con cuatro nuevas edades.

Sí, es posible que sea el desaprendizaje lo que nos salve, pero en todo caso un desaprendizaje buscado. Puestos a especular: una suerte de desapego ascético, supongo.

El peso del arte en todo lo que haces es fundamental; en este sentido ¿qué encontraré en La Forja Centrípeta?

El conflicto con el que lidio continuamente consiste precisamente en intentar apartarme de la idea de arte por el arte y acercarme a lo funcional, pero al mismo tiempo resistiéndome a renunciar a todo el envoltorio que habitualmente se asocia a la idea de obra. Supongo que eso es porque de momento todavía no he encontrado una manera mejor. En La Forja Centrípeta encontrarás la tensión de este conflicto contradictorio: algo cuyo fin es funcional pero que está disfrazado de arte. Muzak. Un caballo de Troya.

¿Qué papel juega el humor en lo que haces?

Me suena recordar que Joan Fontcuberta dijo en alguna ocasión algo así como que el humor sirve de revulsivo irracional para romper la distancia entre el autor y el receptor. Estoy de acuerdo, aunque lo que me suele pasar es más bien que a veces un poco sin querer me expreso de maneras que pueden resultar graciosas para algunos y estúpidas para otros, pero que una vez han salido me gusta regodearme en ellas. El humor también me parece una prueba irrefutable del relativismo absoluto de todo, de que la realidad no es más que un sistema de convenciones que podemos hackear a nuestro antojo.

¿Crees en el ser humano?

Ante todo decir que no creo en nada, en todo caso tengo convicciones siempre cambiantes. Una de ellas es que el ser humano es como una especie de puente entre la bestia y la divinidad. Es decir, que sí.

¿Qué son los sigilos y por qué los creas?

Los sigilos son condensaciones de voluntades concretas. Pueden tener un formato gráfico, pero no necesariamente. Empecé a hacerlos para el cumplimiento de la voluntad específica por la cual hiciera cada uno de ellos, pero cada vez más los he ido utilizando simplemente como método creativo para traducir determinadas ideas concretas a imágenes abstractas.

¿Qué has leído últimamente?

The Psychic Soviet de Ian Svenonius.

¿Qué te preocupa?

Tanto como preocuparme, nada.

¿Cuál es el último ritual que has hecho?

No puedo hablar de ello.

Coàgul acaba de sacar su segundo disco, La Forja Centrípeta, en Burka For Everybody. Lo estará presentando en el Macba (Barcelona) el próximo 19 de septiembre y en La Residencia (Valencia) el 17 de cotubre.

Más VICE
Canales de VICE