FYI.

This story is over 5 years old.

Cultura

Algunas razones para temer al brote de ébola en el Congo

Hay 31 muertos, algunos de ellos del departamento de salud y la cifra crece de forma alarmante.
17.9.12

La República Democrática del Congo lucha por contener un brote de ébola en dos pueblos remotos cerca de la frontera con Sudán del Sur. Al momento de escribir esto, se reportan 31 muertos, incluyendo a cinco trabajadores del departamento de salud. Esta cifra se duplicó en sólo una semana, y la Organización Mundial de la Salud sospecha que hay otras 65 personas infectadas. Otras 108 están bajo observación. Las autoridades creen que el brote se debió a un lote de carne de monte contaminada pero ahora que ha cobrado fuerza, esta letal enfermedad, que se transmite de forma rápida y feroz, está acabando con los pueblos a un ritmo alarmante.

¿Necesitas preocuparte? Eso depende de qué tan hipocondriaco seas. Pero sólo para que estés consciente, estas son algunas de las cosas que tienes que saber, y que quizá te asusten.

Sólo tocar a alguien infectado con ébola hará que tu cuerpo se convierta en un desastre sanguinolento. Con una tasa de mortalidad de hasta 90 por ciento, el virus del ébola es uno de los más mortíferos que la humanidad haya enfrentado. Una de las razones por las que es tan peligroso, es porque es altamente contagioso, en especial en lugares aislados y pobres como el noreste del Congo. La enfermedad se transmite fácilmente por contacto con los fluidos corporales con una persona o animal infectado. Incluso saludar de mano a una persona infectada puede transmitir la enfermedad. La situación con esta reciente epidemia se complica porque las autoridades locales exigen que los muertos sean lavados a mano y puestos en exhibición como muestra de amor y respeto hacia los fallecidos. Por desgracia, esto sólo pone en peligro a más personas, ya que los cuerpos de las víctimas siguen siendo contagiosos. No existe una cura.

Los síntomas del ébola son aterradores, y comienzan con un simple hipo. Esta es una enfermedad de proporciones bíblicas. Dado que tiene un periodo bastante prolongado de incubación, las víctimas pueden cargar con el virus durante casi un mes antes de desarrollar síntomas, e incluso entonces estos no son una señal clara de peligro. Al principio, se siente como un resfriado normal: fiebre y escalofríos, dolores musculares, tos, dolor de cabeza, cansancio. Uno de los síntomas más claros del ébola es uno que te dejará estupefacto: hipo. Y la cosa se pone peor. Las nauseas se convierten en dolor abdominal, seguido de vómito y diarrea, lo cual ayuda a transmitir la enfermedad. La siguiente etapa involucra síntomas dermatológicos como erupciones en la piel, manchas moradas y moretones por hemorragias en los capilares y sangrado subcutáneo. En la mitad de los casos, esto lleva a un sangrado constante de las membranas mucosas. Esto quiere decir que sangras por la nariz, los ojos, las encías y los genitales. En la última etapa, los órganos simplemente dejan de funcionar.

El ébola es difícil de contener. Porque suele brotar en lugares pobres con acceso limitado o nulo a una clínica; luego de que los cazadores entran en contacto con primates enfermos, el virus se esparce sin control hasta que las autoridades internacionales llegan y ponen en cuarentena a los infectados. Pero no toma mucho para que las cosas se salgan de control. “La epidemia no está bajo control. Al contrario, la situación es muy seria”, dijo Eugene Kabambi, vocera de la OMS, a Reuters. “Si no hacemos nada, la enfermedad llegará a otros lugares, e incluso los pueblos más grandes se verán amenazados”. Por fortuna, para todos los occidentales privilegiados, el ébola no ha salido de las costas africanas, pero sólo hace falta una pequeña mutación para movilizar la enfermedad. Eso, o que algún infectado que vuele a Nueva York.

Hollywood ya nos tiene con los pelos de punta. ¿Te acuerdas esa película estelarizada por Dustin Hoffman, otro primate sin nombre, y Matt Damon, quien se la pasa gritando por teléfono mientras la gente muere desangrada? Esa película no es exactamente sobre el ébola, pero podría serlo.

El ébola puede ser utilizada como un arma. Como era de esperarse, a los terroristas les encantaría poder usar algo así de letal, incurable y aterrador. Aum Shinrikyo, ese enfermizo culto japonés que atacó con un arma biológica el metro de Tokio en 1995, lleva años intentando obtener una muestra de ébola. Incluso enviaron a un grupo de investigadores a recolectar una muestra en 1993, pero fracasaron.

Pero puedes sobrevivir. Luego de sufrir de un dolor repentino quedar discapacitado durante dos meses, este enfermero ugandés sobrevivió a un brote de ébola en el distrito de Bundibugyo en 2007. Su plan en caso de que el ébola regrese: “Voy a correr”.