Cultură

Un nuevo tipo de porno: trata sobre la pobreza de los jóvenes

PropertySex estimula la fantasía de los jóvenes con un tipo de vida a la que no van a poder acceder nunca ¿a quién no le gustaría comprar una casa, cobrar un alquiler y echar un polvo durante el proceso?
15.6.16
Todas las fotos vía PropertySex.com

Alquilas el piso en el que vives, eres heterosexual y estás cachondo. Ayer echaste a unos inquilinos horribles y quieres alquilar la habitación libre lo más rápido posible, pero eres consciente de que tu piso está muy bien situado. No se lo puedes alquilar a la primera persona que entre por la puerta.

Pero la primera interesada resulta ser una guapa morena llamada Sofía, y no estaría mal vivir con una chica atractiva. Además, Sofía está desesperada porque la acaban de echar del piso en el que vivía. Te gustaría ayudarla, pero mil euros para pagarte el primer mes y el depósito. "Siento mucho que estés en esa situación", le dices, "pero no puedo ayudarte".

Publicidad

"Entiendo, pero…", dice mientras se abre la blusa, "¿hay algo que pueda hacer para que cambies de opinión?". Y de pronto se te ocurre algo.

Obviamente, esto no pasa en la vida real. Estamos hablando del mundo de PropertySex, una página que "muestra vídeos porno con las inquilinas más desesperadas y malotas y los agentes inmobiliarios más atractivos". Por el momento, está en el puesto 17 de los canales más populares de PornHub, con más de 54.000 suscriptores y 369 millones de reproducciones en un año. En el mundo de las series temáticas para adultos, es un gran éxito.

"Tenía otra página llamada BackstabbingSluts.com y no fue ni la mitad de bien", dijo Lizz, dueña de PropertySex.

Parece que cada fetiche tiene un lugar en nuestro adorado internet. Pero la gran pregunta que viene a mi mente cuando pienso en subgéneros creados a partir de la explotación sexual de mujeres jóvenes que no pueden pagar el alquiler es: ¿por qué nos atrae tanto?

Para averiguarlo, contacté con Rebecca Sullivan, profesora de la Universidad Calgary que ha escrito mucho sobre pornografía. "Vale la pena investigar tendencias [como el porno inmobiliario], porque el porno es parte de nuestra cultura cotidiana y a menudo es parte de la vida cotidiana de la gente… Este género nicho parece ser la respuesta de la generación a la fantasía del repartidor de pizza. Dos extraños se encuentran en una casa y de pronto la mujer se pone supercaliente y se arrodilla".

Publicidad

Si tenemos en cuenta el aumento en la popularidad de las escenas porno clásicas como el ejemplo del repartidor de pizza que mencionó Sullivan, el elemento común parece ser la capacidad de identificarnos con ellas. Es algo que está presente en todas la pornografía gonzo de la década de los 90, imitando los vídeos caseros hechos con cámaras de aficionado y las páginas de "sexo duro" que surgieron hace eones.

Entonces, el crecimiento de PropertySex parece portentoso. Refleja el panorama triste del mercado inmobiliario y parece un juego de rol sobre caseros que abusan de su poder para intercambiar alquileres por mamadas.

Hoy en día, el alquiler se lleva gran parte de nuestro salario. A eso tenemos que añadirle el hecho de que los sueldos, ya de por sí bajos, llevan un tiempo congelados.

PropertySex ofrece una fantasía de superación para una generación de jóvenes que ven cómo un pez gordo del mercado inmobiliario aspira a la presidencia del país mientras ellos luchan por tener un lugar donde vivir. Un usuario de PornHub, que se hace llamar Shane1993, me escribió un mail donde explicó lo siguiente: "Creo que lo que más me atrae es la fantasía. ¿A quién no le gustaría comprar una casa, cobrar un alquiler y echar un polvo durante el proceso?".

A pesar de que PropertySex presenta a hombres jóvenes que hacen sus primeras incursiones en el mundo de la compra-venta-alquiler de vivienda, según Forbes, los millennials no quieren comprar casas porque están atrapados con los préstamos para estudiar y no confían en el estado financiero del país. En vez de comprar propiedades y usarlas para obtener mamadas de chicas sin dinero, una tercera parte de los millennials vive con sus padres. Es la primera vez en 130 años que esa opción es más factible que convivir en pareja.

Y mientras, tú, un joven triste que vive en casa de sus padres, esperas a que las cosas se estabilicen en esta época de salarios estancados y alquileres elevados. Al menos tus padres tienen una conexión a internet lo suficientemente rápida como para permitir que fantasees sobre las situaciones excitantes que podrías vivir si pudieras pagar tu propio piso.

Lizz, la dueña de PropertySex, pidió a VICE que no utilizara su nombre completo.

Sigue a Rick Paulas en Twitter.