FYI.

This story is over 5 years old.

Vice Blog

EL INFIERNO SE PINTA DE ROSA

3.12.09

Malas noticias para todos aquellos gays que tenían como propósito de año nuevo salir del closet, aparentemente tu gusto por el pene y las nalgas peludas no es algo tan in para la pandilla del Vaticano. Según el cardenal mexicano y ex ministro vaticano de Salud, Javier Lozano Barragán, los transexuales y los homosexuales jamás entrarán en el Reino de los Cielos, "ya que todo lo que va contra la naturaleza ofende a Dios."

Según el religioso mexicano de 76 años, "no se nace homosexual, sino que se vuelve la persona, por motivos de educación, por no haber desarrollado la propia identidad en la adolescencia. Tal vez no son culpables, pero actuando contra la dignidad del cuerpo, por supuesto que no entrarán en el Reino de los Cielos. Todo aquello que consiste en ir contra la naturaleza y contra la dignidad del cuerpo ofende a Dios", afirmó el cardenal.

Asimismo Lozano Barragán hundió más su persona ante los medios comentando sobre la píldora abortiva, cuyo uso calificó de "asesinato". "Una pastilla que tiene efectos abortivos y, como tal, el aborto es un asesinato. La supresión de una vida humana es un crimen, un delito y merece un castigo", manifestó. El cardenal agregó que la vida humana es "sagrada e inviolable" y nadie puede manipular "a su antojo" un don de Dios.

No hubo declaración alguna sobre si las miles de victimas de la pedofilia sacerdotal recibirían algún tipo de visa especial para poder entrar al cielo. Una fuente cercana a San Pedro reveló que "las revisiones anales en las Puertas del Cielo se han vuelto una molestia, pero han resultado todo un éxito a la hora de identificar transexuales y gays en rehabilitación."

La reciente sobrepoblación del infierno ocasionada por la reafirmación de pecados a cargo del fascista Benedicto XVI ha ocasionado motines dentro de los recintos del purgatorio, llevando a los dirigentes avernales a exigir una revisón a las nuevas leyes de la virtud y la moral. El Vaticano pretende no dar marcha atrás al suicidio colectivo de su religón.