Música

Magia, nostalgia y mundos fantásticos: Un repaso por el soundtrack de Miyazaki

Un viaje musicalizado a bordo del gato-bus y otros de los más fantásticos personajes de este genio japonés.
10.5.16

Este artículo fue publicado originalmente en Noisey, nuestra plataforma de música.

Hayao Miyazaki es uno de los más grandes e influyentes genios de todos los tiempos. La mente inquieta de este director japonés creó varios de los mundos más alucinantes del cine y el manga. Su universo lleno de magia y personajes fantásticos marcó la vida de muchas personas que soñaron con ir al bosque y encontrarse un espíritu juguetón, con viajar en un castillo andante o con enamorar a un dragón. Pero no se puede pensar en Miyazaki sin nombrar a Mamoru Fujisawa, mejor conocido como Joe Hisaishi, el encargado de musicalizar de manera sublime la mayoría de sus películas.

Publicidad

Con sus composiciones sinfónicas Hisaishi logró complementar de forma perfecta las animaciones de su socio. El estilo del japonés mezcla la tradición europea con la música tradicional japonesa y un poco de experimentación electrónica. Los soundtracks que creó logran evocar sensaciones que fluctúan entre la melancolía, la tristeza, la esperanza y la felicidad.

Sin duda, a más de uno las canciones de las películas de Miyazaki le traen buenos recuerdos, así que preparen los pañuelos porque de seguro va a haber lágrimas.

El Castillo de Cagliostro (1979)

Con esta película Miyazaki pasó de la televisión al cine. El Castillo de Cagliostro viene de Lupin III, un manga protagonizado por un carismático ladrón de tesoros que se acomodó a la tele, el teatro y el cine. Miyazaki dirigió varios episodios de la serie y para esta película adaptó una novela llamada La Condesa de Cagliostro del escritor francés Maurice Leblanc. La banda sonora estuvo a cargo de Yuji Ohno, quien compuso los soundtracks de la serie de televisión. La música de este largometraje tiene un estilo más jazzero y medio pop. Cómo para animar un bar elegante o algo sí. Perfecto para Lupin, un vividor, tramposo, muy ingenioso y de buen corazón.

Nausicaä del Valle del Viento (1984)

La conservación del planeta, el caos de la guerra y la búsqueda de la paz son algunos de los temas más recurrentes en las historias de Miyazaki. Nausicaä del Valle del Viento es una película que sucede en un futuro no muy lejano, donde lo que queda de la humanidad intenta sobrevivir después de una guerra nuclear. La gente vive a las orillas de un bosque contaminado y dominado por unos insectos gigantes a los que todo el mundo les teme. La princesa Nausicaä rige en el Valle del Viento, un pequeño reino que es invadido por sus vecinos más poderosos que buscan revivir a un Dios de la guerra dormido. Pero ella se da cuenta que la solución no es seguir en guerra, sino evitar las ansias de poder y aprender a convivir con lo que habita en el bosque.

El Castillo en el Cielo (1984)

Otra de las grandes obsesiones de Miyazaki son las aeronaves. Esta es una alucinante película que prácticamente transcurre en el cielo. Un espacio conquistado por los humanos donde hay piratas y ciudades perdidas que flotan por los aires. Como en varias de las películas de este director, el gobierno planea una conspiración para conseguir un objeto mágico que permitirá conquistar el mundo, pero una princesa y un plebeyo evitarán esto. El Castillo en el Cielo es la primera película oficial de Estudio Ghibli y es una de las más alucinantes.

Mi Vecino Totoro (1988)

Totoro probablemente es la mejor película animada para niños de todos los tiempos. La forma en que la magia se junta con la cotidianidad de los personajes del largometraje es simplemente hermosa. Esa especie de conejo gigante que vive en el bosque y ese gato-bus marcaron la infancia de muchas personas. Mi Vecino Totoro le saca una sonrisa y una lágrima a cualquiera que la vea. No se hagan los locos, todos ustedes saben que así es.

Kiki La Aprendiz de Bruja (1989)

Esta no fue la película más exitosa de Estudio Ghibli, pero igual es una joya. Kiki es una niña de 13 años que para ser una bruja consagrada debe ir a una ciudad y ayudar a la gente con sus poderes. Pero ella es muy torpe y no encuentra mejor forma de usar sus habilidades que repartiendo cosas. Este filme trata sobre la transición a la madures y junto con Mi Vecino Totoro es de las mejores películas infantiles de Miyazaki.

Porco Rosso (1992)

Esta es una película de acción y forajidos que ocurre en el periodo entre guerras en Italia. Una vez más vemos la obsesión de Miyazaki por lo aviones y el cielo. Pero lo más peculiar de Porco Rosso es que es la única película del japonés protagonizada por un personaje masculino. En este caso, un aviador que tras ver morir a un amigo en la guerra, cae bajo un hechizo que lo hace verse como un cerdo. Porco Rosso es un cazarrecompensas que se la pasa jodiendo los planes de un montón de piratas y debe enfrentarse contra un gringo que quiere acabar con él.

El Viaje de Chihiro (2001)

Esta película es una exploración muy interesante de la tradición japonesa, su mitología y sus criaturas fantásticas. Probablemente, El Viaje de Chihiro es la joya maestra de Miyazaki. El nivel de imaginación que logra en esta obra es inexplicable. Una niña cuyos padres se vuelven cerdos y para rescatarlos debe trabajar en un spa dominado por una bruja en donde los dioses van a relajarse. A parte de todo, la niña se enamora un dragón. Una genial locura hecha con un detalle impresiónate y una magia única.

El Castillo Ambulante (2004)

En esta película Miyazaki lanza una posición muy clara contra la guerra. Si bien la trama trata de una joven tímida a la que una bruja le roba su belleza. Cosa que la obliga a pedirle ayuda a un mago playboy que vive en un castillo que camina por los campos. El fondo de esta obra es el absurdo de la guerra, sobre todo cuando se busca la paz a través de esta.

Ponyo (2008)

Una historia de amor al mejor estilo del director japonés. Donde una princesa pez se enamora de un niño humano y decide ir a buscarlo, sin importarle si desobedece a su padre, un brujo que vive en el fondo del mar, o si causa un desequilibrio en el mundo. Ponyo es como La Sirenita pero en ácidos o que puede ser más alucinante que ver a una niña corriendo sobre unas olas gigantes que tienen forma de pez. Miyazaki maldito loco.

El Viento se Levanta (2013)

La despedida de Miyazaki. Su última obra maestra no sucede en un mundo mágico y lleno de criaturas fantásticas. Sino en un escenario lamentable, el Japón de la Segunda Guerra Mundial. El personaje principal es Jirō Horikoshi, un ingeniero que diseñó varios de los aviones que Japón usó durante la guerra. Esta película desató mucha polémica porque fue considerada belicista, pero es la historia de un hombre que quería conquistar el cielo. Una joya con la que este genio le puso fin a su espectacular carrera.