FYI.

This story is over 5 years old.

El funk es adictivo: Una entrevista con Los Hijos

En Ciudad Lázaro Cárdenas, Michoacán, un cuarteto de amigos le inyecta bocanadas de oxígeno al funk instrumental. Checa lo que nos contaron.

Los Hijos es una banda emergente originaria de Tierra Caliente. Posee un sabor a mar y ribera, a litoral y marea, con un arranque de surf y un toque perfecto de adrenalina. Los Hijos incorporan los sintetizadores con el funk, aquel que nació a mediados de los años 60, cuando músicos afro-estadounidenses fusionaron el soul, el jazz y algunos ritmos latinos como el mambo con Rhythm and Blues, dando lugar a una nueva forma musical rítmica y bailable. Las de Los Hijos son canciones sin lírica en su mayoría, pero con una potencia musical que te hará mover los pies, agitar el caparazón. Originada en la costa y bañada por un fulgor de sol playero, esta banda seguramente la veremos crecer con el paso del tiempo y la caída de muchas otras agrupaciones, porque ellos vienen a desplazar a otras generaciones, a otras bandas; se presentan con fuerza para ganarse un lugar en los (f)anales del rock mexicano, desprovisto muchas veces de buenas ovejas y sensibles sucesores. Los Hijos llegan con una propuesta contundente y fresca como el agua de coco, una banda conformada por Hugo Valencia, Saúl Soria, Jonathan González y Alfredo Pinete, a quienes entrevisté por medio de un cuestionario y les pregunté acerca de su sonido, del funk, su obsesión por el sintetizador, la violencia en su estado, sus lecturas, sus influencias, sus oficios alternos y sus proyectos. La banda incipiente nos habló sin aspavientos acerca de cómo es crear música en medio de la intimidación, pero sobre todo, rodeada de la playa y la abundancia, que es más importante e influyente que cualquier tipo de violencia.

Publicidad

Noisey: Sangre y plomo es lo que aporta Michoacán a la República Mexicana. Sin embargo, existen movimientos artísticos muy arraigados, sobre todo en la literatura, como la Asociación de Escritores Michoacanos;y en la música ni se diga, no sólo en Paracho, sino en todo el estado. Teniendo como vecino a Guerrero y predominando musicalmente con la formación de Los Hijos, ¿qué proponen ustedes al rock tarasco?
Hugo: Nuestra propuesta está fuera de lo que comúnmente suena en el Estado, ya que la playa nos llena de una vibra especial, nos envuelve en una atmósfera cálida y llena de ritmos contagiosos. La mezcla de estilos y ritmos musicales tan diversa que se presenta en la propuesta de Los Hijos hace que nuestra música no se dirija solo a cierto tipo de audiencia en particular, más bien va dirigida a cualquier tipo de persona, de tal forma que cada quien la disfruta a su manera.

"Una playa no es solo su arena, sino lo que oculta debajo", decía Ramiro Pinilla, autor de Huesos (1997) ¿Por qué es tan importante la playa para ustedes?
Saúl: Es un lugar que disfrutamos mucho, cada vez que podemos vamos con cualquier pretexto. Recuerdo que desde morrillo siempre fue un goce ir a llenarme de arena hasta los ojos y sacudirme entre las olas, toda esa convivencia de alguna forma me marca e inspira.

¿De dónde proviene su gusto por el sintetizador?
Saúl: Del sonido mismo. En gran parte de la música con la que crecí y escucho actualmente, suena el sinte. Es un sonido poderoso, que te atrapa de forma especial. Nos gusta, aunque no dejo de verlo como un instrumento más, también disfrutamos mucho lo orgánico.

Publicidad
undefined

¿Qué recuerdan de su juventud en la Barra de Nexpa?
Jonathan: ¡Újule! Muchas cosas, empezando por la comida. Yo creo que ir a Nexpa sin probar una torta de pescado después de salir del surf no tiene comparación con nada, y pues muchos recuerdos vienen a mi mente al recordar Nexpa. Recuerdos con los amigos, con la familia, con la tía, el tío, los primos. Obviamente el surf nunca falta. Ver un buen sunset y ahora sí que a disfrutar de todo lo que se tiene, ¡mar arena y un buen coco!

¿Y el funk? Se dice que las mujeres y el funk nunca deben tener fecha. ¿Por qué decantarse por éste genero?
Hugo: El funk es adictivo, a la gente de buen ritmo le gusta el funk. Para mí es sinónimo de alegría y fiesta. El groove de un buen bajeo hace que te muevas al ritmo de las notas graves. Siempre es agradable ver gente bailar mientras tocas algo de funk.

"Una atmósfera muy peculiar, hecha para disfrutar", expresa su press kit. ¿A qué se refieren con esto?
Jonathan: Yo creo que es más a lo que te puede llegar a generar la música, un sentimiento, o que te recuerde a algo, al mar. Yo siento que cuando estás en una presentación de nosotros sientes esa vibra, ese sentimiento que guardamos y que cada uno de nosotros quiere expresar hacia la gente, queremos que se sientan como nosotros (risas) entonces generas ese ambiente relajado y de emociones que solo disfrutas a través del oído. Es como un viajecito que te lleva y te lleva.

Publicidad

¿A qué se dedican Los Hijos cuando no están haciendo música?

Hugo: Soy fotógrafo en mis ratos libres, también coleccionista de cámaras y autos antiguos, aficionado al automovilismo y motociclismo. Aparte, tengo un negocio y soy papá de una hermosa niña de 4 años.
Jonathan: Trabajo en mi negocio y obviamente en mi tiempo libre y cuando se puede practico música (risas). Me gusta también el surf y disfrutar de un buen día en el mar.
Saúl:Cuando no estoy haciendo música trabajo y me gusta mucho surfear.
Alfredo: Soy estilista y colorimetrista (especialista en coloración del cabello), tengo mi salón en Lázaro Cárdenas. Es un oficio que ha pasado de generación en generación y también es una forma de crear.

Es ya una pregunta obligada en mis entrevistas: ¿Les gusta leer? ¿Cuáles son sus autores favoritos?
Hugo: Me gusta George Orwell, sus clásicos como Rebelión en la granja y 1984. También disfruto mucho las historias de Isaac Asimov, siempre me he sentido atraído por la ciencia ficción y el retro futurismo.
Saúl: Me gusta leer, lo disfruto mucho pero no soy buen lector, duro largos periodos sin hacerlo. Entre mis favoritos están Dostoievski, Orwell, Galeano y Nietzsche.
Jonathan: Me gusta leer a Carlos Castaneda, sus libros El don del águila y El arte de ensoñar son mis preferidos.
Alfredo: La verdad no leo más que fanfiction y me gusta mucho el manga.

Según Robert Schumann , "la música es el lenguaje que permite comunicarse con el más allá". ¿Por qué no incluir letras en sus canciones?
Saúl: El proyecto surgió de forma instrumental, nos acomodamos pronto al formato y nos gustó. Hubieron algunas colaboraciones como la de Sofía S. que nos honró con su voz en una de las versiones de canciones como "Inside". Fue chido escuchar letra sobre la música, algunas personas se acercan y dicen que prefieren el formato original, otros lo contrario. No estamos cerrados a crecer, puede venir más adelante.

En qué están trabajando ahora?
Alfredo: Tenemos una variedad de composiciones y realmente lo que queremos es grabar todo nuestro material, ya que tenemos mucho que ofrecer todavía.

¿Cuáles son sus influencias?
Alfredo: Rock, house, reggae, tropical, funk, podría decirse. Pero creemos que la música va evolucionando, y realmente somos fanáticos de escuchar nuevas propuestas que nos llenen a un nivel intelectual y artístico, y así poder ofrecer diversidad en lo que hacemos.

Es extraordinario lo potente que es la mala música, decía el actor Noël Peirce Coward. ¿Qué se siente hacer tan buena música?
Alfredo: Es halagador pensar que hacemos buena música, pero básicamente el sentimiento de satisfacción lo logramos cuando conectamos nuestras vivencias y emociones personales en las canciones. Cuando falta eso solo se logra mala música.