Actualidad

Jugadores abandonan partido de la Champions League por el presunto insulto racista de un árbitro

Mientras tanto, un jugador de los Queens Park Rangers celebró un gol arrodillándose frente a los fanáticos del Millwall.
JG
London, GB
LC
traducido por Laura Castro
9.12.20
GettyImages-1230018944
Foto: Julien Mattia / Agencia Anadolu vía Getty Images

Un partido de la UEFA Champions League entre el Paris Saint-Germain y el Istanbul Basaksehir F.K. fue suspendido la noche de este martes 8 de diciembre, al inicio de la primera mitad, después de que ambos equipos salieran del campo. Esto ocurrió en respuesta a la presunta discriminación racial por parte de un arbitro del partido.

El equipo turco abandonó el terreno de juego primero, después de que su entrenador asistente, el exdelantero camerunés Pierre Webó, supuestamente fuera objeto de discriminación racial por parte de Sebastian Coltescu, el cuarto árbitro.

Coltescu le había dicho al árbitro central que expulsara a Webó del terreno de juego, después de que este protestara cuando les marcaron una falta, y supuestamente para que el árbitro central identificará a quién debía expulsar, Coltescu se refirió a Webó señalando su tono de piel.

Según la cuenta oficial de Twitter del Basaksehir (traducción del original en turco): “En el partido con el Paris Saint Germain, nuestros futbolistas decidieron no salir al campo por el racismo que manifestó el 4º árbitro Sebastian Coltescu contra nuestro entrenador asistente Pierre Webó".

Publicidad

También subieron imágenes del incidente, que muestran un acalorado intercambio de palabras en el campo.

El delantero estrella del Basaksehir, Demba Ba, reprendió al árbitro diciendo: "Nunca dices, 'Este chico blanco, ese chico blanco de allá'. Pero cuando se trata de un chico negro, dices: 'Este chico negro'".

Posteriormente, los jugadores del Basaksehir se negaron a continuar con el partido y abandonaron el campo, seguidos poco después por la plantilla del PSG. Después del partido, los jugadores del PSG Presnel Kimpembe y la publicaron en Twitter mensajes de solidaridad con sus oponentes.

La UEFA ha emitido un comunicado reconociendo el incidente, que dice: “La UEFA está al tanto de un incidente durante el partido de la Champions League de esta noche entre el Paris Saint-Germain y el Istanbul Basaksehir y llevará a cabo una investigación exhaustiva. El racismo y la discriminación en todas sus formas no tienen cabida en el fútbol".

El partido fue reprogramado para este miércoles 9, a partir del minuto 14 y con una nueva plantilla de árbitros.

Temprano este miércoles, se informó que el Instagram de Sebastian Coltescu había sido hackeado y habían cambiado su foto de perfil por una imagen de Pierre Webó. Ahora, la cuenta está bloqueada.

Este último incidente se produce durante una semana tensa con relación al racismo en el fútbol. El sábado pasado, una cohorte de fanáticos del Millwall abucheó a sus propios jugadores por "arrodillarse", una forma de protesta contra la injusticia racial inspirada en el movimiento Black Lives Matter.

La noche de este martes, durante un partido entre el Millwall y el Queen's Park Rangers, el centrocampista del QPR, Ilias Chair, celebró un gol arrodillándose, junto a varios de sus compañeros, que se unieron a él en este gesto de solidaridad. Antes del juego, ambos equipos se unieron y sostuvieron en alto una pancarta que decía: "DESIGUALDAD: Unidos por el cambio", lo cual fue recibido con aplausos por la multitud.

Antes del partido, el Millwall emitió un comunicado: “Los jugadores del Millwall y del Queens Park Rangers se presentarán hombro con hombro en una muestra de solidaridad por la lucha del futbol contra la discriminación antes del inicio del partido en el estadio The Den el martes por la noche. Los dos equipos sostendrán una pancarta para mostrar su compromiso colectivo con los esfuerzos continuos para librar al juego del racismo en un movimiento positivo que ha sido apoyado por Kick It Out, Show Racism The Red Card, la PFA, la FA y la EFL tras conversaciones con el club en los últimos días”.

El Millwall espera repetir este gesto con otros equipos visitantes en el futuro, en un esfuerzo por erradicar el racismo dentro del juego. También emitió una advertencia, recordando a los fanáticos que cualquier persona que sea declarada culpable de abuso racial será vetada de por vida.