Quantcast
Criticamos la ley homofóbica en Rusia pero México es líder en asesinatos de odio

En México no hace falta contar con leyes discriminatorias para ser un país homófobo.

Hola, me llamo Mariana; mi educación sexual consistió en tratar de ignorar lo que decían las monjas de mi escuela y en leer La respuesta sexual humanade Masters y Johnson cuando tenía 12 años. La humanidad me parece increíble y hay pocas cosas más humanas que el sexo... Sí, los animales también se dan sus arrimones pero, al menos hasta ahora, nunca he visto a un simio tomando estrógeno sintético o usando trajes de látex por elección. Nuestro sexo es cultural: la sociedad, la ciencia y hasta la política están dentro de él; por eso no puedo evitar fascinarme con todo lo que hacemos por, con, para y sobre el sexo, así que leo, veo, experimento y averiguo todo lo que puedo. ¿Entonces qué, damos una vuelta?

(imágenes vía)

Estoy sentada en la mesa de una cantina esperando a que empiece el box y a que lleguen mis amigos —que tendrían que haber llegado hace media hora—. Hay dos tíos en la mesa de al lado y puedo escuchar su conversación (sí, suelo escuchar diálogos ajenos). Se ve que les gusta el deporte porque eso es todo lo que escucho: la decepción por la Selección Mexicana, la esperanza titubeante en el Canelo y...

—Oye ¿has visto lo del beso de las bolleras en Rusia?

—¡Ah, sí! Están buenas, pero ¡vaya escándalos que hacen los maricones, joder!

—Tío, muy bien lo de la ley, creo que deberíamos hacer lo mismo en México, ¡que se vayan a la mierda, me dan asco!

—Sí, tío, piden respeto pero ellos no respetan nada y tenemos que jodernos con sus marchas donde van todos en pelotas y sus escenitas... o sea, que hagan lo que quieran pero que lo hagan en privado, no tenemos por qué verlos, ¡si es asqueroso!

—Ya ves, la verdad, por mí que los maten, están enfermos, colega...

Como ya sabrán, el 30 de junio de este año, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó un acta promulgando una ley que prohíbe la propaganda de relaciones sexuales no tradicionales a los menores de edad.

Así están las cosas. El país que lanzó el dueto pop de colegialas lesbianas, t.A.T.u., que también está en el top ten de países distribuidores de pornografía infantil (no nos sintamos moralmente superiores, México también lo está), y que tiene una de las cadenas más grandes de trata de personas digo, de "esposas por correspondencia", está muy preocupado ante la amenaza social que representa la homosexualidad.

Esta ley ha levantado pasiones en muchos países y México no es la excepción, sin embargo, he percibido que nosotros le damos prioridad al lugar moral de la homosexualidad (no a la libertad de expresión ni a los derechos civiles, y mucho menos a lo difícil que puede ser distinguir lo público de lo privado). Aquí algunos ejemplos:

Ricardo, 28 años: "Es increíble que con tanta información honesta y perfectamente entendible sigan justificando sus depravaciones contranaturales."

Javier, 25 años: "La vida de los homosexuales es repugnante, simplemente es antinatural y si alguien la padece, que se trate; simplemente no es normal, sus conductas son repugnantes. Exterminarlos sería lo mejor."

Rodrigo, 34 años: "Necesitan abrir sus ojos a todas las enfermedades que pueden contagiarse, además de ser una mala influencia para los niños. Si los apoyas, imagínate que un depravado homosexual se aprovecha de un niño como lo hacen todavía gracias a las leyes de los diputados depravados a los que no les importan nada los niños de México, sólo sus propios intereses. El Sida da vergüenza en la familia, suicidios (va en contra de la naturaleza), hepatitis, violaciones a jóvenes. Mientras Dios siga dándome vida y sabiduría lucharé contra la depravación moral."

Justamente, el argumento de los rusos para que la comunidad internacional no los odie (y para no sonar como este trío de oligofrénicos de arriba), es que ellos no prohíben la homosexualidad y que la libertad individual de preferencia sexual está protegida. Su ley va dirigida a la expresión: dice que la propaganda es el acto de distribuir información entre menores que iguale el valor social de las relaciones sexuales tradicionales y no tradicionales, que pretenda crear actitudes sexuales no tradicionales y las vuelva atractivas o produzca interés en ellas.

Algunos dirigentes rusos incluso han dicho que la ley está para proteger a la comunidad LGBT del odio que provocan con sus marchas y manifestaciones de sexualidad.

Algunas citas más…

Mario, 38 años: "Si fuera algo tan normal como tomar agua, nadie en su sano juicio estaría en contra de ello, y como alguien en otro foro decía: los gays nos invaden con sus marchas, sus anuncios, su propaganda, y bueno, ellos sabrán si les gustan esas relaciones (aunque la penetración anal per se es una causa de contagio de hepatitis). Lo que no es aceptable es que ahora se pretenda contaminar a la juventud y a los niños con la vacilada de que es una opción más, cuando en la realidad ningún gay ha engendrado a otro gay."

Daniel, 21 años: "La propaganda gay va alimentada por aires de pseudoanarquía y, desde mi punto de vista, es una rabieta social... Aunque muestro mis respetos a muchos homosexuales que entienden su sexualidad como tal, y que no buscan estar exhibiéndose para proponer su tolerancia de 'Acéptame a la fuerza', sino que, por el contrario, aceptan su homosexualidad como una faceta de su vida privada. El activismo gay sólo es comparable con el activismo fanático religioso y otros semejantes, son idénticos... sin pies ni cabeza..."

Vale la pena decir que, aunque lo hayamos sobreentendido, la ley rusa no habla de homosexualidad sino de "relaciones sexuales no tradicionales" y, si lo pensamos bien, una relación sexual tradicional implica: coito vaginal, heterosexual, dentro del matrimonio, en posición de misionero... La "normalidad" discrimina a muchos de nosotros, ¿no?

Ser homosexual en Rusia dejó de ser un crimen en 1993, a diferencia de otros 80 países del mundo —más de una decena de ellos en el continente americano— donde ser homosexual es un delito, un crimen que llega a castigarse con pena de muerte en lugares de África y Medio Oriente.

En México, la sodomía se dejó de mencionar como delito a finales del siglo XIX, pero después se usó como sustituto un crimen llamado "ataque a la moral y las buenas costumbres" (que suena tan ambiguo como esto de las "relaciones sexuales no tradicionales").

Ahora, algunas personas sostienen que esta ley rusa fue aceptada porque la tasa de natalidad nacional ha disminuido vertiginosamente: por cada mil habitantes hay 14 muertos y sólo 12 nacimientos. De ser así, los rusos están asumiendo que la homosexualidad es un producto cultural, entonces, si los niños no la conocen, no se hacen ideas raras y la heterosexualidad reproductiva se impone. (Aparentemente los incentivos a la reproducción y el fomento a la inmigración no son opciones funcionales).

Otras personas, además de involucrar creencias religiosas, sostienen que la homosexualidad es una influencia de Occidente (como la Coca-Cola), así que vedar dicha práctica equivale a proteger la cultura tradicional de un pueblo... y ser homosexual es bastante similar a ser un enemigo del estado.

Creo que tendríamos que preguntarnos si es papel del gobierno el regular la sexualidad de su pueblo y hasta qué punto debería intervenir. (O podríamos reconocer que queremos que silencien a los que nos incomodan para no tener que pensar ni empatizar con algo diferente, para no tener que entenderlo, ¡sería trágico despertar un día y descubrir que somos razonables!)

Queda claro que en México no hace falta contar con leyes discriminatorias para ser un país homófobo: estamos muy al día en derechos para la comunidad LGBT, pero ocupamos el segundo lugar a nivel mundial en crímenes de odio por homofobia —según Juan Hernández Meijueiro, director del Instituto Oikos Centro Integral—, y la organización civil Letra S comunicó que, tan sólo de enero del 2010 a marzo del 2013, se registraron 219 crímenes de odio (asesinatos) por homofobia.

No logro entender qué es lo que provoca tanto miedo, incomodidad, enojo y odio, así que terminaré preguntando: ¿Qué hay de amenazante en la sexualidad del otro que te haga creer que es necesario ocultarlo o, incluso, asesinarlo?

@dorotrix