Creators

¿Por qué Cy Twombly es tan importante en el arte?

Trazos a oscuras y cultura occidental se fusionan.
Le Jour ni l’Heure 9622 : Cy Twombly, 1928-2011, Sans titre (Lexington), 1951, Cy Twombly Foundation, exp. Cy Twombly, Centre Georges-Pompidou, Paris, dimanche 4 décembre 2016. Fotografía vía Flickr por Renaud Camus.

Parecido a Pollock, sus referencias son directas al mundo de la Grecia y Roma antigua, la mitología, personajes históricos y sus vivencias en la guerra; Twombly trabajó sobre lienzos para representar su visión de una manera abstracta, pero figurativa a la par.

Le Jour ni l’Heure 9712 : Cy Twombly, 1928-2011, Nine Discourses on Commodus, VIII, 1963, dét., Bilbao, Paris, exp. Twombly, Centre Georges-Pompidou, dimanche 4 décembre 2016. Fotografía vía Flickr por Renaud Camus.

Nacido durante 1928 en Lexington, Virginia, tuvo interés por el mundo del arte desde muy temprana edad, y a los doce años comenzó sus estudios con el pintor Pierre Daura. En cuanto a una educación más formal en este ámbito, fue miembro del grupo de estudiantes de la escuela del Museum of Fine Arts en Boston; después se trasladó a Washington para unirse a la Art Students League, donde comenzó a formar su estética artística y formó amistad con Robert Rauschenberg.

Publicidad

En sus años de amistad con Rauschenberg, viajaron juntos por Italia y el norte de África, de donde se inspiró para crear obras futuras sobre los ritos y fetiches que observaba. Cuando regresó a Estados Unidos fue seleccionado para las fuerzas armadas como criptógrafo cerca de Georgia; en su tiempo libre bocetaba e implementó la técnica de crear sus composiciones con la luz apagada cuando era de noche; los resultados de pintar a ciegas fueron formas desorientadas que años después se convertirían en un distintivo de su trabajo.

Le Jour ni l’Heure 9804 : Cy Twombly, 1928-2011, Wilder Shores of Love, 1985, coll. part., dét., exp. Twombly, Centre Georges-Pompidou, Paris, dimanche 4 décembre 2016. Fotografía vía Flickr por Renaud Camus.

Le Jour ni l’Heure 9811 : Cy Twombly, 1928-2011, Quattro Stagioni : Estate, 1993-1995, Modern Tate, Londres, dét., exp. Cy Twombly, Paris, Centre Georges-Pompidou, Paris, dim. 4 déc. 2016. Fotografía vía Flickr por Renaud Camus.

Le Jour ni l’Heure 9844 : Cy Twombly, 1928-2011, Fifty Days of Iliam : Vengeance of Achilles, Part III, dét., 1978 (?), Philadelphia Museum of Art, Paris, exposition Cy Twombly, dimanche 4 décembre 2016. Fotografía vía Flickr por Renaud Camus.

Después de casarse con Baroness Tatiana Franchetti, se muda al pueblo italiano Gaeta en donde encontró una nueva fuente de inspiración en los tonos y la tranquilidad que el mar mediterráneo le proporcionaba. Además de estos elementos, se encontraba cara a cara con una de sus influencias más grandes, la cultura greco-romana; y con estudios de literatura e historia se basó para crear obras como Leda and the Swan, la serie Nine Discourses on Commodus y Gaeta.

Cy Twombly - By the Ionian Sea & The Rose (V). Fotografía vía Flickr por Jeremy Thompson.

En sus piezas y la técnica de hacer trazos ciegos, se puede encontrar una complejidad por los tonos del fondo y las texturas que los rodean, esto para poder comprender mejor la pieza y darle forma a los trazos. La manera en la que estos son plasmados, el orden, la brusquedad o delicadeza y el tipo de línea le dan un sentido de violencia o erotismo dependiendo de lo que Twombly quería representar. Las piezas más figurativas de su acervo pueden ser la pintura de cuatro partes Quattro Stagioni y Gaeta; en la primera con el uso de colores cálidos y vibrantes, y el tipo de trazos sobre el lienzo le dan un sentido más literal a la estación que planeaba representar. En el caso de Gaeta, las peonías y la paleta de colores hacen una relación entre su representación y su relación con el arte japonés en las armaduras de los samurai.

Relacionados:

A sus 81, Frank Stella sigue siendo el artista más experimental de EU

Nadie le teme a las arañas de Louise Bourgeois

"No tengo inconveniente en trabajar con el diablo", una charla con Jorge Marín