vertigo

Impactantes collages de hombres mirando el abismo

Los existencialistas amarán la obra de Alexandre Coll.
4.8.17
Imágenes cortesía del artista.

Como un extraño paisaje onírico, las figuras en los collages de Alexandre Coll son minimizadas por sus maravillosos alrededores. Una mujer se asoma imposiblemente del fondo de una canasta de un globo aerostático invertido. Un hombre se para junto a una roca flotante ante un fondo turquesa. Una mujer desnuda se para sobre el estómago de una mujer desnuda. Los collages usan imágenes, formas y colores para mostrar los estados psicológicos de sus personajes, y concordantemente, la serie de Coll de 15-16, es titulada El Mirall de L'ànima, o "el espejo del alma".

Publicidad

Todas las piezas están hechas a mano. La creación física del collage es esencial para el proceso de Coll. "Me gusta la idea de reciclar el material, no sólo la imagen", cuenta Coll a Creators. Esta serie particular fue creada usando lo que Coll llama un "proceso de línea de ensamblaje", en el cual él seleccionan los personajes y fondos, para unirse concordantemente.

Los paisajes surreales que rodean a las figuras hablan de diferentes estados emocionales, unos más frontalmente que otros. En uno, un joven se para en la ventana, viendo hacia abajo; el cielo es gris. La simplicidad del trabajo es sorprendente. En otros, más complejos, los personajes ven los extraños paisajes de sus propias mentes, como si estuvieran en una pieza de arte moderno. Un hombre calvo se para entre filas de escalones y ve una imagen bidimensional de la nariz y boca de una mujer. Él se inclina para estudiar la imagen, imitando cómo un espectador podría ver su propia obra. Este espejismo contrasta con las relaciones que tienen los personajes con sus vidas emocionales y la relación del espectador con el arte.

Inspirado por el trabajo del paisajista romántico Caspar Friedrich, la obra de Coll prioriza al individuo. Coll dice que el "diálogo entre paisaje y personaje" en Friedrich fue la inspiración para la serie. Sus collages evocan al famoso "Navegante sobre el mar de niebla", pero mientras la figura en aquélla obra es heroica, los personajes de Coll se sienten más como gente común y corriente, vestidos en shorts kaki o batas de laboratorio. Seguido están puestos en un costado del collage, haciéndolos una parte importante de la pieza pero no el centro. Igualmente, los paisajes de Coll no tienen el salvaje romanticismo de Friedrich; son extrañas e innegablemente modernistas, señalando el surrealismo y arte pop, tanto así como el papel del collage en el modernismo. A veces lo mundano y absurdo del trabajo de Coll lo hace sentir como algo verdadero de nuestras vidas emocionales.

Ve más piezas de El Mirall de L'ànima aquí y checa más obra de Alexandre Coll en su sitio.

Relacionados:

Un hermoso video-recordatorio de lo pequeños e insignificantes que somos

¿Te hace falta darle sentido a tu vida? No te preocupes, este corto tampoco ayudará en nada

Nietzsche no es nihilista ni pesimista: una breve explicación