brasil

Dilma Rousseff enfrenta el 'amargo sabor' de su juicio político

La presidenta de Brasil, suspendida de su cargo, se defendió en el senado con un discurso desafiante y la defensa de su cuenta pública. Alegó que el proceso en su contra es un movimiento misógino y un pretexto para legitimar un golpe de Estado.
29.8.16
Imagen por Cadu Gomes/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La presidenta de Brasil, suspendida de su cargo, Dilma Rousseff, se defendió este lunes en el senado con un discurso desafiante y emocional en el que habló sobre ella, sobre su trabajo, y sobre el presupuesto nacional que ejerció durante su mandato.

"Durante la lucha contra la dictadura militar fui torturada, sufrí años en prisión y vi cómo mis camaradas eran víctimas de abusos e incluso eran asesinados", dijo Rousseff a los senadores, recordando su juventud como guerrillera de izquierda. "No puedo evitar sentir de nuevo el ácido y amargo sabor de la injusticia", agregó en el marco del juicio político que enfrenta.

Publicidad

El proceso en contra de Rousseff comenzó a cobrar fuerza a finales de 2015 y fue suspendida el mes de mayo de su cargo político en espera del juicio que comenzó la semana pasada. Se espera que el voto final sea dado a conocer entre el martes y miércoles de esta semana.

Su discurso parecía más bien pensado para los libros de historia que para influir en la opinión de la cámara. La mayoría cree que el senado condenará a Rousseff y dejará su puesto en manos del presidente interino, Michel Temer hasta que termine su mandato en 2018. Rousseff es acusada de romper las leyes presupuestarias durante su campaña de reelección en 2014, cuando autorizó la manipulación de los números para cubrir el estado real del déficit nacional con préstamos de bancos estatales.

El operador del desafuero contra Rousseff es suspendido por acusaciones de corrupción. Leer más aquí.

Ella siempre ha insistido en que ese tipo de métodos creativos de contabilidad son completamente legales, y su defensa ha puesto demasiado énfasis en describir dichas alegaciones como "pretexto para legitimar un golpe" planeado en su contra por la élite económica y los líderes de la oposición.

Para respaldar su argumento, Rousseff hizo énfasis en el hecho de que algunos líderes de este proceso enfrentan acusaciones mucho más serias por corrupción relacionada al conocido caso Lavado de Autos, en el que existen investigaciones judiciales sobre comisiones ilegales entre la compañía estatal Petrobras que involucra a decenas de políticos de todo el mundo político.

Publicidad

"¿Una ironía de la historia?", preguntó Rousseff. "De ninguna manera. Este es un acto deliberado que cuenta con silencio de algunos medios brasileños".

'No puedo evitar sentir de nuevo el ácido y amargo sabor de la injusticia'.

Rousseff también alegó que el proceso político era básicamente un movimiento misógino contra la primera mujer presidenta del país que ha sido elegida dos veces. También subrayó que inicialmente Temer reunió un gabinete compuesto sólo de hombres blancos, en un país donde más de la mitad de la población es de una raza mestiza.

La mujer de 68 años e hija de un migrante búlgaro comunista hizo hincapié en que el juicio en su contra ha empeorado la crisis económica de Brasil de forma deliberada. Dijo que eso daría al "gobierno usurpador" la oportunidad de bloquear los avances básicos sociales logrados durante los 13 años de gobierno del Partido de los Trabajadores, iniciados por su predecesor y mentor, Luiz Inácio Lula da Silva.

No todos los brasileños odian a Dilma Rousseff. Leer más aquí.

Lula, cuyos días como icono de izquierda a nivel mundial se han visto mermados por alegatos de corrupción en la investigación Lavado de Autos, se encontraba entre el público en el senado este lunes, atento a la primera intervención de Rousseff, quien luego pasó horas respondiendo preguntas individuales de los senadores.

Por su parte, el presidente interino, Michel Temer, ha permanecido particularmente tranquilo.

Desde que comenzó el juicio la semana pasada, el veterano político, quien fue vicepresidente de Rousseff antes de volverse su enemigo, uso su cuenta de Twitter para anunciar nuevas políticas sobre el transporte de órganos humanos para transplante, así como el acuerdo de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC. No ha dicho nada respecto al proceso, con el cual, él tiene mucho que ganar.

Sigue a Jo Tuckman en Twitter: @jotuckman

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs