Medio Ambiente

Amazonas está ardiendo y el humo se puede ver desde el espacio

La selva amazónica lleva semanas ardiendo. La NASA detectó la densa humareda que el lunes sumió a la ciudad de São Paulo en la oscuridad.
DS
traducido por Daniela Silva
MA
traducido por Mario Abad
21.8.19
Imágenes satelitales de incendios forestales en Brasil, junto a una foto de un cielo oscuro de Sao Paulo
Imagen izquierda: Administración Nacional Oceánica y Atmosférica Imagen derecha: Alberto Shiguematsu

El lunes por la tarde, el cielo se oscureció sobre São Paulo, en Brasil.

Tanto la ciudad como parte de los estados brasileños de Mato Grosso y Paraná están cubiertos por el humo de los incendios forestales que asolaban la zona del Amazonas, según informes de diarios locales.

A principios de este mes, Amazonas (el estado más grande de Brasil) declaró el estado de emergencia por el creciente número de incendios forestales, según informó Euro News. La temporada de incendios en el Amazonas acaba de empezar: se extiende desde agosto hasta octubre, con su punto máximo a mediados de septiembre, y la cantidad de humo es tal que se puede ver desde el espacio.

La semana pasada, la NASA publicó imágenes de satélite que muestran el mosaico de incendios y humo en Brasil. Citando a la Global Fire Emissions Database (Base de datos mundial de emisiones causadas por incendios), la NASA señaló que, aunque los niveles actuales de incendios están ligeramente por debajo del promedio en comparación con los últimos 15 años, son más elevados en algunos estados, como Amazonas y Rondonia.

"En el estado de Amazonas, concretamente, se ha producido una actividad de incendios diaria muy superior a la media en lo que llevamos del mes de agosto", dijo Mark Parrington, científico veterano especializado en emisiones provocadas por incendios forestales en el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio.

Publicidad

Según Parrington, los incendios en Amazonas liberan un promedio de 500-600 megatoneladas de dióxido de carbono en el transcurso de un año. En lo que va del 2019, ya se han liberado 200 megatoneladas de gases de efecto invernadero. Según la Global Fire Emissions Database, se han detectado 8668 incendios en Amazonas desde el lunes, una cifra superior a la media de los últimos años, pero inferior al máximo registrado en 2016, que fue de 8836.

Las imágenes satelitales han seguido el desplazamiento del humo, que inundó el aire de São Paulo por completo. Gustavo Faleiros, editor del grupo de noticias medioambientales InfoAmazonia, dijo en un correo electrónico que la calidad del aire era peor en el campo que en la ciudad.

"Los habitantes de las zonas rurales comenzaron a quejarse por el humo de los incendios forestales, porque el aire allí estaba limpio y ahora la ciudad está llena de humo y cenizas", dijo en un tuit Alberto Shiguematsu, residente de São Paulo.

Según Shiguematsu, el cielo se puso "muy oscuro" alrededor de las 15:15 del lunes. Dijo que en los diez años que lleva viviendo en São Paulo, nunca había visto esa cantidad de humo por incendios forestales. Sabía que había incendios en Amazonas, pero no creía que se vería afectado.

"Me sorprendió que haya llegado el humo aquí, a São Paulo, desde miles de kilómetros de distancia", dijo.

La noticia de estos incendios se produce en medio de informes del aumento de la deforestación bajo el mandato del presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, lo que ha provocado protestas en el país y la preocupación internacional. Si bien el humo de los incendios amenaza la salud de quienes viven cerca, el aumento de estos representa un factor estresante añadido para la selva amazónica en general.

En el pasado, La humedad de la Amazonia la ha protegido contra incendios masivos en anteriores ocasiones, pero la sequía, la deforestación y la agricultura podrían hacer que los incendios se volvieran tan comunes que alterarían completamente el paisaje, advirtió un estudio de 2014. Según una publicación de InfoAmazonia, el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil predice que las precipitaciones en el centro y norte de Amazonas serán entre un 40 y un 50 por ciento inferiores a lo normal en los próximos tres meses.

"Existe una relación directa entre el aumento de la quema y el crecimiento de la deforestación", escribió Faleiros en la publicación. "Entre los 10 municipios que registraron las mayores quemas en 2019, siete también están en la lista de municipios con el mayor número de advertencias de deforestación".

Este artículo apareció originalmente en VICE US.